Principal > Primer Equipo > Los fantasmas del Rayo se marchan ‘pitando’
Fotografía / Rayoherald.com

Los fantasmas del Rayo se marchan ‘pitando’


El Rayo Vallecano continúa su rumbo imparable hacia Primera a pesar de los problemas extradeportivos que azotan la nave franjirroja. José Ramón Sandoval apostó por dar entrada a varios jugadores poco habituales contra el Villarreal B con un resultado final excelente, victoria por 1-2 con un formidable gol de Piti a pocos minutos para el final.

Nueva respuesta en forma de triunfo a la zozobra que sacude el barco rayista en su exitoso periplo por la Segunda. Si algo parece claro a estas alturas, visto el nebuloso futuro de la institución a final de temporada, es que el compromiso de la plantilla, cuerpo técnico y afición para conseguir el sueño del regreso a Primera División es una realidad incuestionable.

Rotaciones en el once de Sandoval

El centenar de rayistas desplazados hasta Vila-real pudieron comprobar cómo el técnico decidía dar entrada de una tacada a cinco hombres con los que está contando menos esta temporada y apostar por las llamadas rotaciones. Tito y Brayan Angulo ocuparon los laterales, cumpliendo con creces en el papel asignado. Rafa García se incrustó en el centro de la zaga acompañando a Arribas mientras que Yuma aprobó en su faceta de pivote defensivo. Por su parte, Juli repitió como titular y se mostró muy batallador durante todo el encuentro.

Los visitantes tomaron pronto el ritmo al partido e hicieron olvidar las ausencias de hombres como Coke o Armenteros en el once. A los 4 minutos el árbitro era el que olvidaba cómo funcionaba el silbato ante una clara mano de Kiko en el área amarilla a tiro de Juli.

El Rayo continuó dominando y pronto tuvo la primera Aganzo que no llegó a definir después de deleitar a los espectadores con un sombrero a un defensa local. La rápida respuesta del mismo impidió el gol. El propio Aganzo tendría la ocasión más clara de los rayistas en un mano a mano con el portero Mariño. El delantero madrileño optó por regatearle y un pelín escorado tras haberle superado disparó a puerta, mas la intervención providencial de Carlos Tomás salvó al filial de recibir el primero.

Los amarillos tardaron en sacudirse el dominio franjirrojo y optaron por rápidas contras. El danés Nicky Bille tuvo la primera de los de Xabi Gracia, con un cabezazo ligeramente alto sobre la portería de Cobeño. También un cabezazo al saque de un córner hizo intervenir al portero madrileño, cuya magnifica respuesta sirvió para imposibilitar el gol local. Sin el claro dominio inicial y con un Gerard Bordás in crescendo en las filas villarrealenses, David Aganzo adelantaría a los suyos al filo del descanso.

El ’11’ rayista remataba un centro colgado por Tito y el balón era despejado, según el asistente del árbitro, desde dentro de la portería por un defensor amarillo. Polémico gol fantasma el que servía para adelantar a los de Sandoval.

Bajón en la segunda mitad hasta el golazo de Piti

En la segunda mitad, tal y como viene haciendo el Rayo en las últimas jornadas, el juego franjirrojo bajó de intensidad. La tranquilidad en el juego de los vallecanos rozó la incertidumbre, y el Villarreal B tomó la iniciativa en el juego mientras la posesión de balón visitante duraba apenas segundos a pesar de la entrada de Movilla en lugar de Aganzo para teóricamente controlar más el balón. Tampoco logró el efecto deseado el cambio de Borja García por Juli, mientras el filial amarillo daba un aviso a Cobeño de lo que estaba por llegar con un disparo al larguero de Gerard Bordás.

Minutos más tarde, los locales igualaban el marcador. Jaume Costa conseguía batir a Cobeño con una buena volea tras entrar libérrimo de marca en el área visitante. Faltaba un cuarto de hora para el final y Sandoval intentaba remediar el merecido palo con la entrada de Delibasic por Trejo. No hizo falta. Piti se sacaría de su chistera otra obra de arte con un zurdazo cruzado imparable para Mariño a ocho minutos del final. Sin excesivos méritos para ello más que la pura efectividad, el Rayo volvía a vencer lejos de Vallecas tras los traspiés en Tenerife y Huesca.

El triunfo supone a los de Sandoval volver a dormir en el liderato de Segunda hasta el partido que medirá al Celta frente al Alcorcón. Cualquier resultado que no sea la victoria de los celestes permitirá a los franjirrojos seguir en el primer puesto, aunque esto no deja de ser anecdótico por ahora. El Granada volverá a medir las posibilidades de un proyecto que ha demostrado crecerse ante la adversidad como nadie.

Villarreal B: Mariño, Mano, Truiols (C.Tomás 17′), Jaume, Kiko, Costa, M.Gullón, Natxo Insa (Moreno 85′), Hernán Pérez, Gerard, Iago Falqué (Castellani 68′) y Bille

Rayo Vallecano: Cobeño, Tito, Rafa García, Arribas, Brayan Angulo, Juli (Borja 64′), Yuma, Javi Fuego, Piti, Trejo (Delibasic 80′) y Aganzo (Movilla 58′)

Goles:
0-1 Polémico gol fantasma de Aganzo (44′)
1-1 Jaume Costa bate de volea perfecta a Cobeño(78′)
1-2 Zurdazo inapelable de Piti (82′)

Árbitro: Melero López (Colegio andaluz). Amarillas a Jaume Costa, Brayan Angulo y Tito.

<