Principal > Opinión > De consecuencias inusitadas y además innecesario
Fotografía / Rayoherald.com

De consecuencias inusitadas y además innecesario

Pasan los días y sigo leyendo con estupor las misivas entre el patriarca y el banquero. Yo no tengo capilla en casa pero juro que en mi recogimiento nocturno he pedido por el fin de este martirio. Ya sé que son las personas más odiadas de este mundo y dueños de nuestros dineros y posesiones, pero con mi Rayo no se juega.

Por momentos noto que se me parte la franja, que se resquebrajan en pedazos ochenta y siete años de historia, y me rebelo ante tanta injusticia. Por favor solucionen esto ya, lo que estamos viviendo es horrible, de consecuencias inusitadas y además innecesario.

«Quien hace un cesto, hace cientos»

Sabio es el refranero español por su valor ante los indefensos. Así está el bueno de Sandoval, haciendo juegos de equilibrio con una plantilla acortada por varios frentes y con los bolsillos vacíos de plata. Tiene al equipo líder a falta de trece duelos con un sólo central y medio delantero. De los de atrás porque ya comenzó sólo con tres y de los del ataque mejor ni hablar. Ahí empezó con uno y medio y ahora tiene menos de uno. Con eso le piden el ascenso para salvar la entidad, otra injusticia.

El correo del Zar

Allende las montañas, por los Kárpatos y Urales, me cuentan los mentideros de los soportales vallecanos, que los envíos de plata fresca raramente llegan a buen puerto. Ofrezco mi caballo y a uno de los míos de confianza para ir a buscar las monedas y que no sean las aportaciones de los aficionados las que acaben pagando agua, luz y pisos alquilados. Qué drama.

Miedo a las palabras

Aunque saltaron a la yugular con camisetas negras y un nombre en el centro, los arrebatos de sinceridad a veces dejan paso al miedo a las palabras. Los de la franja roja aparecieron por la bocana del túnel con un verbo en imperativo y un adverbio de tiempo que no llega ni a los quince días tan comentados: “Ruiz Mateos, páganos ya”. La baraja está rota por todos los sitios, las cartas llevan marcadas desde septiembre y se ha esperado demasiado. Si llegan los nuevos a la mesa pronto, espero que pongan nuevas normas en el tapete y se deje de cobrar los viernes en billetes no marcados. Chapuza.

Un estadio nuevo

No se asusten que ya llego al final de mi soliloquio. Si mete Borja García el gol en el minuto noventa y tres, se cae Vallekas, lo juro. La gente se ha metido al Rayo en vena y los ojos están inyectados en sangre desde la rajada de la presidenta en Huesca. El domingo vi a rayistas emocionarse como hacía muchos años que no contemplaba. Aunque sólo sea por ellos, hay que dejar a este equipo entre los grandes. Este año sí.

Yo en Huelva tapaba el logo con cinta aislante

Trescientos ocho a la calle, con una mano delante y otra detrás. Después vendrán los flanes y poco antes los helados. Así es el desmoronamiento en capítulos del compromiso por el empleo. Todos los afectados no van precisamente vestidos de marcas ni llevan coches con aros y estrellas. Han vestido monos de trabajo toda la vida y les gusta cobrar por nómina como a las personas normales. Por decencia, en el Colombino la vaca tenía que estar borrada. Si hace falta cinta aislante negra yo tengo en casa.

0 comments
<