Principal > Primer Equipo > Un empate para acariciar el ascenso
Fotografía / Rayoherald.com

Un empate para acariciar el ascenso


El empate del Rayo Vallecano en Vigo ante el Celta (0-0) deja a los del Sandoval muy cerca del ansiado ascenso a Primera División: tan solo el Elche podría dar caza a los franjirrojos en los tres partidos que restan por disputarse del campeonato.

De hecho, si los ilicitanos no ganan hoy lunes al Villarreal B el Rayo seria equipo de la máxima categoría, por lo que el conjunto de Sanvoval se queda a una victoria del ascenso, siempre y cuando el Granada no consiga los tres puntos por el recurso que puso ante el Barça B.

Cambio táctico de Sandoval

Sadoval, que vio el partido en la grada por la expulsión ante el Elche, sorprendió con la inclusión de Coke en el extremo derecho, cubierto en la retaguardia por un siempre impetuoso Tito. De este modo, el Rayo Vallecano salió con un 4-4-2, pero sin una clara referencia ofensiva: Trejo y Piti se batían el cobre en punta, con Armenteros y Coke en las bandas.

El Rayo Vallecano salió bien plantado, pero enfrente tenía a un Celta herido en su orgullo: seis partidos sin ganar el casa y la remota opción del ascenso por la vía rápida, daban al choque un plus de importancia. Los primeros minutos fueron vallecanos, pero el cuadro vigués fue cogiendo peso en el partido hasta convertir el primer tiempo en un encuentro de ida y vuelta: un disparo al larguero de Abalo pudo adelantar a los locales, que gozarían de varias ocasiones para poner tierra de por medio en el marcador. Michu o Iago Aspas amenazaron sin éxito la portería de Dani.

Eran los mejores minutos de los de Paco Herrera, y el Rayo, consciente de que el empate no era mal resultado, confiaba en la genialidad de Trejo y Piti mientras contemplaba el paso de los minutos. Así, especuló con un resultado que le valía y dejó el dominio a un Celta que quería demostrar que aun le quedaba vida.

Reacción y contención

Tras el descanso, el Rayo quiso hacer notar su verdadero potencial. Entró enchufado y quería sentenciar el ascenso. Tan solo cinco minutos le sirvieron para dejar claro que no estaban en Balaidos de paso: un disparo al larguero de Piti en en minuto 51 y un tiro raso de Trejo sirvieron para mostrar el carácter de la dupla atacante en la tarde dominical.

También Javi Fuego y Armenteros hicieron trabajar a Yoel. Eso sí, el Celta no varió su esquema y continuó en sus trece. Necesitaba ganar para seguir con la presión al segundo clasificado. La tuvo Michu, cuya volea se encontró con un inspirado Dani, que salvó el punto vallecano en un mano a mano con De Lucas cuando agonizaba el encuentro.

De este modo, el segundo envite se convirtió de nuevo en un ida y vuelta, ora ataca el Rayo, ora el Celta. Cada equipo tuvo sus oportunidades para llevarse el triunfo, pero al final, el empate fue bien guardado por unos y otros.

El punto cosechado deja al Rayo cerca de su objetivo, mientras que al Celta le sirve para afianzarse en los puestos de ‘play-off’. El ascenso vallecano podría cosecharse el lunes si el Elche no logra la victoria ante el Villarreal, o incluso el sábado, si no hace lo propio en su partido ante el Celta en Balaidos.

Celta de Vigo: Yoel; Hugo Mallo, Murillo (Jonathan Vila, min.46), Sergio Ortega, Túñez, Roberto Lago; Bustos, López Garai, Dani Abalo (Quique de Lucas, min.69); Michu e Iago Aspas (Joan Tomás, min.86).

Rayo Vallecano: Dani Giménez; Tito, Arribas, Amaya, Casado (Susaeta, min.73); Movilla (Michel, min.78) Javi Fuego; Coke, Piti (Juli, min.61), Armenteros; Trejo.

0 comments
<