Principal > General > El Vecindario hace historia

El Vecindario hace historia

Refrito de la-provincia.com

El Vecindario agranda su corta y brillante historia con una gesta que pocos podían imaginar, al haber conseguido de forma matemática su clasificación para la fase de ascenso a Segunda A por vez primera en su trayectoria deportiva. Y lo hizo una vez cumplidas las premisas necesarias: ganar al Alcorcón y que dos de sus tres rivales directos, en este caso UD Las Palmas y Rayo Vallecano, fallaran en sus respectivos compromisos.

Vecindario ayer fue una fiesta de principio a fin. Todo estaba preparado y nada falló porque cada uno en su parcela respondió al importante compromiso que se vivió en el Campo Municipal, en una mañana de mucho calor y emocionante como pocas veces se había vivido.

El equipo de Pacuco Rosales se centró exclusivamente en hacer su papel con la intensidad de sus mejores momentos en esta competición. Lo hizo tan bien, que desde los primeros minutos ya tenía encarrilado el partido ante un Alcorcón sorprendido, primero con el golazo de Roberto Álvarez y tres minutos después con la expulsión de Diego Gómez, por agredir a Atxábal, que le recriminaba que se había tirado en el área.

Los blanquinegros habían salido arrollando, con control absoluto en el medio del campo y abrieron el marcador con una sensacional jugada. Mejor imposible y, sin embargo, el Alcorcón sacó su orgullo, tomó el mando en la parcela ancha, tuvo más posesión de balón y la superioridad numérica del Vecindario no se apreció, aunque los madrileños tampoco tuvieron la posibilidad de empatar.

Después del primer cuarto de hora pocas jugadas de interés se registraron, mientras ya comenzaban a llegar las noticias que beneficiaban al equipo sureño. La UD perdía en Móstoles y el Rayo no podía con el Playas de Jandía, así que los de Pacuco prefirieron no arriesgar pese a que no mataban el partido.

No cambió de planteamiento el Vecindario en la segunda parte, que salió al campo con la misma intensidad que en la primera. Esta vez sí que pudo sentenciar el resultado a las primeras de cambio, como en un centro que estuvo a punto de rematar a gol el luchador Raúl Borrero. Acorraló al Alcorcón y Mario Prieto, con un sorprendente lanzamiento, superó al meta Raúl para hacer el 2-0. Otro golazo que le costó caro al centrocampista, que estaba tan contento que se quitó la camiseta para celebrar el gol con sus compañeros y después de los festejos el árbitro le enseñó la que era su tarjeta amarilla y, en consecuencia, la roja.

El partido se equilibraba en efectivos, pero el marcador era claramente favorable a los de Pacuco, obligado a realizar cambios para potenciar el poder atacante de su equipo, como sucedió hasta el mismo final.

Ciani, a balón parado, y en varias contras que Raúl Borrero no acertó a culminar mantuvieron constante el flujo atacante de los blanquinegros, mientras que los madrileños querían pero no podían llegar con ventaja a los dominios de Santi Lampón.

Faltaban 25 minutos para el final del partido y desde la grada se festejaba la clasificación. Se conocía lo sucedido en Móstoles y Vallecas, y el Campo Municipal ya era una auténtica fiesta, como antes nunca se había vivido en Vecindario.

Todo estaba visto para sentencia y el tiempo de prolongación sirvió para adornar los festejos con la genialidad de Sergio Villanueva para quedarse totalmente solo y hacer el 3-0 que fue el delirio en el campo y las gradas. La fase de ascenso estaba garantizada a base de una constancia que a falta de dos jornadas ha dado sus frutos.

El final del partido se celebró como si el Vecindario hubiese ganado un título o un ascenso. No era para menos, el camino ha sido bastante duro y, pese a no estar entre los favoritos, ha sabido ganarse el respeto de todos sus rivales con un fútbol serio y efectivo, que les ha mantenido durante casi toda la segunda vuelta invicto y entre los mejores del Grupo 1.

Ahora la meta es consolidar el subcampeonato y en junio, en el puesto que sea, intentar que esa historia ya escrita se traslade a una situación indescriptible, el ascenso a la Segunda A.

UD Vecindario: Santi Lampón; Jeffrey, David Dorta, Atxábal, Ruano; Mario Prieto, Roberto Álvarez, Míchel, Viyuela (Abraham, m. 67); Memo (Ciani, m. 50) y Raúl Borrero (Villanueva, m. 78).

AD Alcorcón: Raúl; Rojas, Fariña, Mario, Barral; Melgar (Carlos, m. 50), Pedro Aguado, Quero (Kikin, m. 60), Valleros (Curiel, m. 70); Diego Gómez y Álex.

Goles: 1-0, m. 8. Centro desde la izquierda de Viyuela, Míchel toca de cabeza, Memo deja pasar y Roberto Álvarez conecta sobre la marcha un duro disparo que bate a Raúl. Un golazo. 2-0, m. 48: Falta próxima al lateral del área que Mario Prieto lanza al segundo palo y mete el balón por toda la escuadra. Segundo golazo. 3-0, m. 92: Villanueva recibe en solitario, regatea por dos veces al portero y marca a placer. El gol del delirio.

Árbitro: Víctor Manuel Gómez Ríos (Comité Cántabro). Expulsó con roja directa a Diego Gómez (m. 11) por agredir a Atxábal, y por doble amarilla a Mario Prieto (m. 48) y Álex (m. 76). Además enseñó tarjetas amarillas a Viyuela, Valleros, Barral y Kikin.

Incidencias: 2.000 espectadores en el Campo Municipal de Vecindario, en jornada de puertas abiertas gracias al patrocinio de Maquinarias Paco. Al final, júbilo de aficionados y jugadores, que festejaron la clasificación para la fase de ascenso a Segunda A.

<