Principal > Opinión > La recta antes de la curva
Fotografía / Rayoherald.com

La recta antes de la curva

Agonía, ansiedad, falta de riego, oxígeno… claridad de ideas. Los míos se atropellaron desde el minuto uno contra el Elche. Ganar antes de empatar es incompatible con la vida. Sin más. Desaparecido el medio del campo en el último mes, quedamos en manos de los jugones y allegados, no le den más vueltas. Me queda ese halo de épica contra el desastre tan deseado por los que no conocen la fe verdadera.

Miedo

Ayer a la medianoche vi caras de preocupación y de miedo contenido por igual. La situación es privilegiada se mire por donde se mire, pero la duda invade los resquicios de inseguridad en este maratón con las piernas bloqueadas. Se ve la meta detrás de la curva, el problema es que la recta antes de la curva se está haciendo interminable. Llegaremos.

Cobardes pluriempleados

Saben vuesas mercedes que nunca he sido de quejarme de los que reparten justicia. Ayer un extremeño ninguneó a la franja roja con resultado doloso. Pitó facilón un penalti al menos dudoso, dejó otro de Piti en el recuerdo y no cobró uno descarado a Trejo que clama al cielo. Permítanme que en mi oscura morada no pueda dormir viendo el primer gol del Granada en clarísimo fuera de juego, pero me hierve la sangre sólo de pensar en una mano negra que me niegue la alegría final de los míos. Lo siento, a partir de hoy los miraré con lupa en la diestra y toledana en la siniestra, como es costumbre.

Dios es argentino

Si el diez de la albiceleste tiene hasta una religión, el Chocota vallecano tiene que ocupar la capilla del palco vallecano. Sandoval lo dejó en el banquillo contra el Salamanca y así nos fue. Ayer lo hizo todo bien hasta que falló el penal. Incapaz de levantar la voz ni para celebrar un gol, el argentino está pasando por Vallecas como el mejor futbolero de los últimos veinticinco años. Aún no se ha ido y ya le echo de menos. Cuentan que le encantaría quedarse y disfrutar Madrid con los de la Albufera. Complicado tirando a imposible.

Chulo redomado

Lo siento, en mis líneas de hoy hay sangre en mis ojos para todo el que se mueva. El tal Bordalás este merece un aparte. Comenzaba la segunda parte y el personaje, vestido de batería de grupo ochentero, salía de vestuarios a lo suyo. Se paseó por el fondo, atravesó el córner cuatro metros por dentro del campo y como le parecía poco, contempló las primeras jugadas desde la lateral de banquillos a treinta metros del suyo. Si soy el árbitro, este se va a a la calle por no estar en la zona técnica habilitada. Otra más del aprendiz de árbitro con cara de Mr. Spock.

Presidente nuevo…

…derrota segura. Que no vaya a Vigo, por favor. Ayer le vi firmar autógrafos en plan vedette con el nuevo look. A su lado Sepulcre y otros adláteres de épocas pasadas, que aún no sabemos si es que están recogiendo la silla o poniendo un cojín para estar más cómodos. A lo mejor se quedan para explicar las instrucciones cómo no debe funcionar un equipo de fútbol. Dime con quién andas y te diré lo que pretendes.

Sólo se que desde su aparición pública, una fantasmagórica y otra con flashes, los de Sandoval no levantan cabeza. Llámenme maniático, que lo seré, pues nunca dejo la frasca vacía porque da mala suerte, pero este domingo el mesías no debería de pasar de Las Rozas, y si quiere marisco que se lo suban a casa. Será por dinero….

<