Principal > Primer Equipo > El corazón del Rayo mereció más ante un Granada precavido
Fotografía / Rayoherald.com

El corazón del Rayo mereció más ante un Granada precavido


El Rayo Vallecano logró mantener el liderato de Segunda gracias al empate conseguido ante el Granada (1-1). El choque se complicó para los franjirrojos al borde del descanso tras el gol del conjunto andaluz. Tito empató el encuentro mediada la segunda parte. Los rayistas se desfondaron hasta el final del encuentro sin conseguir un premio mayor que el punto que les permite ser líderes en solitario.

Un once con Coke como defensa central

Reparto de puntos en uno de los duelos más interesantes de la categoría de plata del fútbol español. El técnico rayista sabía del peligro del conjunto de Fabri, recién ascendido pero con un una inversión millonaria detrás que le ha permitido asentarse en zona de playoff, donde presumiblemente acabará la temporada. Con las importantes bajas de Amaya y Aganzo, José Ramón Sandoval se vio obligado a introducir variaciones en el once.

La sorpresa saltaba al conocerse la aparición de Coke en el centro de la zaga acompañando a Arribas. El capitán rayista demostró su polivalencia al jugar como central, puesto donde sólo se le recuerda en su etapa en las categorías infantiles del Rayo. El madrileño cumplió y no fueron pocas las ocasiones en las que se animó a subir a posiciones ofensivas.

De nuevo, el partido estuvo envuelto en un ambiente hostil hacia la directiva. Al igual que sucediese en las jornadas anteriores, el público respondió apoyando a los trabajadores y jugadores del club y mostrando su rechazo hacia una directiva que continúa sin resolver el problema de los impagos y que ya tiene un ultimátum sobre su mesa por parte de la plantilla.

No obstante, reproches al conjunto de Sandoval, cero. Los franjirrojos dominaron el encuentro en su fase inicial aunque la primera ocasión clara de los vallecanos no llegaría hasta la mitad de la primera parte. Una gran jugada de Trejo acababa con el balón en la frontal. Piti enganchaba la volea, demasiado centrada y el portero visitante, Roberto, despejaba el trallazo. Al Granada le costó desperezarse y sólo Álex Geijo inquietó a Cobeño en esta primera mitad. Tanto Casado como Tito taponaron bien las bandas, aunque uno de sus ocupantes, el zurdo Dani Benítez sería el encargado de adelantar al Granada.

A falta de 5 minutos para el final de la primera mitad, el árbitro señalaba una dudosa falta cerca del área vallecana. Para rematar su polémica actuación en la jugada, retrasaba la barrera rayista a una distancia excesivamente lejana. El ’11’ visitante superaba a la barrera con facilidad y decidía hacer un alarde de provocación y mala educación al mandar callar a la afición local. Crecido en su despreciable gesto, volvía a repetirlo cuando marchaba camino de los vestuarios al finalizar los primeros 45 minutos.

Más corazón que fútbol sobre el campo

Tras la reanudación se repitió la tónica inicial. Diego Mainz e Ínigo López anularon a un Delibasic que desaprovechó una nueva oportunidad y al que se le sigue echando en falta su presunta capacidad para intimidar a los contrarios. La salida de Juli en lugar del montenegrino dio paso al gol del empate local. Armenteros y Trejo subían el balón con una sensacional jugada por la derecha. El último de ellos conectaba con Tito ya dentro del área y el lateral cruzaría el balón de forma perfecta haciendo inútil la estirada de Roberto. Éxtasis en la grada con media parte por delante.

El empuje de la afición coincidió con varias ocasiones vallecanas tras múltiples saques de esquina. El peligro rondaba el área del Granada aunque las ocasiones no eran materializadas por los de Sandoval. Míchel y Borja suplieron a Movilla y un exhausto Piti, pero el marcador no se movería hasta el final del duelo. Borja García tuvo la oportunidad más clara cuando el tiempo de descuento finalizaba. El canterano recibía dentro del área y se revolvía de forma estupenda, mas su disparo se perdía a centímetros del poste de la meta granadina. Con la frustración ahogada en el gritos de lamento entre los aficionados, el pitido del árbitro pondría fin al intenso choque.

Sensación agridulce entre los vallecanos después de un tremendo esfuerzo al que la recompensa de un punto pudo parecer insuficiente. Sin embargo, no hay que olvidar que los de Fabri son uno de los mejores equipos de la división y que la situación en lo deportivo de este Rayo Vallecano sigue siendo envidiable. Próxima parada, Huelva, donde aguarda un Recreativo muy irregular.

Rayo Vallecano: Cobeño, Tito, Arribas, Coke, Casado, Trejo, Movilla (Míchel, min. 84), Javi Fuego, Piti (Borja, min. 86), Armenteros y Delibasic (Juli, min. 66).

Granada: Roberto, Siqueira, Mainz, Iñigo, Niom, Lucena, Juande, Orellana (Ighalo, min. 90+), Abel Gómez (Collantes, min. 80), Dani Benito (Carlos Calvo, min. 86) y Alex Geijo.

Goles: 0-1, min. 43, Dani Benítez de lanzamiento directo, 1-1, min. 70, Tito de fuerte remate cruzado desde dentro del área.

0 comments
<