Principal > General > Tamudo rescata al Espanyol

Tamudo rescata al Espanyol

Refrito marca.es

Espanyol y Racing se repartieron los puntos (2-2) en un partido de locos. Tamudo transformó una pena máxima en el descuento que da cierto aire a los blanquiazules y a Valverde. Tras una pobre primera parte en la que hubo dos tantos, uno de Munitis, el otro también del ’23’ periquito en el descuento, la segunda parte dio un vuelco. Catalanes y cántabros desperdiciaron múltiples ocasiones, hasta que, a falta de cinco minutos, Chica se metió el cuero en su portería y heló los corazones locales. En las postrimerías, de penalti, Tamudo hizo justicia.

El momento de los dos equipos, que arrancaron la jornada a un punto del descenso, marcó el comienzo de un partido del que se podría haber borrado todo lo que pasó hasta el minuto 24. Los locales tomaron el dominio del asunto en lo que a posesión del cuero se refiere, porque de tirar a puerta, nada de nada. Hasta que se asociaron la ‘I’ y el ‘Punto’ cántabro. Zigic vio un gran desmarque de Munitis y el hijo pródigo, dentro del área y algo escorado, cruzó de vicio ante la salida de Kameni. Ahi, comenzó el Espanyol-Racing de esta tarde otoñal.

El tanto de Munitis hizo mucho daño a un Espanyol que hasta la fecha sólo había celebrado dos tantos en lo que llevamos de curso. Los ‘pesos pesados’ blanquiazules, De la Peña, Luis García y Tamudo, no eran capaces de tirar de un carro que no encontraba el camino.

El Racing, la mar de cómodo sobre el verde del Olímpico de Montjuic, se situó de vicio y dejó pocos huecos a un conjunto local al que le faltaba la idea de ‘Lo Pelat’ y que no daba pie con bola. Y los de Portugal , con el paso de los minutos, se lo creyeron y se fueron en busca de un segundo gol que acabase con las ilusiones periquitas de dar una alegría a su sufrida afición.

Pero, Tamudo andaba por ahí al filo del descanso y la enchufó. El ‘Gran Capitán’ se aprovechó de una indecisión de la zaga rival e igualó un partido que no pintaba nada bien para los suyos. El ’23’, que besó con rabia el escudo tras batir a Toño, mandó al Racing a los vestuarios con un tremendo palo bajo el brazo.

Bendito paso por los vestuarios, por cierto. Espanyol y Racing se olvidaron de estúpidos miedos defensivos y se lanzaron a por todas en los segundos cuarenta y cinco minutos. El cambio radical de los dos equipos fue digno de estudio.

Pandiani, que sustituyó en el descanso a un desafortunado Coro, abrió la veda con una clara ocasión. ‘El Rifle’, solo dentro del área, no acertó a marcar el segundo cuando algunos espectadores no habían vuelto a sus asientos. Zigic, la gran baza santanderina en todos los aspectos, comenzó a traer por la calle de la amargura a la dubitativa zaga espanyolista y dominó el partido desde las alturas.

El serbio, que remataba con peligro todo lo que le llegaba por arriba, tuvo el partido en su cabeza. Pero, para alivio de Kameni, los remates del balcánico no acabaron dentro de su marco. Pero Zigic, a falta de cinco minutos, levantó su testa para bien y le volvió a dar un regalito a Munitis. Luego, el centro de Pedro lo convirtió Chica en gol a falta de cinco minutos para el final.

El varapalo en forma de gol en contra volvió al Espanyol a las andadas. Pero, cuando ya nadie daba un duro por el empate, el más listo de la clase blanquiazul se internó dentro del área y fue derribado por un Pinillos que se marchó a la calle. La pena máxima, como manda la tradición, no fue desaprovechada por el ’23’ y materializó su gol número cien en Primera que hizo justicia a lo visto en Montjuic. Espanyol y Racing firmaron tablas en el marcador y en sufrimiento.

<