Principal > General > El Racing rompe su racha y derrota al Rayo

El Racing rompe su racha y derrota al Rayo

Refrito de diariodeferrol.com

El Racing derrotó al Rayo Vallecano por 2-0 y, con ello, consiguió su primera victoria de la temporada en el campo de A Malata. El equipo ferrolano demostró una gran concentración durante todo el partido, lo que lo llevó a frenar en todo momento a su rival y a aprovechar sus errores defensivos. El francés Lamatina fue el autor de los dos tantos del cuadro verde en el encuentro de ayer.

Entre que el Racing que ayer saltó al terreno de juego fue un grupo más motivado que de costumbre y que, además, demostró saber a la perfección qué debía conseguir que no hiciese su rival, el cuadro verde cogió la batuta del encuentro desde el primer instante. Con la presión que ejerció a la salida del balón del Rayo Vallecano obligó a su contrario a jugar en largo, que es como le gusta menos a una escuadra repleta de talento y a la que le gusta tener la pelota en los pies.

Además, pese a algunos tímidos acercamientos del rival en los primeros instantes, generó cierta inseguridad en la defensa visitante, como se tradujo en el primer gol racinguista, marcado por Lamatina al aprovecharse de un error de la zaga visitante para situar a su equipo donde no había estado nunca en lo que va de la presente temporada.

La ventaja no cambió al Racing que, a partir de ese momento, siguió haciendo lo mismo de los primeros minutos de partido. Nada brillante si se compara con otros encuentros disputados esta temporada en A Malata, pero sí efectivo para frenar a un rival de campanillas como el que tenía enfrente y que se pasó toda la primera parte sin ser capaz de inquietar a su rival. Por eso, aunque el Racing no tuvo demasiadas ocasiones como para aumentar su renta, sí se hizo acreedor a la ventaja mínima con la que se fue a la segunda mitad del enfrentamiento.

Segunda Mitad

Con la salida del lateral derecho Coke y la entrada de un delantero de renombre como Raúl Molina, el Rayo Vallecano demostró, ya desde el inicio de la segunda parte, que su intención era la de darle la vuelta al marcador. Pero lo que el conjunto madrileño no se esperaba es que, cuando no se habían jugado ni cinco minutos, una aproximación racinguista al área rival acabó con el segundo gol local, transformado otra vez por Lamatina, para dar la sensación de que la emoción que podía haber en el encuentro ya se había acabado.

Nada más lejos de la realidad porque, con cuarenta minutos todavía por disputarse y un contrincante de la calidad del Rayo Vallecano enfrente, el equipo ferrolano debía mantener la concentración para no caer en errores pasados. Así, tras recibir el segundo gol racinguista, el grupo de Pepe Mel asustó gracias a la velocidad de ejecución de sus futbolistas de vanguardia. Una falta lateral, un par de corners y una internada de Collantes, que concluyó con un disparo desviado por Queco Piña anunciaron que el segundo período podía ser muy largo si el Racing era incapaz de reaccionar de una manera más o menos rápida.

La solución llegó desde el banquillo. Los cambios hechos por Manolo García frenaron la avalancha rayista de los primeros instantes de la segunda mitad y devolvieron al Racing el control que tuvo en la primera parte. Con la entrada de Cohen, el equipo ferrolano ganó mucha más presencia en el mediocampo y ralentizó la vertiginoso circulación de balón que el Rayo estaba teniendo.

Y, después, Keita terminó de elevar el muro con el que el Racing frenó los ataques rivales. Por eso, ni siquiera importó que el cuadro verde se quedase los últimos minutos de encuentro en inferioridad numérica. El Rayo ya estaba anulado y la victoria pertenecía sólo a un Racing que ahora ve el futuro con más optimismo, pero que debe demostrarlo sobre el campo.

<