Principal > General > Diego Torres: «Voy a dar todo por esta camiseta»

Diego Torres: «Voy a dar todo por esta camiseta»

Redacción Rayo Herald / Imágenes originales Nasticmania.net

El reciente fichaje de Diego Torres por el Rayo Vallecano ha supuesto una importante inyección de moral entre la parroquia rayista. El rendimiento ofrecido en los clubs por los que ha pasado y su perfil de delantero goleador han despertado el optimismo de cara a esta nueva temporada en Segunda B.

Diego, un ídolo para gran parte de la afición del Nastic de Tarragona con el que habría jugado en primera división esta temporada, analizaba para Rayo Herald los detalles de su fichaje.

El fichaje

Varias han sido las veces en los últimos meses en las que el nombre de Diego Torres ha aparecido en la agenda del Rayo, pero ha sido este verano cuando la mera posibilidad se ha convertido en realidad, a pesar del interés de otros equipos de superior categoría. «Cuando acabó la temporada se interesaron por mi bastantes equipos de Segunda como Alavés Cadiz o Elche, pero el Rayo también andaba detrás de mi. Mi Representante habló con todo el mundo y al final decidimos venir a Segunda B y al Rayo por el proyecto que se ha creado».

El interés de Pepe Mel también influyó de manera directa en el fichaje del delantero «También me llamó Pepe Mel, que además es muy amigo de Vinyals, y se interesó por mi. Además, los fichajes que está haciendo el Rayo unidos a los jugadores que ya estaban son para pensarlo».

Sobre las temporadas que le unirán al cuadro de Vallecas, el delantero confirmaba la opción del «dos más dos» que finalmente se refleja en su contrato. «Se hablaba de cuatro años, pero he firmado dos. Es cierto que si ascendemos automáticamente serían automáticamente otros dos más».

Problemas con Luis Cesar

La tormentosa relación entre el delantero y Luis Cesar, técnico del Nástic, fue el desencadenante final para que Diego buscase una salida lejos de Tarragona. «Sí, la salida ha sido por él, desde que llego hace dos años al equipo yo he tenido que dar el 300% más que mis compañeros para hacerme con un hueco en el equipo».

Aún con estos problemas, el rendimiento del nuevo jugador rayista siempre ha sido destacado. «El año que subimos a segunda no tuve muchos minutos, a veces jugaba y a veces no. Aún así, jugando prácticamente sólo media vuelta, logré quedar máximo goleador del equipo con 12 tantos».

A pesar de la buena temporada del equipo y del ascenso a primera división, las cosas no mejoraron entre jugador y técnico. «Este año hemos estado en las mismas, parece que el hecho de que las cosas fueran bien y la gente me quisiera un montón le molestaba al míster». Una situación incomprensible para el jugador que aseguraba no saber «los motivos que tiene, creo que no se los he dado. Este año, jugando menos que el año pasado, he conseguido 8 goles y algunos de ellos importantes para el ascenso del equipo».

Humildad y trabajo

Ante lo que muchos considerarían un paso atrás en su carrera, aceptando una oferta de un equipo a día de hoy en una categoría muy inferior a la del Nástic, Diego afirma ser «un jugador muy humilde, no se me caen los anillos por jugar en Primera, Segunda o Segunda B. En Tarragona no había buena relación con el míster y sin embargo aquí Pepe Mel cuenta conmigo, había que buscar una salida y yo lo que quiero es jugar al fútbol y divertirme».

Con nombres como Collantes, Armentano, Raúl Molina, Mauri o Lucas llamados a ser sus acompañantes en el ataque del equipo, Diego afirma sentirse cómodo tanto en la posición de punta como en la de segundo delantero. «Desde siempre he jugado o de media punta o de delantero, según decida el mister. El año del ascenso Johnathan Torres jugaba de delantero y yo un poco por detrás, en el Sabadell también fue parecido y este año ha sido Bolo el que jugaba un poco más adelantado. Segunda punta o delantero centro son mis posiciones claras».

Como la mayoría de delanteros, el ya ex jugador del Nástic habla de las típicas rachas de cara a gol que pueden marcar una temporada. «Es cuestión de rachas, cuando todo va bien da igual que la toques con el culo porque va a entrar. Cuando la racha es mala las fallas hasta a puerta vacía».

Pero los números están a favor de un jugador que está llamado a ser la referencia en ataque del Rayo Vallecano esta temporada. «Es cierto que los números indican que he marcado muchos goles en los equipos por los que he pasado, pero eso no quita que este año no meta ninguno, toco madera…» afirma entre risas.

Diego asegura a Rayo Herald que no quiere prometer cifras, pero sí mucho trabajo. «Con el trabajo diario van a llegar los goles. No soy un Romario o un Ronaldo para decir que voy a meter 30 goles».

Proyecto ilusionante

Varias son las veces que Diego se refiere al esfuerzo que esta realizando el Club y a los importantes fichajes que se han realizado para reforzar una plantilla que ya contaba con gente importante. «Tanto los jugadores que está fichando el club como los que ya estaban en la plantilla son muy importantes. Si el año pasado el equipo se quedó a las puertas de la fase de ascenso esperemos que este año el Rayo finalmente consiga el ansiado ascenso a Segunda».

El compromiso de la plantilla es uno de los puntos más importantes a la hora de salir de una categoría tan complicada como la Segunda B. Calidad y trabajo deben ir de la mano, algo que Diego promete a la afición. «Soy un hombre de club y donde he estado lo he dado por todo por la camiseta. En estos 3 últimos años en Tarragona por fortuna todo ha salido bien, con trabajo y goles conseguí el cariño de la afición y a la gente le ha dolido mi salida».

Unos hechos que todo el mundo espera se repitan en Vallecas. «Allí haré lo mismo, me debo al Rayo, intentaré hacer aún más goles e ilusionar a la gente. También es importante que en los momentos difíciles, cuando no lleguen los goles, la afición esté con el equipo».

El hecho de jugar en la capital y poder estar más cerca de su casa en Valladolid, así como la opinión positivia de amigos ex rayistas como Bolo, empujaron a Diego a dar el paso definitivo y aceptar la oferta de la entidad rayista. «Bolo y yo somos muy buenos amigos, de hecho fue él quien me dio el empujón definitivo para dar el sí al Rayo, me dijo que era un club grandioso. El Rayo está en Segunda B por circunstancias del fútbol, pero como club es una entidad seria».

«Yo soy de Valladolid y después de estar varios años muy lejos de casa ahora voy a estar un poquito más cerca de mi familia. De Madrid al cielo (risas)»

Nombre: Diego Torres Rodríguez
Lugar de Nacimiento: Valladolid (19-09-1978)
Altura: 1,78 m
Peso: 78 kg
Equipos
1998 -1999 Extremadura
1999-2000 Ontinyent
2000-2001 Sabadell
2001-2002 Levante
2002-2003 Ciudad de Murcia
2003-2006 Nástic de Tarragona

<