Principal > Opinión > A Coke rogando y con el mazo dando
Fotografía / Rayoherald.com

A Coke rogando y con el mazo dando

Nunca he sido yo defensor de un empate, ni en tierras ajenas ni mucho menos en las propias, pero he de confesar que el punto arrancado en el Colombino me supo a gloria. Sirva ese golpeo seco en el descuento para recordar a los que mandan que así no se puede sacar una campaña adelante.

Sirva ese golpeo también para dejar en evidencia a los quejicas de poca memoria que cuando empatan jugando bien dicen que merecieron más. El sábado se mereció mucho menos que en Albacete o Elche pero se sumó lo mismo. La clasificación por merecimientos no existe y, en caso de existir, todos irían los primeros.

Caballo de acero

Lástima que los horarios televisivos no me echaran una mano este fin de semana. Ya puestos al galope pensaba dejarme caer por Heliópolis para espiar a los de Mel antes de su viaje a Vallecas. Suerte que tuve, porque no habría ido muy bien para mi salud ver en directo el gol anulado a la Unión en el descuento. La broma permite a los béticos llegar con ventaja al duelo del domingo, aunque espero que se vuelvan con el rabo entre las piernas en ese caballo de acero que han alquilado más allá de medianoche. En mi solitaria cueva pasaré la semana en capilla, deseando ver cómo Emaná tira un penalti a lo Panenka en el Estadio de Vallecas, si tiene lo que hay que tener claro….

Valladolid, Ponferrada, Girona, Vigo y Cartagena

Cinco viajes más para conseguir un sueño. Conozco de memoria el calendario y con siete partidos en casa hay que apretar los dientes como nunca. Valladolid, Ponferrada, Girona, Vigo y Cartagena serán desplazamientos para la historia si todos empujamos juntos. No me gustan los golpes de pecho ni los excesos de corazón, que ya no estoy para muchos trotes, pero la bufanda ADRV no me la quito del cuello hasta que llore de alegría el 5 de junio, o antes.

El altar de Coke

Le suenan campanas de primera desde hace ya dos años y si no es con la franja roja será con otra zamarra. Destila fútbol donde le pongan, llegada, gol y sobre todo compromiso. No paro de ver la repetición del gol en Huelva y ya me le imagino por Vallecas celebrando el del ascenso. Cuando vengan los nuevos dueños, si es que llegan pronto, que les enseñen rápido la camiseta de Andújar y pongan un cheque en la mesa, que a este se lo rifan por media piel de toro.

De salivazos y malas maneras

Tiene la condición humana una manía que me deja perplejo: la prepotencia desde la distancia. Se cae en el insulto fácil y el gargajo suelto hasta que el otro se acerca y de repente vienen todos los miedos a la cabeza. Ni quito ni doy la razón al periodista ni al jugador, ni incluso al propio Sandoval, cuya obligación es barrer para casa, pero las pulsaciones se disparan con demasiada facilidad. Esperemos que no haya valientes de esos en Vallecas dentro de siete días, que ya no hay vallas en las que hacer el equilibrista y quedar en ridículo.

La crisis de los maletines

Me da a mí que los maestros del trapicheo lo van a tener más complicado este año. Con las posibilidades de ascenso extendidas hasta la sexta plaza, los filiales de por medio y las cuatro últimas plazas del pozo siempre amenazando, no serán muchos los que lleguen al final sin jugarse nada. Si a eso le sumamos que la mayoría andan más tiesos que la mojama, ya se pueden andar con ojo los que acepten maletines sospechosos. Lo mismo se encuentran dentro billetes del monopoly o cupones de descuento para telepizza. Al infierno tramposos y malandrines de poca monta.

Recuerdos de Eibar

Casi un año esperando el momento y por fin parece que llega. Dejó al Rayo muy tocado después de haberlo devuelto al fútbol. Vino cuando peor estábamos, casi lo consigue en Eibar y tocó esperar otro año. Sus lágrimas le perdonaron todo pero su cabezonería le echó. Cuentan que aún le deben dinero desde Somosaguas y el domingo viene a por los tres puntos. Su Betis y su Rayo son los mejores y ya sólo queda disfrutar del espectáculo. Pita Amoedo Chas, ¿no había otro director de orquesta con menos farándula? Menos mal que no es Pino Zamorano. Que no se me olvide, manténganme lejos del que celebra los goles haciendo la crestita, porque le tengo ganas. Amén.

<