Principal > Opinión > ¿Y si no hubiera estado la valla?

¿Y si no hubiera estado la valla?

El pasado sábado, inmerso en un clima enrarecido y aderezado por un día gris y turbio, el Teresa Rivero presenció un acontecimiento tan bochornoso como reprochable. Era un día en el que en lo futbolístico no acababan de salir las cosas y en el que la grada solo vibró como acostumbra en los últimos minutos del choque ante el Nástic.

Ni siquiera un penalti logró enchufar a una parroquia que por momentos perdió la fe. La fe que sí encontró Piti cuando saltó a calentar en la banda, demostrando que la sangre franjirroja que corre por sus venas estaba preparada para dar la vuelta al marcador. El jugador catalán se echó al equipo a los hombros y con él se vivieron los dos relámpagos de la tarde, aunque uno de ellos le pueda costar una importante sanción al Rayo Vallecano.

Un rato antes del gol del empate -momento en el que por cierto Francisco Medina se besó el escudo en el que depositan su alma los aficionados franjirrojos- llegó la jugada que nos atañe en este momento. Piti entorpeció el saque del portero cuando éste ya ha comenzado la acción de saque y el colegiado decidió -correcta o incorrectamente, ese ya es otro debate- anular el tanto.

La decisión no dejó ni mucho menos contenta a la grada del Teresa Rivero, aunque la forma de manifestar la protesta excedió lo permitido en un caso puntual. Allí andaba un energúmeno, al que poco le faltó para saltar la deteriorada valla y caer al césped. Además, antes alguien había tirado una moneda de 10 céntimos al hombre de amarillo. Fuese quien fuese al autor del acertado lanzamiento, lo cierto es que ambos incidentes son los que son, y lo peor es que pueden hacer pagar a toda la afición.

Las oxidadas rejas son un peligro evidente y una ofensa para el único equipo de Liga Profesional en España que todavía juega en un campo vallado: ningún otro club profesional las sustenta. ¿Tiene que pagar todo el rayismo por culpa de irresponsables como éste que no supo controlar su estado de nervios? Espero que la respuesta sea negativa, aunque me temo que el Rayo no tiene tanto peso en la Federación como tienen otros.

Antecedentes en el cierre del campo de Vallecas

En caso de cierre, no será la primera vez que el Rayo Vallecano tenga que jugar como local lejos de su estadio. Más allá del conocido exilio a La Peineta por otras razones, el 22 de noviembre de 1992 los franjirrojos se enfrentaron a Osasuna en Las Margaritas, antiguo estadio del Getafe. Se ganó 1-0 y en aquel Rayo estaban, entre otros, Wilfred, García Cortés, Cota, Calderón, Visnjic, Polster o Pedro Riesco.

En aquella ocasión, fue Segismundo Crespo, Delegado del Gobierno de Madrid, el que ratificó la sanción de clausura sobre el estadio de Vallecas tras los incidentes que se produjeron en el Rayo-Atlético de la jornada ocho, que finalizó, por cierto, con victoria vallecana por 2-0.

El rayismo espera no tener que a salir de su particular templo en ningún caso. Si se sabe quién es el culpable, que pague por ello de manera individual y nunca colectiva. Evidentemente, esto puede pasar en cualquier campo, pero, ¿y si no hubiera estado la valla? Algún día lo sabremos.

0 comments
<