Principal > General > Yo también fui rayista (V)

Yo también fui rayista (V)

Redacción Rayo Herald

Tras una larga trayectoria, este año Pablo Sanz tomó la decisión de colgar las botas. Con siete años en el club y co-protagonista de ascensos y descensos, el centrocampista recuerda para Rayo Herald los buenos y no tan buenos momentos vividos durante su larga estancia en el Rayo Vallecano.

«Me llamó directamente el secretario técnico del Rayo, Máximo Hernández, para decirme que me querían», recuerda Pablo. «Era cuando Josu Ortuondo estaba de entrenador. Yo acababa contrato en el Barça, estaba en el Barça B y me fui para allá».

En esos momentos, el Rayo acababa de descender y se intentaba construir un bloque firme para volver a subir a Primera División. «No conocía prácticamente nada, sólo que era un equipo de barrio y que estaban allí los Ruiz Mateos. Tampoco conocía mucho más en detalle al club: era un equipo que acababa de bajar y la intención era volver a subir, además de ser siempre un equipo bastante nombrado».

Como la mayoría de jugadores que pasaron por su mano, Pablo sólo tiene palabras de elogio para Juande Ramos. «Creo que el mejor entrenador para todos los que estuvimos ahí fue Juande. Fue el que estuvo más años con nosotros y el que consiguió más éxitos en Primera División, además de la epoca de la UEFA».

‘Descenso’ a los infiernos

Pero no todo fueron momentos. Llegaron los descensos consecutivos y rápidamente los héroes se convirtieron en villanos. «Me dio mucha pena tener que marcharme. Yo me habría quedado encantado en Segunda B; ya que lo habíamos bajado me hubiese quedado para volver a subirlo sin ningún problema».

A pesar de que la situación familiar ayudaba a quedarse en Vallecas, el divorcio con la afición era ya insostenible y lo mejor era la salida. «El Rayo lo tengo en el corazón. Para mi el Rayo es muy importante. Fueron siete años y además conocí a mi mujer en Vallecas. Unos acontecimientos que pasaron con un sector de la afición hicieron que pensase que quizás no podía estar allí porque era calentar mucho la situación».

El ex-jugador rayista se mostraba disgustado sobre el desenlace final de su historia con el Rayo. «Económicamente yo me habría quedado allí bajando la ficha a pesar de que me llamaba el Numancia para ir a Primera División. Si hubiese acabado bien me habría quedado sin duda antes de irme a ningún otro sitio; tenía mi vida hecha en Madrid. Fue una verdadera pena que todo terminase así».

A pesar de todos los momentos amargos, Pablo aún recuerda antiguas batallas con algunos ex-compañeros repartidos por el territorio nacional. «A veces recuerdo todos aquellos momentos con Bolo, Luis y algunos otros. A pesar de haber descendido al equipo también es cierto que pertenecimos al mejor Rayo de la historia, así que algo tuvimos que hacer bien».

«Aún mantengo contacto con bastantes jugadores de esa época: Segura, Cavas, Geni, Míchel I… También con los trabajadores del Rayo; me gustaría que el Rayo subiese a Segunda por todos ellos, que son excepcionales».

La ilusión de la UEFA

Como todos los rayistas de la época, los momentos de la Copa de la UEFA son los que mejor recuerdo han dejado en sus carreras. «La ilusión fue la que nos hizo llegar a cuartos de final. Ninguno habíamos jugado la UEFA y a base de ilusión llegamos lejos».

«La pena fue que nos tocó el Alavés, un equipo español, porque creo que contra otro equipo extranjero habríamos pasado. El éxito fue que ibamos partido a partido hasta que nos plantamos en Cuartos de Final; hubiese sido muy bueno hacer realidad el cántico de la afición del ‘Rayo–Liverpool'».

Mejores y peores momentos

«El ascenso a Primera fue el momento más alegre. Ver Vallecas a reventar, con la fuente de la Asamblea llena, fue increíble y difícil de repetir. El descenso a Segunda B fue el momento más triste, junto con el cese de Lopetegui como entrenador».

Trayectoria

1993-1994 Barcelona B
1994-1995 Nástic Tarragona
1995-1997 Barcelona B
1997-2004 Rayo Vallecano
2004-2005 Numancia
2005-2006 CE Sabadell

<