Principal > Rayistas por el Mundo > Cuando Manchester es rayista
Fotografía / Rayoherald.com

Cuando Manchester es rayista

La franja roja no tiene fronteras. Una vez más, la historia de David Bergin demuestra el poder del sentimiento que genera un barrio como Vallecas y un equipo de fútbol como el Rayo Vallecano. Para este aficionado franjirrojo, la distancia entre Maschester y el Teresa Rivero se hace pequeña con tal de poder animar en directo a su equipo.

Hablar con él sorprende, cada dato, cada sentimiento, lo tiene todo marcado a fuego en cabeza, desde la decepción de Eibar a la alegría de Zamora. Vive, piensa y sueña con el Rayo Vallecano en la cabeza y, cuando no puede más, se da un paseo por la Avenida de la Albufera gracias a Google Streets. Una locura con la franja roja como protagonista.

¿Dónde empezó todo? ¿Dónde supiste del Rayo Vallecano por primera vez?
«En febrero de 2001 el Maschester United jugaba con el Valencia en la Champions League. Yo viajo a todos lados siguiendo al United y justo unos meses antes había empezado a trabajar. Eran mis primeras vacaciones y los vuelos de bajo coste empezaban a aparecer y, aunque casi me da vergüenza decirlo, no había sabido antes del Rayo Vallecano».

¿Cómo eran esos primeros viajes?
«Viajamos desde Luton, el aeropuerto más barato que había, hasta Madrid y después en autobús a Valencia. El día antes, visitamos el estadio del Rayo e incluso pasamos dentro y luego, después del partido en Valencia, regresamos a Madrid y vimos al Rayo contra el Burdeos en la Copa de la Uefa. Así fueron las cosas».

¿Qué fue lo primero que te llamó la atención?
«Podías sentir la emoción en la atmósfera desde que dejamos el metro en Portazgo. Cuando entramos al estadio me enamoré. Las camisetas lucían perfectas bajo las luces, un estadio con tres zona de grada y los aficionados locos con una gran bandera de «Working Class» detrás de la portería. Inmediatamente lo adopté como mi equipo extranjero y mi segunda casa. Después del partido me prometí a mí mismo que volvería algún día».

Así empezó una historia que no te podías imaginar…
«No sabía que años después estaría viajando ocho o nueve veces al año para ver los partidos. En febrero será mi 10º aniversario con el Rayo y voy a intentar viajar para ver al Nástic y tener la mayor fiesta de mi vida».

¿Qué fue que realmente te enganchó al Rayo Vallecano?
«No fue realmente el equipo lo que me enamoró, a pesar del gran resultado contra el Burdeos. Me enamoré de los aficionados, del estadio, de la camiseta con la abeja trabajadora (es el símbolo de Manchester) y especialmente me enamoré de Vallecas».

¿Quién te gustaba más en la plantilla de ese momento? ¿Algún jugador favorito?
«El primer jugador que me llamó la atención fue Luis Cembranos. Recuerdo a Glaucio que también jugó bien cuando salió quince minutos. Creo que mi primer jugador favorito fue Iriney y luego claramente el Ryan Giggs del Rayo, Michel, junto con Sergio Pachon».

¿Cómo se te ocurrió viajar tan frecuentemente a Vallecas? ¿No es una locura?
«Cada día sueño con Vallecas y mi próximo partido viendo a los «franjirrojos». Además de ver los partidos del FC United de Manchester, no hago mucha vida social en Inglaterra y mi dinero para ocio lo gasto en el Rayo Vallecano. Todavía vivo con mi madre y mi hermano y si no ahorro no tendría dinero para ver al Rayo. Intento viajar varias veces al año, cogiendo mis vacaciones en el trabajo para ver los partidos. Me gustaría viajar diez días para ver dos partidos y viajar por el país».

¿Viajas solo o con amigos?
«Viajo con mi viejo amigo Nassar. Su primer partido fue en Segunda B en el año 2004, muy distinto a mi primer partido en Copa de la Uefa. Además, empezó una larga historia con una chica española. En estos años, diría que unos 30 amigos diferentes han venido conmigo. Como yo, la mayoría regresan al menos un día más».

Cuéntanos más de tus viajes…
«Conocemos a una pareja de ingleses e irlandeses que viven en Madrid y siguen al Rayo, igual que otros amigos italianos como Golfredo. Tengo mucha suerte de haber hecho buenos amigos en Vallecas, gente muy especial a la que quiero agradecer su amistad todos estos años, son todos muy amables. No me puedo comunicar muy bien, pero el lenguaje del fútbol no tiene barreras y de verdad que amo Vallecas y el Rayo Vallecano. Hasta mi madre dice que Vallecas es mi casa…

¿Estuviste en el último ascenso contra el Zamora?
«Claro, no me lo habría perdido por nada del mundo».

Tu día más feliz como aficionado del Rayo fue…
«De verdad que cada día en Vallecas es especial, me siento como la persona más feliz del mundo. Burdeos estará siempre en el recuerdo por ser mi primer partido, pero como verdadero aficionado tengo que decir el del Zamora. Cuando marcó Pachón miré a mi amigo Txampo que estaba conteniendo las lágrimas y entonces a mí también me salieron las lágrimas al ver lo feliz que estaba todo el mundo alrededor. Me emociono pensando en ese día, estuve los cuatro años de Segunda B y sufrí como todo el mundo, así que celebrar ese día tan bonito estará siempre en mi recuerdo».

Y la mayor decepción…
«Dos momentos por encima de todo. Primero el descenso a Segunda B cuando sólo era mi tercer o cuarto partido. Luego la derrota en playoff con el Real Unión, ese día de verdad sufrí el dolor de apoyar al Rayo Vallecano y ese día mi manera de ver el fútbol cambió para siempre. Después del partido Iriney me dio la camiseta, todavía muy afectado por la derrota».

Vaya momento…
«Sí, además en esas fechas Malcolm Glazer cogió el control del Manchester United y yo sabía que no volvería a Old Trafford. Más de cinco años después, todavía no he regresado a un campo que pisé por primera vez a los dos años. Sabía que el Rayo me había robado el corazón y que lo seguiría para siempre».

¿Algo que decir sobre el día de Eibar?
«Fue imposible de soportar. Las lágrimas de Pepe después del partido todavía me impactan, realmente pensé que ese era el año del ascenso. El regreso a casa fue todo silencio, quería dormirme porque no podía ni hablar de regreso al Reino Unido. No podía hablar, ni dormir…el fin de semana fue memorable pero el partido uno de los peores que recuerdo. Todavía no he perdonado a Diego Torres».

¿Como sigues la actualidad del equipo durante la semana?
«Las traducciones me ayudan mucho porque a pesar de haber viajado mucho mi español es terrible. Hablo un poco sobre fútbol, pero entiendo todavía menos que hablo. La Web oficial no me gusta mucho, así que Rayo Herald, el foro y el sitio de Bukaneros me ayudan a mantenerme al día. No debería admitir esto, pero cuando me aburro a veces uso Google Street para dar un paseo virtual por la Avenida de la Albufera. En los partidos que no podía ir en Segunda B escuchaba Radio Libertad. Ahora en Segunda me apaño con enlaces por internet para ver casi todos los partidos».

¿Tu jugador favorito?
«Este año Míchel, sólo por ser quién es. Luego míster consistencia Coke Andújar, que puede ser el próximo Cota. Esta claro que ese chico ama los colores y que entiende a sus fans y los valores principales. Espero que se quede en Vallecas durante toda su carrera y que juegue en Primera con el equipo de su corazón que es el Rayo Vallecano».

¿A cuantos partidos has venido en total?
«Diría que entre 40 y 50, en Segunda B era muy difícil viajar pero ahora en Segunda hay muchos sitios que visitar y a los que no habría ido de no ser por el Rayo Valecano. Mi primer partido fuera fue Fuenlabrada, luego vinieron Irún, Eibar, Alcoyano, Universidad LP, Benidorm….y los partidos de pretemporada en Holanda contra Breda and Willem Tilburg. Xerez, Cordoba, Villarreal B, Cadiz, Hercules Alicante y Alcorcon, este último para ver el partido en un bar al lado del estadio.

Tendrás mucha anécdotas
«Algún día me han perdido las maletas o he perdido el vuelo, otro día me robaron la cartera en el centro de Madrid…y otro pensé que el partido era el domingo y resulta que era el sábado. Me di cuenta viendo el resumen en la tele».

¿Tienes otras aficiones?
«Tengo una colección de camisetas del Manchester de los 80 y comienzos de los 90, ahora he empezado la colección del Rayo Vallecano, tengo más de 30 camisetas de jugadores, casi todas de los últimos 7 u 8 años. Siempre busco más y agradezco la ayuda de la gente, sigo coleccionando y si alguien quiere ponerse en contacto conmigo lo pueden hacer en el foro de planeta».

¿Y tus sueños de futuro?
«Tengo muchos sueños. El fútbol ofrece una gran experiencia y estoy disfrutando de un gran viaje de educación y amor siguiendo a este club. La vida pirata la vida mejor, como cantan los aficionados.Nunca habría soñado tanta hospitalidad y cariño de la gente de Vallecas, espero hacer una página web para enseñar mis camisetas del Rayo y una guía para otros guiris cuando visiten Vallecas. Quiero informar a los ingleses de esta mágica historia que es el Rayo Vallecano. Sueño con meter un gol y Vallecas y celebrarlo con el fondo, con todas mis camisetas y rodeado de toda esta gente tan magnífica».

Y todavía hay más sueños…
«Sí, quizás algún día FC United de Manchester y Rayo Vallecano jueguen un amistoso en Vallecas.Teresa, si estás leyendo esto por favor paga los vuelos y garantizo la presencia de 500 aficionados para un gran día de fútbol en Vallecas».

0 comments

Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Álvaro Olmedo and Josetxu Beaskoa, Rayoherald.com. Rayoherald.com said: No os perdáis la historia de David, un rayista en Manchester que hace locuras por la franja roja http://bit.ly/9nO4nB #rayovallecano […]

<