Principal > Reportajes > A siete días de la gloria

A siete días de la gloria

Viernes 22 de julio de 1988. Jose Antonio Olmedo dice adiós al Rayo después de 30 años como jugador, entrenador y finalmente secretario técnico. A su lado Francisco Fontán, presidente del Rayo. Los dos se presentan en la calle Payaso Fofó, dan la mano a todos los jugadores, uno por uno. Una leve sonrisa sale de sus bocas cuando se cruzan con Hugo Maradona y con Cunningham, flamantes fichajes para la temporada 88/89.

Recuerdos de una jornada histórica

El resto que montan al autobús camino de la pretemporada en Cuéllar son Villalvilla, Pozanco, Juan Carlos, Cota, Zapatera, Villa, Glaría, Morillas, Mendiondo, Juanito, Hontecillas, Capón, Sánchez Candil, Miguelín, Rodri, Soto, Azcona, Botella, Jesús, Ballina, Férez y Cid. Dos caras se echan de menos: Javi Rey y Morón.

Al lado del conductor, tranquilo, confiado y con mano firme, el héroe del único ascenso a primera del rayo hasta ese momento, Felines. Detrás un jugador modesto, tímido, argentino y muy diestro, quizá demasiado. A su lado un reciente campeón de la Copa de Inglaterra con el Wimbledon. Diecinueve y treinta y dos años, Hugo Maradona y Laurie Cunningham, casi nada.

[..] Al lado del conductor, tranquilo, confiado y con mano firme [..]

Trescientos treinta días después, esos mismos jugadores, a los que se unió Argenta desde la Cultural Leonesa, se montan en un avión en el aeropuerto de Barajas destino a Las Palmas. Las miradas ya no son las mismas, las sonrisas son nerviosas, la responsabilidad pesa cada día más y el segundo día más grande en la historia del equipo está cerca, muy cerca.

Esa noche previa en la isla canaria es para el recuerdo de los más mayores. Atrás queda el ascenso de la temporada 76/77. El de Felines y Potele, el que convirtió al Rayo en el “matagigantes” durante las tres temporadas que estuvo en primera a las órdenes de Eduardo “Chato” González.

Más cerca de la 1ª división

Lo de Las Palmas fue, en palabras de Sotillo en AS: “un primor”, “un gran paso”. El empate pudo ser que no le valiera y así fue, porque el Rayo salió algo agarrotado al viejo Insular. Los antecedentes no eran buenos y desde la victoria en Jerez parecía que al Rayo le pesaba el liderato. Castellón y Tenerife jugaban más cómodos en esos momentos de presión, a falta de sólo dos jornadas para acabar la temporada.

[..] al Rayo le pesaba el liderato. Castellón y Tenerife jugaban más cómodos en esos momentos de presión [..]

Con un Insular casi a favor del Rayo, lógico y normal con tal de que no ascendiera el rival histórico: el Tenerife, el primer gol de Botella se celebró tanto por los amarillos como por los 300 vallecanos que se habían trasladado a la isla en un vuelo charter organizado por el club.

La segunda parte fue seguramente la mejor del Rayo en los últimos treinta años. Cuatro goles más dejaron al equipo con un pie en primera división a falta del decisivo partido contra el Depor.

Golazo del gran capitán: Cota

Pero lo mejor no se hizo esperar mucho. Cota avanzó por su banda, la derecha de toda la vida, como de costumbre, con el balón pegado a su bota y la mirada buscando paredes de compañeros, como con miedo a perder la posición en el balance defensivo.

Miró a portería y apenas se lo pensó. Un trallazo desde más de 25 metros se colaba imparable por toda la escuadra de Chano. El Insular se puso en pie y rompió a aplaudir. Cota saludó desde los medios. Era su noche de gloria.

[..] Miró a portería y apenas se lo pensó. Un trallazo desde más de 25 metros [..]

Los miedos se habían esfumado de repente. Años después, ese mismo campo, incluso esa misma portería, vieron un gol de Corino que volvía a dejar al Rayo entre los grandes con otra victoria, aunque esta vez en los últimos minutos de partido.

La próxima vez que veas a Cota no dudes en perdirle que te recuerde ese gol, o los dos de Botella, o los dos de Soto, o el de Mendiondo, o mejor aún, que el Rayo vuelve este año a jugar contra la UD Las Palmas al menos en Segunda División y no como hace años persiguiendo fantasmas en un partido con Míchel de entrenador, dónde valía con el empate y hubo que enjuagar las lágrimas en un penalti marcado por su entonces delantero titular, Marcos Márquez.

Este fin de semana el Rayo visitará de nuevo la isla y no parará en Vecindario, su autobús volverá a pasar por la misma carretera por la que pasaron los Cota, Botella, Maradona, Mendiondo, Férez. Queda mucha temporada pero las opciones de ascenso a Primera División se empiezan a sentir con fuerta en Vallecas. Quizás sea el momento de volver a dar un pasito hacia la gloria.

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Rayo Online, Rayoherald.com. Rayoherald.com said: No paramos. Recuerdo de la histórica goleada por 0-6 en Las Palmas. http://bit.ly/gANDZW #rayovallecano #udlaspalmas […]

<