Principal > Reportajes > Potele, el artillero de Vallecas /1

Potele, el artillero de Vallecas /1

Antonio Luquero nos vuelve a conducir por la historia del Rayo Vallecano, esta vez por medio de uno de los futbolistas más representativos en toda la existencia del equipo franjirrojo: José González de la Vieja, más conocido como Potele. Poneos cómodos, abrid bien los ojos y disponeos a ver pasar por delante de ellos la vida de un futbolista que llenó de gloria una época importante de la reciente historia del club de Vallecas.

Historia viva del Rayo Vallecano

No hace mucho tiempo, cuando en el Estadio de Vallecas el balón llegaba al área del rival, un jugador veloz, habilidoso y menudo, era capaz de revolverse en un metro cuadrado para tumbar al portero contrario y conseguir un gol imposible. Por aquel entonces, la magia en Vallecas tenía un nombre: Potele.

Hablamos con él en su trabajo. Sí, su trabajo. Porque cuando Potele jugaba al fútbol, el fútbol no daba dinero, al menos para los jugadores del Rayo Vallecano. Así pues, a sus 63 años, sigue despachando billetes de lotería en la administración que regenta en Hacienda de Pavones 204, en el barrio de Moratalaz.
Les adelanto que la de Potele no es solamente una entrevista de fútbol, es la entrevista de su vida.

La familia de “Los Lecherín”

Naciste en Vallecas el 1 de enero de 1947. ¿Eres de los que vino al mundo en casa o en el hospital?
«Yo nací exactamente en la Casa de Socorro de la calle de la Concordia, en el bulevar del Puente de Vallecas».

Muy cerca, por tanto, del viejo estadio de El Rodival
«Al lado justamente, El Rodival estaba al lado. Recuerdo que más de un jugador tuvo que ser asistido allí. Incluso jugando en el Rayo ya en el Estadio de Vallecas, en más de una ocasión un futbolista ha tenido un percance y lo han bajado a la Casa de Socorro, donde yo nací…».

[..] En mi familia somos todos de Vallecas. Mis tatarabuelos, mis bisabuelos, mis abuelos [..]

¿Tu familia y tú sois todos de Vallecas?
«En mi familia somos todos de Vallecas. Mis tatarabuelos, mis bisabuelos, mis abuelos… Toda mi familia, todos, somos nacidos en Vallecas. Mi padre de Vallecas, mi madre igual, y yo también. Mi padre fue carnicero en el antiguo matadero de Legazpi. Mis tíos tenían una vaquería, se dedicaban a la leche, siempre en Vallecas. A mi familia nos conocían como ‘Los Lecherín’. Las vacas estaban sueltas por lo que ahora es la M-30, por el arroyo Abroñigal, y subían y bajaban por ahí».

Vallecas siempre ha sido un barrio muy humilde, y más en la época de los ´50, donde había muchas necesidades. ¿Pasó tu familia dificultades para sobrevivir?
«Yo no recuerdo pasar hambre, ya que mis padres y mis tíos tenían vacas y conejos. Y mi padre trabajaba en el matadero».

En la Guerra Civil, Vallecas sufrió varios bombardeos y fue una época muy dura. ¿Te contaron algo de esto tus padres?
«Mis padres y mis abuelos me contaron que en los bombardeos de Vallecas se metieron en el metro de Puente de Vallecas. Entonces era la cochera donde metían los trenes cuando terminaba el servicio, al ser el final de línea».

Inicios futbolísticos

¿Dónde empezaste a jugar al fútbol?
«En el colegio, en la Fábrica Sombrero, donde había un patio muy grande. Recuerdo que jugábamos al principio pues lo típico, clase contra clase y así. Luego hicieron una especie de selección y empezamos a jugar contra otros colegios del Puente.

Los medios de entonces nada tienen que ver con los de ahora…
«¡Buf! los balones eran terribles, pesaban mucho. Eran de cuero, muy duros, muy malos y además jugábamos sobre tierra, todo tierra. Jugábamos con las zapatillas que teníamos en casa. Yo hasta que no empecé a jugar en el Rayo no tuve botas. Entonces las botas no tenían tacos, sino “spays”, que eran unas tiras de cuero que iban en la parte de la suela. Eso se pegaba al suelo y te escurrías menos».

[..] Los que jugábamos en la calle estábamos más curtidos que los de ahora [..]

Hay quien asegura que los niños que aprendisteis a jugar al fútbol en la calle, tenéis una serie de cualidades que no se pueden enseñar en las actuales escuelas de fútbol.
«Los que jugábamos en la calle estábamos más curtidos que los de ahora. Físicamente más fuertes, con más calidad, con mucha más técnica. Lo veo en los polideportivos de ahora y no es igual. Antes la calle estaba ahí mismo, salías y ya estabas jugando. Ahora para jugar te tienes que ir al polideportivo».

El 8 de diciembre de 1957 el Rayo empieza a jugar en el estadio de Vallecas en su actual emplazamiento, pero hasta entonces lo había hecho en el viejo El Rodival. ¿Viste algún encuentro en aquél estadio?
«Sí, sí. He visto muchos partidos allí. Lo que pasa es que como era un niño no me dejaban ver, y me tenía que meter debajo de las piernas de las personas mayores para poder ver el partido. Recuerdo que pasaban los directivos con una especie de bandera para que la gente echara allí dinero para el equipo, para el Rayo».

¿De dónde procede su apodo: Potele?
«Es un apodo familiar desde siempre. A mi padre ya le llamaban Potele, a mí me lo llaman también, y a mi hijo el pequeño también le llaman Potele».

Ascenso meteórico

¿Cómo fue tu primer contacto con el Rayo Vallecano?
«Fue durante las fiestas de la Virgen del Carmen. Yo jugaba en un equipo que se llamaba Morilla, y nos apuntamos a jugar el trofeo de las fiestas. Este torneo se disputaba en el campo anexo de tierra que había junto al Estadio de Vallecas. Fuimos eliminando equipos hasta que llegamos a la final, y nos tocó jugar contra el Rayo».

«Recuerdo que nuestro partido era a las nueve de la mañana y luego, a las 11, jugaba el primer equipo del Rayo en el estadio frente al Tomelloso, en Tercera División. Y estando jugando nosotros se acercó un tal Joseíto, el que fuera extremo derecha del Real Madrid que por aquél entonces era secretario técnico del Rayo. Ganamos 3-2, metí yo los tres goles y Joseíto se acercó y me dijo que me fuera a entrenar con ellos. Llamaron a dos más y a mí. Hice dos o tres entrenamientos a prueba y me dijeron: Te quedas aquí para siempre».

¿Qué edad tendrías?
«Catorce años. Jugué dos partidos con el cadete y al poco me dijeron que al domingo siguiente tenía que jugar con los juveniles. Y no tenía ni la edad, pero a partir de ese día jugué ya siempre con los juveniles».

¿Y te colocaron de extremo izquierdo?
«El caso es que como estaba Fraile decidieron colocarme de interior izquierda. Hicimos un ala izquierda bastante buena y decidieron que me quedara en esa posición».

¿Recuerdas a tu primer entrenador en el Rayo?
«Fue Antonio Gil. Estuvo dos o tres años más y luego se marchó».

¿Algún compañero tuyo de esos primeros años llegó a ascender al equipo Aficionados?
«Por ejemplo Santo, los dos empezamos en la misma época, Moreno, Carlos Ayuso… Moreno luego se marcharía al Langreo. Lo que pasa es que ellos se quedaron en el Aficionados (el equivalente actual al Rayo “B”) y yo salté al primer equipo rápidamente, con 17 años».

[..] Me daban 200 pesetas todos los meses, fue el primer año que jugué con el primer equipo [..]

Cuando entraste en el Rayo ¿tenías que comprar las camisetas y las botas, o te las daban ellos?
«En el Rayo te lo daban todo. Nos daban unas botas para todo el año. Llegabas a la caseta de vestuarios y allí estaba todo».

En 1961 baja el Rayo a Tercera y está ahí cuatro años. Fue la última vez que el equipo estuvo en esa categoría, hasta que en 1965 subió de nuevo a Segunda División. En ese año ya estabas en el primer equipo…
«Eguiluz fue quien subió el Rayo a Segunda División. Meses antes yo había jugado en Tercera División un partido con el primer equipo en Aranjuez. Junto con Manolo Velázquez, que más tarde jugaría en el Real Madrid».

¿Cuánto te pagaban por entonces?
«Me daban 200 pesetas todos los meses, fue el primer año que jugué con el primer equipo. En el filial estuve meses solamente, porque Eguiluz y José Antonio Olmedo se empeñaron en subirme».

Y cuando te dijeron lo de subir al primer equipo ¿cómo se lo tomó tu familia?
«A mi familia no le dije nada, sólo a mi jefe, en el taller donde estaba trabajando. Le dije que tenía que dejar el trabajo, o dejar el fútbol. Él me contestó que eso no era problema, que siguiera jugando y entrenando, y que cuando me tuviera que ir, me fuera».

¿Así de fácil?
«Bueno, y que cuando tuviera que recuperar las horas, que las recuperara…»

[..] Yo trabajaba y jugaba, siempre lo he hecho [..]

Te convertiste en pluriempleado.
«Claro. Yo trabajaba y jugaba, siempre lo he hecho».

¿La mili te partió la carrera profesional?
«Hice la mili en Alcalá de Henares. Pero en el Rayo estaba el teniente coronel Michelena, que era directivo. Tenía destino en la Maestranza de Artillería que había en Pacífico. Este señor, para que pudiera asistir a los entrenamientos, me dio ‘permiso indefinido'».

Así es que en el cuartel estuviste poco…
«Treinta y dos días, exactamente…»

En próximas entregas

– Del Rayo y nada más
– Salto al primer equipo
– Aquellas matinales de Vallecas
– El largo “exilio”
– Tocando la gloria
– Llega el “Matagigantes”
– Y mucho más…

Antonio Luquero: Nacido en Vallecas y Licenciado en Periodismo por la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Inició su carrera profesional en los periódicos “Diario 16” y “Canarias 7”. Durante 12 años fue presentador y director de los programas “Vallecas Deportivo” y “Rayomanía” en Tele K – Televisión de Vallecas. Creador de la web www.vallecasdeportivo.com junto con Rodrigo González, actualmente en LaSexta Deportes.

Fundó los Premios Deporte en Vallecas para premiar a todas aquellas personas que han destacado en el desarrollo o la práctica del deporte en los distritos de Puente y Villa de Vallecas. Actualmente escribe las páginas deportivas del periódico VallecasVA Madrid Sureste, así como en las secciones de Noticias y Actualidad. Rayo Herald quiere agradecer su participación como colaborador habitual en este diario.

0 comments

Trackbacks

  1. […] Potele, el artillero de Vallecas /1 | Rayo Herald rayoherald.com/13549-potele-el-artillero-de-vallecas.html – view page – cached Enter a description for the search engines, Antonio Luquero nos vuelve a conducir por la historia del Rayo Vallecano, esta vez por medio de uno de los futbolistas más representativos en toda la Tweets about this link […]

<