Principal > Primer Equipo > El Betis castiga al Rayo Vallecano en el Benito Villamarín
Fotografía / Rayoherald.com

El Betis castiga al Rayo Vallecano en el Benito Villamarín


Severo correctivo el sufrido por el Rayo Vallecano en Sevilla. Los de José Ramón Sandoval cayeron goleados en el Benito Villamarín por un abultado 4-0 que, aunque no reflejó el juego de uno y otro equipo, sí sirvió para comprobar la contundencia del Betis y el bache por el que atraviesan los franjirrojos.

Autogol de Javi Fuego al cuarto de hora de partido

El Rayo Vallecano comienza titubear tras su buen inicio de campeonato. La frescura que le sobraba al equipo se ha convertido en dudas que le impiden crear apenas peligro ante las defensas rivales, que sin mucho esfuerzo ven cómo les cuesta más bien poco alejar las ocasiones de su portería. Mención aparte, por otro lado y para nada excusa, el césped del estadio, en lamentables condiciones y que desdibujó un choque llamado a ser muy atractivo.

Hierbas al margen, en esta ocasión Sandoval optó por introducir nuevas variantes en el equipo titular en su visita al Betis de Pepe Mel. Míchel y Delibasic entraron en el once rayista en lugar de Armenteros y David Aganzo, más habituales en estas primeras jornadas. No obstante, de poco sirvieron las nuevas caras, ya que aunque el Rayo amagó con dominar el partido desde el inicio pronto vería cómo sus planes se venían abajo.

En el minuto 14 Salva Sevilla botaba una dudosa falta provocada de la forma más infantil muy cerca del área de Cobeño. Su centro a media altura era desviado hacia las mallas por Javi Fuego. Cabezas bajas y a remar, abierta ya la primera vía en la nave franjirroja. Los visitantes quitaron el balón al equipo de Mel, que navegaba con viento a favor sin apenas haber desplegado velas.

Los centros en busca de Delibasic apenas inquietaron a la pareja de centrales béticos. Al montenegrino se le sigue viendo muy lejos de su mejor nivel, sin conexión con sus compañeros. Sólo Borja se atrevió a encarar y a mostrar algo distinto en una primera mitad que se cerraba con una falta lanzada por Javi Fuego a la derecha de la portería de Goitia.

La segunda parte duró tres minutos para los franjirrojos

La segunda mitad y el partido en definitiva duraría menos de tres minutos. Movilla perdía un balón en el medio del campo que propiciaba una contra mortal llevada por Beñat, que apoyándose en Emaná acabó batiendo a Cobeño desde la frontal. El mediocentro madrileño volvió por sus fueros, cometiendo su ya clásica y habitual pérdida de balón en la medular. Su imperdonable error sirvió esta vez al equipo rival para sentenciar el choque aun faltando más de 40 minutos de encuentro.

El peor Betis de la temporada como local sonreía, sano y salvo en la orilla sin otro mérito que aprovechar los fallos contrarios. Aunque Sandoval intentó cambiar el rumbo de una embarcación que se hundía a ritmo titánico con la entrada de Piti y Armenteros por Movilla y Míchel, el equipo quedaría herido de muerte cuando unos minutos más tarde Rubén Castro marcaba el tercero. El delantero canario combinó con Salva Sevilla ante una defensa la rayista dormida en el papel de espectador ante la buena jugada de su ex compañero.

Alicaídos, los jugadores del Rayo se entregaron cual juguete en manos de un líder que camina por encima del resto de equipos, con un paso contundente, con una plantilla que no tiene nada que envidiar a algunas de Primera. Ni Aganzo, que había entrado por Delibasic, supo dar con la llave para abrir la defensa bética. Goitia tuvo incluso intervenciones providenciales ante Armenteros y el propio delantero madrileño, pero, definitivamente no era el día de los vallecanos.

Aún habría tiempo para un cuarto gol y para la banal polémica, merced a un discutido penalti cometido por Borja Gómez a Rubén Castro. El camerunés Emaná optó por engañar y batir a Cobeño lanzando la pena máxima a lo Panenka. El gesto no gustó al cancerbero rayista, que llegó a reprochar al jugador bético su estilo en el disparo acusándole de «falta de humildad».

Lejos de reproches ajenos, el Rayo Vallecano debe mirarse el ombligo y solventar sus propios errores para volver frente al Valladolid al bonito camino trazado no hace tanto tiempo. La capacidad de reacción no puede faltarle a un equipo que, aunque mantenga el discurso de «partido a partido», puede por potencial y evidencias mostradas seguir siendo uno de los candidatos a estar en lo más alto.

Real Betis: Goitia, Miguel Lopes, Miki Roqué, Dorado, Nacho; Beñat, Iriney (Arzu, m. 80), Salva Sevilla (Juande, m. 64); Momo (Israel, m. 70), Emaná y Rubén Castro.

Rayo Vallecano: Cobeño, Coke, Borja Gómez, Arribas, Casado, Michel (Piti, m. 53), Movilla (Armenteros, m. 53), Javi Fuego, Borja, Trejo y Delibasic (David Aganzo, m. 56).

Goles: 1-0: m.14, Javi Fuego en propia puerta tras una falta puesta en juego por Salva Sevilla. 2-0: m.49, Beñat aprovecha a la contra un error de Movilla. 3-0: m.54: Rubén Castro desde dentro del área. 4-0: m.84, Emaná, de penalti a lo Panenka.

<