Principal > General > Un punto que sabe a poco

Un punto que sabe a poco

Redacción Rayo Herald

Poco beneficio se trajo el Rayo de su visita ayer al Nuevo Matapiñoneras. El punto obtenido sabe a poco teniendo en cuenta que el los de Mel se pusieron por delante y mantuvieron la ventaja durante buena parte del partido. En líneas generales fue un partido entretenido, pero sin el premio de los tres puntos que todos hubiésemos deseado traer a Vallecas.

Primer mitad de dominio alterno

Durante buena parte del primer tiempo no existió un claro dominador en el terreno de juego. El Rayo aparecía bien plantado en el campo, moviendo bien el balón en la medular y buscando las bandas, pero los bombeos desde las mismas no se concretaban en ocasiones claras de gol. Por su parte, el Sanse únicamente inquietaba la meta defendida por Alberto a balón parado y en alguna combinación aislada entre Redondo y Gonzalo Rico.

En este escenario, la afición rayista que poblaba la grada en buen número contuvo la respiración en el minuto 24, cuando llegó la mejor ocasión el cuadro del norte de la capital. El capitán Redondo dribló con velocidad a Alberto y estrelló el balón en el palo de la portería rayista. Minutos más tarde, una nueva oportunidad, esta vez de Municio, ponía en serio peligro el empate a cero: eran quizá los mejores momentos de los de Oscar Garro.

Tras estos dos sustos, el Rayo comenzó a inclinar la balanza del juego a su favor, gracias principalmente a la buena actuación de Albiol por la banda derecha y la libertad de movimientos de Cubillo en la media punta. Como resultado llegó en el minuto 29 el primer gol de Diego Torres en liga.

Un rechace de un saque de esquina ejecutado por Míchel permitió al propio jugador colocar el balón franco para el remate del 10 rayista. Con un excepcional giro de cabeza, el pucelano envió el balón al palo derecho de la portería, lejos del alcance de Gonzalo.

La ventaja en el marcador del cuadro rayista hizo que el Sanse subiera una marcha y cerrara el primer tiempo acosando la portería visitante, más con voluntad que con peligro real, ante un Rayo bien plantado en defensa.

Una segunda parte bien distinta

La segunda parte comenzó sin cambios en el cuadro Vallecano. El Rayo se ofreció a llevar la manija del partido con triangulaciones en el centro del campo pero sin proyección ofensiva. El Sanse por otra parte no ofrecía la imagen de líder y no llegaba a la portería de Alberto. Eso si, lo hizo posteriormente sólo en dos claras ocasiones: una de ellas fue el gol.

Una falta discutible marcada por el colegiado tinerfeño y botada por Tornero arrebató al Rayo los tres puntos con los que casi todo el mundo ya contaba. El centro al área fue cabeceado sin oposición por Gonzalo Rico, en una jugada de la que muchos equipos sacan partido al jugar ante el Rayo. Alberto poco pudo hacer ante el cabezazo a bocajarro del veinticinco sansero.

Con la salida de Cubillo del campo el Rayo había perdido el control de la medular y ese último pase a la delantera. El balón ya no circulaba por los mediocentros y pasaba directamente al área con balones bombeados, perdidos de antemano.

En uno de estos balones estuvo la clave del partido. Albiol lanza en el 76 una falta lateral, Gonzalo falla en su salida, el balón se escapa de las manos y queda suelto. Sin embargo Torres no alcanza a meterlo dentro y es despejado por la zaga local. Enguix re-editó la misma falta diez minutos más tarde pero esta vez nadie se inquietó. Entre ambas acciones, poco fútbol se vio.

Reparto de puntos en un partido que el Rayo no debía haber perdido y que hubiera significado una inyección de confianza para las dos próximas salidas consecutivas del equipo de Vallecas. Lo peor de la jornada, aparte de no ganar, ha sido la posible rotura de ligamentos de Carlos Llorens, que se une a Collantes en la enfermería. Tal y como confirmo el jugador, este lunes se conocerá el alcance de su lesión.

Sanse: Gonzalo, Velasco, Rubén, Jusué, Municio, Tornero, Redondo (81′ Carreño), Iván García (58′ Cristóbal), Roberto Jiménez, Adrián (65′ Manu) y Gonzalo Rico.

Rayo Vallecano: Alberto, Coke, Llorens, Amaya, Míchel (75′ Mauri), Diego Torres, Enguix, Albiol (82′ Yuma), Zazo, Pedro Baquero y Cubillo (65′ Raúl Molina)

Goles: 0-1 Diego Torres (Min. 29), 1-1 Gonzalo Rico (Min. 66)

Árbitro: Raúl Alfonso Suárez (Colegio Tinerfeño), acompañado en bandas por Hernández Gómez y Sosa Marco.

Incidencias: Estadio Nuevo Matapiñoneras. 1.200 personas.

<