Principal > Primer Equipo > Carlos Ríos: «Nos han quitado tres puntos que nos habíamos ganado»
Fotografía / Rayoherald.com

Carlos Ríos: «Nos han quitado tres puntos que nos habíamos ganado»

Decepción en el Recreativo de Huelva al ver cómo se escapaba una victoria que estaba prácticamente en el saco. Carlos Ríos acabó el encuentro muy enfadado y expulsado por el colegiado tras invadir el terreno de juego reclamando una falta previa en el gol de Coke que puso las tablas en el marcador. Todos esos aspectos fueron analizados por el técnico del Decano en rueda de prensa.

¿Qué opinas del partido?
«Ha sido una primera parte fabulosa de nuestro equipo, donde el marcador fue incluso corto. Y una segunda parte en la que hemos acusado el esfuerzo de la primera y ellos han tenido el balón, pero han tirado una vez fuera y otra la del gol. No han creado ocasiones, solo han tenido el balón un poco más que nosotros. Hemos intentado hacer el 2-0 pero no hemos podido. Defendimos con bastante orden, y si no es por lo que es, el resultado hubiese sido de 1-0».

Llevas una vuelta en el cargo y nunca se te había visto así
«Yo soy una persona que defiendo lo mío a muerte. No concibo hacer una cosa si no le dedico lo máximo, y si me apuras me juego la vida. Me gustan mucho los toros, y en ellos la gente se juega la vida, y si hace falta me la juego. No voy a estar sentado ahí a verlas venir, cuando claramente nos hemos visto perjudicados hoy, nos han quitado tres puntos que nos habíamos ganado. Por una primera parte sensacional y una segunda no muy vistosa ofensivamente, aunque hemos hecho algunas contras, pero sí un buen trabajo ofensivo. La suma de las partes nos hubiese dado los tres puntos. No voy a pasar desapercibido por la vida».

¿Te puede perjudicar esta actitud?
«Me da igual, me da exactamente igual. Cada uno es como es, y yo soy una persona que soy como soy, para bien y para mal. Cuando iba de pequeño al colegio, me llevaba mi abuelo y me decía: “no le pegues a ningún niño, pero si uno te pega, defiéndete”. Eso es lo que hago en la vida. Soy una persona bastante tranquila, educada, trato bien a todo el mundo, pero cuando veo que alguien quiere jugar con el sentimiento al que yo defiendo, más mis propios intereses personales, me juego lo que haga falta. Lo digo aquí, en Utrera o en Bruselas».

El duelo con el árbitro no está equilibrado, él tiene un silbato y puede pitar
«Él tiene un segundo trabajo, pero no quiero entrar en otro debate que me caliente mucho. Hay gente que se juega el pan de su familia, y hay otros que es un hobby para ellos. Deberíamos de estar todos en igualdad de condiciones, porque hoy me juego aquí mi puesto y mañana puedo estar en la lista del paro. Otros no se juegan nada».

¿Qué intenciones tenías cuando estabas tan alterado?
«Me hubiese gustado decirle que ha jugado con el sentimiento de siete mil espectadores, con veintidós jugadores, con el cuerpo técnico, con las limpiadoras, con la gente de mantenimiento, con la gente que está en la garita, con los periodistas, etc. Estamos hablando de un deporte, pero a la vez hay muchísimas personas que se está jugando el pan de su familia y no pasa nada».

En general, ¿qué le ha parecido la actuación arbitral?
«Está de moda no enseñar amarillas, no pitar faltas como si fuese el fútbol inglés, pero este es el fútbol español. Ojalá fuera fútbol inglés, en cuanto a cómo se toma la gente las cosas. Yo no sé porque me echa, tendría que haber echado al banquillo entero. En ese momento no le digo nada, si no te lo diría. Me imagino que me echa por ser el representante del banquillo. No sé que pondrá en el acta».

¿Temes que te sancionen con más de un partido?
«Yo no he hecho nada y no le he dicho nada, y ya está. Lo que pasa es que en ese momento de energía siempre parece que vas a ir a pegarle, pero no lo iba a hacer. Cuando se defiende la verdad con palabras, no hace falta agresividad. Pero en ese momento, cuando te tienen que parar te intentas soltarte con mucho nervio. Yo tengo mucha energía, soy capaz de coger el estadio y tirárselo a alguien a la cabeza».

¿Estás ahora más relajado?
«Claro que sí, pero nos van a faltar dos puntos en un momento muy bueno del equipo. Nos habíamos puesto en una situación muy favorable. Si el partido hubiese sido de otra forma, pues no pasa nada porque es el líder, seguiríamos puntuando. Pero cuando es de esta forma y a falta de un minuto, te duele una barbaridad. Pregúntale a Carlos Sainz de cómo perdió el Mundial a falta de doscientos metros, o perderlo cuando llevas tres días. Cuando has hecho merecimientos, no es justo».

¿Ha faltado matar el partido?
«Lo pudimos matar en el primer tiempo y en el segundo ha sido nuestra intención. Incluso hemos sacado a Fidel para ver si teníamos esa frescura en ataque, defender con el balón, llegar a la portería para poder tener el resultado en nuestras manos».

En los últimos minutos se ha notado el cansancio del equipo
«Enfrente está el líder, que te aprieta. No puede estar el balón en medio del campo y la defensa tiene que replegar. Ellos se desordenan, empujan, hacía calor y teníamos mucho desgaste de la primera parte. Ojalá hubiésemos podido mantener mejor el cansancio, hemos hecho el último cambio para tener más el balón y que así pasasen los minutos. Creo que lo hemos hecho bien, pero esa jugada es determinante. Esa falta se pita, el contrario se viene abajo prácticamente, se saca en corto y te refresca y se pierde ese minuto que quedaba».

¿Tenía que haber sido su defensa más contundente en la jugada del gol?
«Él lo ha intentado pero al final no ha podido ser. La verdad es que se te queda una cara… »

¿Realmente ha jugado bien el equipo en los últimos minutos de partido?
«Los fallos son humanos, eso es así. No hemos jugado mal, hemos perdido balones pero Antonio no es la consola que das a un botón y ya. Son personas, tienen sentimientos. Tenemos gente veterana que lo nota menos, sabemos que podíamos sumar 3 puntos ante el líder. Tenemos muchos factores que influyen a la hora de cometer errores».

¿Ha sido un “correcalles” la segunda parte?
» No, ellos han tenido más el control del balón. Pero una cosa es el control del balón y otra es el control del partido. Nuestros puntas habían hecho un derroche físico enorme y presionábamos con menos intensidad. Ellos tenían más frescura y podían dar más de tres pases seguidos. Es un equipo con mucha calidad y mucha pegada arriba. En la primera parte, gracias a nuestro derroche físico, apenas han podido tocar el balón. Hemos intentado refrescar el equipo para recuperar el balón y hacer el segundo. Hemos tenido varias contras en las que nos ha fallado el último pase».

¿Se va el equipo enrabietado?
«Hombre, claro. Lo que queda es sobreponerte y tirar adelante. Hacía tiempo que no me encontraba tan mal en un campo del fútbol. Vamos a darles dos días de descanso para desconectar un poco, no queda otra cosa».

Se corta la buena racha del equipo
«Hemos hecho lo suficiente para ganar el partido, ante el Rayo Vallecano y eso también es de valorar».

<