Principal > Perfiles > Pedro Botelho, esencia brasileña
Fotografía / Rayoherald.com

Pedro Botelho, esencia brasileña

Pedro Roberto da Silva Botelho, conocido como Pedro Botelho, se puede catalogar como el modelo de lateral con el que la mayoría identifica al jugador que ocupa esa demarcación y sus raíces emergen de la cuna del fútbol, Brasil. Velocidad, desborde, y una marcada actitud ofensiva puede ser adjetivos que gran parte de nosotros utilizaríamos para caracterizar este patrón de futbolista, y Pedro Botelho es sin duda el ejemplo perfecto. Sin embargo, la historia del jugador nacido en Salvador de Bahía, y que España y Brasil ya se rifan para sus respectivas selecciones, tiene un inicio más que curioso.

Llamativo comienzo

A diferencia de la gran mayoría de jugadores, Botelho no dio sus primeros pasos en este deporte a una edad temprana, no perteneció a ninguna cantera, y no se puede afirmar que sintiera predilección por el balompié. Es más, apenas echaba alguna que otra pachanga con sus colegas en las embarradas calles de su país, cuando con 16 años los ojeadores del Figueirense pusieron la vista en un chico espigado y veloz que unía una notable condición física con una importante dosis de fútbol en sus botas. El jugador mantiene aún que «todo aquello fue una enorme sorpresa, pero que evidentemente, no podía rechazar aquella oferta».

El gran cambio en la vida de Botelho estaba todavía por llegar. Y es que apenas llevaba seis meses vistiendo la camiseta del equipo brasileño, cuando sus actuaciones dentro del terreno de juego llamaron la atención de uno de los equipos con mayor predilección por la búsqueda de jóvenes talentos, el mismísimo Arsenal de Arsène Wenger. Pero debido a que el futbolista no podía contar aún con el permiso de residencia, básico para poder jugar en Inglaterra, el técnico francés decidió confiar la formación del jugador durante los siguientes años a la Segunda División española.

Salamanca, Celta y Cartagena

El primer club donde recalaría en calidad de cedido fue el Salamanca. El por entonces técnico del conjunto charro, Juan Ignacio Martínez, vio en la llegada del jugador una oportunidad de oro para reforzar su plantilla. Durante su primera temporada, la 07/08, apenas pudo contar para el míster por problemas administrativos pero al finalizar esta campaña y sobre todo en la siguiente, se consolidó como pieza fundamental en el once salmantino.

Todavía sin cumplir la mayoría de edad, Botelho cometió diversos errores de indisciplina en su primer año en España, el más sonado sin duda su escapada para acudir a un partido de Champions entre Real Madrid y Juventus que terminaría en una sanción económica. Finalmente, su técnico durante el segundo año, David Amaral, decidió prescindir de los servicios del jugador en un acuerdo mutuo con el equipo inglés.

Su segunda aventura en nuestro país llegó de la mano del Celta de Vigo. Con Eusebio Sacristán Botelho progresó rápidamente, se ganó la titularidad en el conjunto vigués y en cada partido dio muestras de sus enormes virtudes. No obstante la cabeza del futbolista no estaba centrada en su verdadera misión y de nuevo una serie de desavenencias con sus compañeros y con el propio Eusebio hicieron que el Celta decidiese no prorrogar el contrato de cesión un año más.

Tras su corta etapa en Vigo, vuelve a aparecer en escena Juan Ignacio Martínez, ahora como técnico del Cartagena, y decide apostar de nuevo por Botelho demostrando que su interés unos años atrás no fue casualidad. El jugador explicó en su día la decisión de regresar a las órdenes del alicantino: «Él fue quien apostó por mí desde un principio y con el que mejor me he sentido. Le debo mucho».

Con 21 años ya cumplidos Pedro Botelho ha dejado atrás poco a poco aquello pequeños borrones en su todavía prematuro currículum, y con el paso de los días hace ver que el interés que en su momento demostró el Arsenal por aquella joven zurda no fue ni mucho menos circunstancial. Botelho afirmó estar deseoso de volver a Londres para demostrar su calidad y poder jugar muchos años en Inglaterra. De momento tiene que conformarse con ser una de las estrellas del Cartagonova y haber disputado 18 de 19 partidos completos hasta la fecha.

0 comments
<