Principal > Perfiles > Marcos Márquez, el asesino silencioso
Fotografía / Rayoherald.com

Marcos Márquez, el asesino silencioso

Sus indiscutibles números los últimos años avalaron su contratación en el pasado mercado de verano. El Salamanca se hacía así con uno de los jugadores que mejores cifras goleadoras había registrado en las últimas temporadas en la División de Plata. Marcos Márquez, `El Matador´ como le apodaron durante su estancia en Las Palmas, ha hecho gala de su apodo en el conjunto amarillo y su aval goleador, unido a la experiencia son motivos suficientes para confiar el ataque charro en los pies del sevillano.
Formado en el filial del Sevilla

Marcó una época en la UD Las Palmas

A sus 33 años, Marcos Márquez puede presumir de un notable currículum en la Segunda División. Formado en las categorías inferiores del Sevilla, en el año 98 decidió trasladase de filial y fichó por el Atlético de Madrid, donde jugó las dos temporadas que el segundo equipo rojiblanco disputó en la segunda categoría. En 2001 recaló en el Córdoba, donde militó durante tres temporadas, antes de volver a la Segunda División B en la que su paso por el Ceuta, y sobre todo su buena temporada en el Leganés, le valieron para recaer en el equipo canario, donde pronto se convirtió en el ídolo de la afición.

Su enorme capacidad para desenvolverse en el área y su acierto de cara a gol fueron claves para que Las Palmas lograse el ascenso a Segunda en 2006. La nueva categoría no asustó a Marcos Márquez puesto que no era algo nuevo para él, y en el primer año obtuvo el premio a su constancia y a su capacidad futbolística siendo el Pichichi de la categoría con 21 goles. Durante los dos siguientes años no abandonó la senda goleadora y sus grandes registros se mantuvieron firmes, el resultado, 72 goles en cinco años con el conjunto isleño.

Las dificultades en el equipo amarillo y su marcha a la UD Salamanca

El curso pasado no se puede catalogar de brillante para el delantero en el apartado goleador ya que únicamente logró anotar tres goles en los 34 partidos que disputó gozando, bien es cierto, de escasas oportunidades debido a las buenas actuaciones de jugadores como Rondón o Javi Guerrero. Pero este no fue motivo suficiente para que los equipos perdieran de vista al jugador, y este mismo verano, ante la crisis económica que apremió a su equipo y que obligó a rescindir su contrato junto con el de otros integrantes de la plantilla, fueron varios los clubes que mostraron interés por hacerse con los servicios del sevillano, entre ellos Recreativo, Xerez o Cádiz.

A pesar de las diversas ofertas, el proyecto del Salamanca sedujo al delantero, y el deseo del técnico Óscar Cano de contar en todas sus filas con jugadores veteranos que aportasen experiencia garantizaba a Marcos Márquez un hueco en el esquema del entrenador. Con el fichaje del jugador, fueron muchos los aficionados salmantinos que criticaron la contratación de un futbolista, que a criterio de algunos, había iniciado ya su decadencia por lo que un acuerdo por tres temporadas se presumía demasiado extenso. A pesar de ello, lo cierto es que `El Matador´ ya se ganó un hueco en los corazones de la afición palmense, “me costó mucho asimilar mi salida, allí viví los mejores años de mi carrera” afirmó tras su fichaje por el Salamanca, algo que le concede cuanto menos un margen de confianza.

Los seguidores del equipo vallecano se acordarán de este jugador por el gol de penalti que anotó a los franjirrojos en la temporada 05/06, el cual certificaba prácticamente la incursión de Las palmas en la liguilla de ascenso de ese año a Segunda División. Este fin de semana será la defensa del Rayo la que tenga que lidiar con este delantero de gran envergadura, potente y que sabe buscar como nadie los espacios entrelíneas, y a pesar de que este temporada solo ha conseguido perforar hasta ahora la portería de Villarreal, Recreativo y Ponferradina, los de Sandoval deberán estar atentos si no quieren ver resurgir el instinto asesino de Marcos Márquez.

0 comments
<