Principal > Perfiles > Iago Falqué, la experiencia de un novato
Fotografía / Rayoherald.com

Iago Falqué, la experiencia de un novato

Cada vez resulta menos sorprendente ver al Villarreal B asentado en zona de promoción de ascenso a Primera División. El buen trabajo realizado en los últimos años desde los distintos estamentos del club y la firme apuesta por el producto de cantera ha hecho que el filial villarrealense pueda presumir en estos momentos de año y medio en la división de plata situado siempre en posiciones más que plácidas de la tabla clasificatoria.

Doble mérito el suyo si tenemos en cuenta que la plantilla comenzaba un nuevo curso allá por septiembre tras haber sido desmantelada casi por completo durante el verano para nutrir a diversos equipos y en especial al primer conjunto amarillo. A pesar de ello, los castellonenses se sobrepusieron a la adversidad y entre sus filas destacan de nuevo un elenco de jugadores con un futuro enorme por delante. Uno de los que sobresale de forma clara es Iago Falqué -4 de abril de 1990 Vigo, Pontevedra-.

Su carta de presentación

La temprana edad a la que este futbolista comenzó a hacerse hueco entre las jóvenes promesas unido al tiempo que el jugador residió en Italia hacen atribuir a Falqué una madurez superior a la que sus todavía veinte años reflejan. Y es que desde sus inicios en el Victoria vigués como benjamín, el talentoso futbolista comenzó ya a ser observado con atención por varios de los clubes españoles más importantes.

Le sirvió confirmarse como el mejor jugador del Torneo Internacional de Maspalomas que se disputa anualmente en Gran Canaria, y al que acudió invitado por el Real Madrid con quien tenía pactado un preacuerdo, para recalar en 2001 en las filas del FC Barcelona. La fuerte apuesta del conjunto azulgrana por el jugador y el deseo a su vez de Falqué de fichar por el club de sus sueños facilitaron en gran medida su llegada.

Los siguientes fueron años de enorme progreso hasta llegar a interesarse por él cuando todavía tenía 15 años equipos como Manchester United o Liverpool. Falqué permaneció en el Barça, y dos años después obtendría su recompensa al esfuerzo proclamándose campeón de Europa en Bélgica con la selección Sub-17, compartiendo vestuario con hombres como Bojan, Fran Mérida o Ignacio Camacho.

Salida necesaria

La temporada siguiente y para sorpresa de muchos, el pontevedrés sería testigo de un pequeño frenazo en su progresión. Un obstáculo provocado por dos factores principales: las buenas actuaciones en el segundo equipo azulgrana de hombres como Pedro o Jeffren que le restaban minutos en el equipo dirigido por Guardiola, y el no ser imprescindible para Luis Enrique en el tercer equipo. Ambas situaciones fueron motivos suficientes para que Falqué optase por hacer las maletas.

Cuatro años de contrato con la Juventus de Ranieri le valieron para ser figura destacada con el diez a la espalda en el equipo Primavera -nombre de los filiales en Italia- de la Vecchia Signora y acudir a convocatorias de la Sub-19. En cambio no permitieron a Falqué poder gozar de un papel protagonista en el primer equipo turinés en un fútbol en el que la veteranía constituye un grado, y pese a la cesión durante la pasada temporada al Bari, Zaccheroni no encontró motivos convincentes para su continuidad en la Juventus.

Un nuevo comienzo

Por ello en la búsqueda de la satisfacción personal y la progresión futbolística de Falqué, se cerró finalmente su cesión al Villarreal B el pasado verano donde este extremo zurdo dotado de una enorme clase que acompaña en cada jugada con velocidad y verticalidad y que también puede actuar como mediapunta, está haciendo las delicias de los aficionados al `submarino´.

Máximo goleador de su equipo con ocho tantos hasta el momento y tras haberse perdido únicamente un partido esta temporada, afirmó en su momento que necesitaba regresar a España y de la mano del Villarreal demuestra ahora que su intención es quedarse.

Conoce a los rivales del Rayo Vallecano

0 comments
<