Principal > General > Míchel: «Mi futuro… Cuando quieras hablamos»

Míchel: «Mi futuro… Cuando quieras hablamos»

Refrito de www.rayovallecano.es

Ha sido el año de los partidos a contramarcador
«El gran drama nuestro ha sido durante todo el año que siempre el equipo ha necesitado un golpe a lo largo de los partidos para poder cambiar los síntomas. El gran problema nuestro ha sido que de 38 partidos en 20 de ellos hemos ido por detrás en el marcador y cuatro terminaron en empate a cero, lo que significa que el equipo en el año ha tenido una gran falta de estabilidad en esas cuestiones».

Demasiado poco en casa no al final
«Es que hemos hecho treinta puntos en casa y a así es muy difícil, cuando somos un equipo que supuestamente tenemos alternativas y proponemos juego de ataque, pero ha sido fuera de casa cuando hemos sido más estables».

Decías que uno de los problemas es sentirse o no, ganador
«Posiblemente. En Segunda B los equipos prefieren estar más a ver qué es lo que pasa que tener que proponer juego. Eso ha sido un cambio que hemos tenido que buscar, pero en eso nosotros para ser optimistas nos quedamos con las reacciones».

¿Qué balance haces de este tu primer año?
«Creo que uno siempre tiene que ir unido al equipo al que entrena y además el entrenador forma parte de una profesión donde la culpa y la responsabilidad siempre depende de uno. Yo sí puedo decir que he tenido para ser mi primer año, un grupo de jugadores en lo personal mágníficos, que han trabajado en todo lo que les hemos propuesto, que han tenido una capacidad y una actitud fantástica, pero que la Segunda B es esto, y muchas de lo que se trabaja y muchas de las cosas que los jugadores quieren hacer se quedan en el camino y hay tanta igualdad que al final los resultados no han sido buenos».

¿Y cuándo hablará Míchel de su futuro?
«Cuando quieras hablamos. Mira si yo tengo una propuesta del Rayo para seguir, a día de hoy si le digo que no al Rayo no tengo trabajo así que es una cuestión a la que hay que darle la vuelta. No tengo representante, no he querido saber nada de gente que se ha querido acercar a mí y me duele muchísimo que a la afición que tenemos que veis como apoyan no les hayamos podido dar más. Por ellos, por la gente que trabaja en el Rayo me hubiera gustado poderles dar una alegría, pero no ha podido ser, quizá el año que viene lo volvamos a intentar y no voy a decir que tengamos más fortuna porque la suerte hay que buscarla y la hemos dejado escapar».

Y el balance sobre el Club
«Para mí en este mi primer año de trabajo ha sido un club espléndido para poder trabajar. Te dejan trabajar, te dejan hacer un montón de cosas y nadie se preocupa en llamarte la atención y eso está muy bien. Pero necesitamos una estructura y además una estructura más potente. Muchas de las cosas que nos han pasado a lo largo de esta Liga tienen que ver con que en este club hay que crear, desde mi modesto punto de vista, una estructura con puestos que tengan responsabilidad pero que además tengan autoridad en su parcela».

¿Ha sido el año un fracaso?
«El fracaso del Rayo Vallecano es estar en Segunda B en donde puede pasar cualquier cosa. Lo que es impensable es que este club, magnífico club, de verdad eh?, haya bajado de Primera a Segunda B. Para sacarlo de aquí hace falta más que un buen entrenador, unos magníficos jugadores, una magnífica Presidenta, hace falta más, de verdad. A veces todo se va a un sitio o a otro dependiendo de unas cuastiones que no tienen que ver tanto con lo deportivo».

¿Se puede confiar en este grupo de jugadores?
«Pero sabes qué pasa, que ahora mismo de los veinte, hay dieciséis que acaban contrato. Y partiendo de esa base eso es anormal. Habrá jugadores que tienen capacidad para estar más arriba, algunos que no se pongan de acuerdo económicamente, otros que piensan mejorar al acabar contrato, por eso arrancar cada año es muy difícil, porque en Segunda B los grandes jugadores, ni siquiera por el tema económico vienen con lo cual armar un buen equipo tampoco te asegura nada. Porque fíjate ahora, nosotros estamos fuera y es un éxito para los que se han metido, pero fíjate lo que les queda aún. Al final sólo suben cuatro y somos ochenta».

Si pudieras empezar de nuevo cambiarías algo?
«Seguramente cambiaría cosas de mi incapacidad. Los jugadores creo que lo han dado todo. He estado en muchos vestuarios, pero ninguno como este. Son unos chavales magníficos. Pero magníficos de verdad y eso, he jugado a nivel alto, he jugado en juveniles, en campos de tierra, en grandes estadios, pero nunca he visto que un grupo de jugadores sea humanamente tan fantástico como este. Así que mucho más me duele no haberles dado una alegría».

<