Principal > Perfiles > Kitokoe, el nuevo pulmón chicharrero
Fotografía / Rayoherald.com

Kitokoe, el nuevo pulmón chicharrero

Convertirse en futbolista en un continente como África no es nada fácil, la supervivencia del día a día en la mayoría de sus países y el complicado sustento de las familias apenas deja tiempo para soñar y menos aún para hacer realidad las ilusiones. La República Democrática del Congo es un ejemplo como cualquier otro. Con una de las tasas de población más altas del continente pero a la vez con un índice de PIB de los más reducidos hacen que el deporte rey al máximo nivel sea algo inalcanzable para muchos y realizable para pocos.

Sin embargo de vez en cuando surge alguna excepción. Bosingwa, Makukula, Makelele o Nkufo son algunos de los nombres más reconocidos del país en estos últimos años, y entre ellos quiere hacerse hueco otro atrevido talento congoleño que en su momento supo enfrentarse a la adversidad y hacer del fútbol su forma de vida: Ritchie Kitoko -11 de junio de 1988 Kinshasa, RD Congo- se convierte esta semana en el protagonista de nuestro repaso a los jugadores destacados en las plantillas de Segunda División.

A Europa muy joven

De familia humilde, las aptitudes de Kitoko fueron descubiertas de la manera habitual en el continente olvidado, poniendo la vista en un chico quien al igual que otros muchos practicaba su deporte favorito de la forma más precaria posible. Fue el fútbol belga, uno de los mejores conocedores del mercado africano, y concretamente el RCSJ Grivegnée, el club que decidió apadrinar a un Kitoko todavía infantil para hacer de él un profesional. Pero tres años después sería el Standard de Lieja quien ficharía al jugador para continuar su formación durante los siguientes siete años.

Ya con la mayoría de edad, el fútbol español de la mano del Albacete puso la mirada en el joven congoleño de pasaporte belga y no cesó en su empeño hasta lograr hacerse con los servicios del futbolista que ya había sorprendido a media Bélgica. 2006 fue su primer año en el equipo manchego completado en el filial en Tercera División, donde formó parte de la plantilla que conquistó la Copa del Rey de juveniles ese mismo año.

Sus buenas actuaciones le sirvieron para contar con algún minuto en la primera plantilla durante la siguiente temporada, y aunque solo pudo disputar un encuentro de Liga, sus notables condiciones quedaron marcadas en la afición albaceteña. Ya en la siguiente campaña se convirtió en un fijo para el míster y pasaría a ser uno de los jugadores más importantes en el cumplimiento del Albacete de mantener la categoría.

Un importante reto

A nadie le extrañaba ya el protagonismo que adquiría aquel joven centrocampista de color en quien se podían observar una serie de virtudes que hacían de Kitoko un grandísimo futbolista. Su despliegue físico era impresionante, su colocación y rigor táctico en el verde también, y ambos atributos unidos a su capacidad para no complicarse en exceso hicieron que el jugador fuese conocido en la provincia como el `Makelele de La Mancha´.

El gran papel desempeñado en su equipo le reservaría a Kitoko otro importante salto de calidad. Así, en el verano de 2009, el Udinese italiano contrató al africano escaso tiempo después de que Liverpool y Arsenal se interesasen por su figura. Las dificultades económicas que atravesaba el Albacete le llevaron a cerrar una exitosa operación cercana finalmente a los dos millones de euros. El Udinese `cazaba´ de nuevo en un club conocido perfectamente por los italianos, y es que apenas unos meses antes se hizo también con juvenil Jaime Romero por más de un millón y medio de euros.

Nueva etapa

A pesar del importante desafío, Kitoko no tuvo opciones de justificar un precio tan elevado y regresó a España, donde con el Granada CF contribuiría de forma evidente a lograr el ascenso a Segunda el pasado año.

Internacional Sub´21 y con la selección absoluta de Bélgica, pese a que no se enfrentará a los franjirrojos por sanción ya sabe lo que es marcar un gol al Rayo y se presenta ahora como pieza importante en el esquema de Antonio Tapia para intentar lograr la oportunidad negada esta temporada en el club granadino.

<