Principal > General > El Rayo B no falla en casa

El Rayo B no falla en casa

Refrito de elgoldemadriz.com

Tres de tres. El Rayo B en casa está siendo infalible. Y eso que tenía ante él a todo un Alcalá que llegaba a Vallecas con todo, y cuando digo todo me refiero a que los de Esteban Bécker no se anduvieron con chiquitas en cuanto a juego duro y rudo se refiere. Y es que desde el principio, los alcalaínos marcaron un ritmo de encuentro de pelotazo arriba y a contragolpe que casi se les contagia a los de Aguado. Cuando los franjirrojos empezaron a jugar la pelota y a bajar el balón fue cuando se empezó a ver un mejor Rayo, un mejor partido y más ocasiones.

Nada más comenzar el encuentro, el Sr. Torres Carrión anulaba un tanto a Dani Marcos, y aunque era el Alcalá el que se aproximaba más a la meta defendida por Iru, en cuanto el Rayo B tenía el balón se vaticinaba peligro. Así, tras un corner, Yoan empalmaba un balón que casi sorprende al meta visitante.

Poco después, a los veinte minutos de juego Álvaro hacía lo propio y casi pone en apuros a Iru, el guardameta que empezó algo nervioso. Y con balón arriba y abajo, ya al filo del final de la primera parte, Óscar aprovechaba que la zaga alcalaína estaba demasiado adelantada y tras una mala salida de Juancho, el delantero rayista lograba el gol psicológico antes del descanso, a puerta vacía.

Lejos de salir a defender, el Rayo B salió en la segunda mitad a jugar, a pesar de que el Alcalá se mostró muy rocoso porque veían que más que poder lograr el empate, los locales iban a por el segundo. Fue función también para el colegiado que se desmadró sacando tarjetas, algunas innecesarias. Justa sería la expulsión de Dani Marcos en el minuto 60 tras una dura entrada sobre Chupe.

A partir de ahí, los nervios se contagiaron hasta en el seno rayista que fue sometido a un continuo marcaje por los visitantes y por el árbitro. Y es que lo cierto es que las mejores jugadas llegaban por el lado local. Chupe tiraba a la escuadra y Juancho se lucía. Seguidamente una internada por banda de Pedro Marcos terminaba en botas de Richi que no acertaba de cara a portería.

Después llegó la expulsión de Arroyo y las cosas se igualaron sobre el terreno de juego. Quince minutos (con los cinco de descuento) para que alguno de los dos equipos dijeran algo. Al final, quien lo dijo fue el filial franjirrojo que supo mantener el resultado, una victoria más que justa. El Alcalá, con la derrota, rompe con su racha de invicto desde que comenzara la temporada.

<