Principal > Opinión > El barco está en buenas manos
Fotografía / Rayoherald.com

El barco está en buenas manos

En puestos de ascenso directo a tres puntos del galáctico Betis, con varios canteranos establecidos en el once titular y con Vallecas reforzado como un verdadero fortín con un total de cinco victorias y un empate. Ese es el balance en las primeras once jornadas como técnico de José Ramón Sandoval al frente del Rayo Vallecano.

La máxima exigencia y la permanente crítica constructiva, tanto desde dentro como desde fuera, son elementos obligatorios para llevar la nave a buen puerto, de eso creo que no cabe duda a estas alturas de la película. Pero quizás no venga del todo mal parar un momento los motores y echar la vista atrás para valorar un poco más dónde se encuentra el barco a día de hoy. Hace solamente cuatro meses, el Rayo Vallecano recibía al Recre en la última jornada de liga, sin la permanencia asegurada y con el miedo metido en el cuerpo mirando muy de cerca al infierno de Segunda B.

El once que defendió ese día la permanencia del Rayo Vallecano en Segunda presentaba como único canterano a Rafa García -habrían sido dos de no encontrarse Coke sancionado- y el termómetro social en la Avenida de la Albufera se encontraba en máximos históricos de tensión y acritud, por no recordar la lista de pirañas camuflados de representantes que intentaban colocar entrenadores en el banquillo de Vallecas. Por cierto, las cifras que manejaban esos entrenadores de ‘primer nivel’ tenían algún cero más que las de un hombre de la casa, por no hablar de las peticiones de amigos-jugadores con las que llegaban debajo del brazo para ‘garantizar’ que el equipo pudiera luchar por el ascenso.

El pasado sábado, Arribas, Borja, Lucas, Coke y Yuma formaron de inicio y contribuyeron en la victoria sobre el Real Valladolid. Los tres primeros jugaban con el filial a las órdenes de Sandoval el año pasado, mientras que Coke y Yuma son ya canteranos establecidos en el primer equipo. Amaya y Cobeño, aventuras en otros clubes incluidas, también son productos de la cantera franjirroja, por lo que sólo Casado, Javi Fuego, Trejo y Armenteros -cuatro jugadores de muy buen nivel- escapaban a la denominación de origen vallecana en el último once de José Ramón Sandoval.

El trabajo, no de una persona sino de todo un cuerpo técnico que trabaja en equipo, dio sus frutos en Humanes, Parla, Pinto, Getafe B y Rayo B, y no hay razones para que no lo dé en el primer equipo del Rayo Vallecano. Más bien al contrario, sobran las razones para confiar y estar ilusionados con la dirección que lleva el barco. Malos tiempos para piratas, marineros rebeldes e interesados varios, al menos de momento.

<