Principal > General > Se resolverá en Montjuïc

Se resolverá en Montjuïc

Refrito de rcdespanyol.com

Diego Torres y Luis García lograron los goles en un partido marcado por dos penaltis muy dudosos.

Normalmente este tipo de eliminatorias tienen trampa. Es el típico partido que los equipos más grandes juegan con cierta indolencia y los pequeños con el plus de motivación que supone sentirse partícipe de la ‘Liga de las Estrellas’ por un día. Ha pasado, pasa y pasará por mucho aviso que den los técnicos y lo comenten los jugadores.

El Rayo se adelantó en la primera mitad

El partido de ida de la primera eliminatoria de la Copa del Rey entre el Espanyol, actual campeón, y el Rayo Vallecano, un notable equipo que está mucho más abajo de lo que le correspondería por historia, tuvo esos ingredientes. Sobre un campo resbaladizo por la insistente lluvia que caía sobre Madrid, el conjunto de Vallecas se mostró mucho más consistente, con las ideas más claras y sabedor de que si se adelantaba en el marcador, tendría muchos números para llevarse el primer asalto de la eliminatoria. Se aplicó a la labor y le salió bien.

Pepe Mel, técnico local, montó dos claras líneas defensivas, con continuas ayudas, que abortaban la mayoría de acciones del Espanyol, dejando a Pandiani y Coro, como islotes solitarios en medio de un mar de camisetas blancas. Antes de todo eso, sin embargo, llegó la primera, doble, y más clara ocasión del Espanyol. En el minuto 4 Torrejón estrelló en el larguero un córner lanzado por Riera, como consecuencia de un lanzamiento anterior de Jônatas que Javi Muñoz desvió con problemas.

Desde ese instante y hasta el minuto 35, con un chut desviado de Diego Torres, poco fútbol, muchos resbalones, demasiada agua y alternativas de ataque en uno y otro bando que no fructificaban. Sin embargo, un centro de Diego Torres impactó en el brazo de Moha dentro del área. Carlos Delgado, el colegiado vasco, no tuvo ninguna duda: penalti, pese a las protestas de los blanquiazules que insistieron en que no hubo ningún tipo de voluntariedad en la acción. El propio Diego Torres se encargó del lanzamiento y, aunque Gorka llegó a tocar el balón, no pudo detenerlo. El Rayo se ponía por delante en el minuto 41.

Reacción en la segunda mitad

Tras el descanso, Valverde dio entrada a Chica en lugar de Moha, mientras que el Rayo se arropaba en defensa y no dudaba en salir a la contra en cuanto recuperaba el balón. Al cuarto de hora, sin cambios en el panorama, Valverde optó por poner toda la artillería posible en el campo. Moisés y Luis García entraron en lugar de Ito y Fredson. Precisamente de las botas del asturiano salió un centro que no llegaron a rematar ni Pandiani ni Lacruz.

Apenas unos minutos más tarde, los aficionados locales se soliviantaron ante un aparente derribo de Torrejón sobre J. Álvarez que el colegiado dejó sin señalar.

El Espanyol pareció reaccionar en ese momento y ofreció las mejores ocasiones de ataque, aunque sin precisión en los metros finales. El Rayo, a la espera y dando como bueno el resultado, comenzó a defenderse con mayor intensidad, ante las acometidas de los blanquiazules. Riera en un par de ocasiones con lanzamientos lejanos aproximó el peligro a la meta local. Y el propio jugador mallorquín recibió una falta dentro del área que el colegiado ignoró en el minuto 80.

Un derribo a Moisés, en el 83, tocando la línea del área grande, la lanzó con intención y potencia Luis García, pero el balón se fue ligeramente desviado. El partido ya había entrado en el descuento cuando un balón lejano acabó en las manos de Amaya dentro del área. El colegiado decretó penalti y Luis García falló, pero Carlos Delgado lo mandó repetir. Luis volvió a lanzar y, esta vez, sí logró el empate. El último cartucho dio en la diana cuando el partido ya llevaba casi seis minutos de descuento.

<