Principal > Primer Equipo > Sobre el césped sí que salen las cuentas
Fotografía / Rayoherald.com

Sobre el césped sí que salen las cuentas


Victoria balsámica del Rayo Vallecano ante el Alcorcón. Los franjirrojos se impusieron gracias a un solitario gol de David Aganzo en la primera mitad en una noche en la que la afición mostró su apoyo a los jugadores del club así como a sus empleados y en la que el rechazo hacia la directiva y la presidenta fue unánime.

De nuevo en la senda de la victoria

El equipo de José Ramón Sandoval volvió a la senda de la victoria después de tres jornadas sin lograr los 3 puntos y envuelto en plena crisis por los problemas económicos de la entidad. Este hecho motivó que la atención estuviese puesta en la grada, donde la afición no tardó en enseñar los dientes ante la situación por la que atraviesa el club mediante pancartas de ánimo al equipo y repulsa a la directiva.

El técnico local dio la oportunidad a Juli de entrar en la alineación titular en el lugar de Piti, sancionado por acumulación de amarillas. El ’17’ rayista respondió de maravilla a la confianza que había depositado en él Sandoval, completando su mejor partido de la temporada. Incluso tuvo el gol en su diestra mediada la primera parte, pero una sensacional estirada de Manu evitó el tanto del alcoyano.

Antes de dicha acción mucho había acontecido ya en el encuentro. El Rayo no tardó en adelantarse. Corría el minuto 12 de encuentro cuando Trejo arrancaba desde el centro del campo con un delicioso autopase que completaba con un balón perfecto para la bota de Aganzo, quien en el borde del área pequeña empujaba el balón a la red. Tras la euforia por el gol el público del Teresa Rivero lanzaba la primera pañolada de la noche hacia el palco. Unanimidad entre los aficionados rayistas e incluso solidaridad de los seguidores alfareros desplazados a Vallecas, que lucieron una pancarta de apoyo a los vallecanos.

De vuelta al césped, el equipo local encontró en los flancos de los de Anquela los huecos por donde hacer daño. Un detallazo de Juli con un autopase de espuela estuvo a punto de acabar en el segundo de la noche, mas Aganzo se topó con el meta visitante al no colocar su disparo. El delantero madrileño, a pesar de su gol, no estuvo afortunado y desperdició otras dos ocasiones claras para cerrar el partido.

Tocó sufrir en la reanudación

El fin del primer tiempo sirvió para decir adiós a las oportunidades y dinamismo local. El ritmo de los franjirrojos bajó hasta una velocidad desconocida esta temporada en el cuadro vallecano. La afición repitió la pañolada contra la directiva en el minuto 15 de la segunda mitad. Poco antes el Alcorcón estaría muy cerca de empatar, en la primera intervención providencial de Cobeño, que salvaría una ocasión de Borja propiciada por un error de Amaya al sacar un balón. Complicación innecesaria que estuvo a punto de complicar el partido.

Susaeta, Yuma y Delibasic fueron los hombres de refresco en el equipo rayista, aunque su aporte al equipo no pasó de ser testimonial. Atenazado por el empuje amarillo y por el desgaste anímico de las últimas fechas, el Rayo Vallecano acabó pidiendo la hora con el susto en el cuerpo después de una manopla milagrosa sacada por Cobeño a tiro de Paco Montañés en el último suspiro del partido.

Alivio y primera alegría para la afición local después del pitido final como réplica a los complicados días que se viven fuera del terreno de juego. Localizado de nuevo el faro que ilumina el rumbo del equipo en medio de la tormenta, en apenas unos días será el filial del Villarreal B quien vuelva a examinar la nave franjirroja.

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Amaya, Arribas, Casado, Movilla, Javi Fuego, Juli (Susaeta, min. 60), Trejo (Delibasic, min. 81), Armenteros y Aganzo (Yuma, min. 81).

Alcorcón: Manu, Nagore, Rueda, Babín, Bermúdez, Jeremy (Samuel, min. 45), Alberdi (Gerardo, min. 76), Mora, Montañés, Borja (David Sanz, min. 81) y Quini.

Goles:1-0, min. 14, Aganzo desde dentro del área.

0 comments
<