Principal > General > Michel: «Espero que no me llamen míster, que sólo me llamen Michel»

Michel: «Espero que no me llamen míster, que sólo me llamen Michel»

Refrito de marca.com

Míchel, nuevo entrenador del Rayo Vallecano, tiene la ilusión de un niño con zapatos nuevos. Minuto a minuto sigue la composición de lo que será su plantilla. El sistema de juego se lo darán los futbolistas. Quiere un vestuario abierto y dialogante, donde el nosotros será prioritario. Dará libertad con responsabilidad a todos sus jugadores.

¿Cómo se siente?
Radiante.

¿Esto es como volver a los 17 años, cuando pasó de juvenil al Segunda B del Madrid?
Sí, pero el último año de profesional fui a jugar al Celaya y todo el mundo me decía que no me iba a acostumbrar a lavarme la ropa en casa y me lavé la ropa y me cambié los tacos.

El vértigo del banquillo le gusta, le asusta, le motiva…
Me motiva. No creo que sea un vértigo, porque dentro de un terreno de juego, que se incluye un banquillo, me siento cómodo.

Dejó claro que por dinero no ficharía por un club y sí por un proyecto deportivo, ¿el del Rayo le gusta tanto?
Me llama la atención y por eso llamamos nosotros. Este es uno de los pasos que tomé pudiendo estar en Primera o Segunda. Decidimos el Rayo porque nos parecía interesante.

¿Qué es lo primero que le dijo Teresa Rivero?
No se lo creía, pensaba que era una emisora que me estaba imitando.

Siempre tuvo presidentes ¿Cómo lleva eso de tener presidenta? ¿Una mujer que le mande?
En mi casa me mandan. Estoy acostumbrado a que manden las mujeres. Estoy como pez en el agua.

¿Qué sensaciones tiene?
Buenas. Motivarme con el fútbol no me cuesta. Estoy tan ilusionado como si fuese entrenador de un equipo grandísimo.

El público se entregará en los partidos, pero quiere a su Rayo en Segunda, ¿qué le parece?
Pero también en Pontevedra, León, Gran Canaria… Sólo tenemos una manera de volver a meter al Rayo en Segunda que es en el último partido de «playoffs». En la primera jornada no podemos aspirar a ello. Hay que ir paso a paso.

¿Le preocupa que se vuelva a oír en los estadios aquello de «Michel, Michel, Michel…»?
Nunca me ha preocupado y menos ahora. Fíjate, si se pone a tiro igual me caso.

Usted va a ser el objetivo de todos, ¿será importante para quitar presión a los jugadores?
Si eso les quita la presión está muy bien. Lo que no pretendo es que el foco del Rayo venga hacia mí, sino que vaya hacia los jugadores.

El Grupo I está formado por Canarias, Madrid, Melilla y Galicia, ¿le gusta?
Se acepta.

Dicen que el Rayo tiene la mejor cantera, ¿tirará de ella?
Mucho. Espero que ella también tire de mí.

¿Qué papel desempeñarán Martínez y Calero?
Fundamental. No están para ser ayudantes. Todos somos uno, tendrán tanta autoridad como yo. Cuando habla cualquiera lo hace el cuerpo técnico.

¿Será un técnico con libreta, de mano dura, dialogante o intermedio?
No hará falta, tengo mucha gente alrededor que me va ayudar mucho. Voy a dar libertad con responsabilidad, dentro y fuera.

Si un jugador le dice «míster, te estás equivocando», ¿qué pasa?
Lo primero es que espero que no me llamen míster, que sólo me llamen Michel. Cuarenta ojos y diez mentes lo ven más claro que una sola. Eso supone la libertad con responsabilidad.

¿De qué entrenador aprendió más?
He aprendido de muchísimos, de lo bueno y de lo malo para huir de ello.

Qué frase, cuando la escuchó, pensó en «apuntarla» para el día que fuese míster.
Libertad con responsabilidad, de Beenhakker.

¿Cuál fue el mejor consejo que le han dado en los últimos días y quién se lo dio?
Más que consejos es la sensación, los que me quieren están satisfechos de que esté en el Rayo.

¿Ha pedido jugadores al Madrid y Atlético?
Al Madrid le pedí del Tercera y me dijeron que seguirían jugando allí. Toni Muñoz me dijo que el Rayo tendría preferencia en los descartes, siempre que quisieran venir.

Se ha reunido con los diferentes entrenadores de la casa rayista, ¿qué le comentaron?
Me parecen muy capaces por lo que han hecho con la cantera. Considero su opinión fundamental y quiero que trabajen con nosotros, La mejor forma de ser hombre del club es colaborando todos.

A qué equipo teme más, ¿a la U.D., Pontevedra, Leganés…?
Lo que hay que hacer es respetar a todos por igual, porque si no va a parecer que queremos ir de favoritos, y de eso nada.

¿Ha hablado con algún jugador?
Sí, en principio están todos contentos y expectantes. No me van a decir lo contrario.

Aunque es pronto, ¿tiene ya pensado un sistema? ¿O el sistema se lo darán los jugadores?
Como lo importante son los jugadores, a ellos nos amoldaremos. No es tan importante el sistema como la forma de desarrollarlo.

¿Apostará por el fútbol ofensivo?
Eso intentaremos, el Rayo viene de hacer un trabajo intachable con Orúe y vamos a aspirar a hacer algo más.

¿Humildad, trabajo y sacrificio, sus pilares?
Y gusto por el juego y diversión, y que no se trata de que esto sea un sufrimiento. Es un juego, un divertimento, un hobby…

¿Entrenará en la Ciudad del Fútbol?
Sí, y algún día en Vallecas. Intentaremos que no sea un club itinerante.

¿Qué dirá a los chicos en su primera charla?
Poco, aspiramos a charlas cortas y concretas.

¿Es consciente de que al Rayo siempre le ascendieron entrenadores españoles?
Esperamos que siga la racha.

Estuvo pendiente de la composición del grupo, ¿y ahora del calendario?
Sí. La información es más escasa que en categorías superiores, pero tengo contactos que me informan.

¿Qué tanto por ciento de trabajo técnico, táctico, disciplinario y psicológico hará?
Todo tiene mucha importancia y hay que repartirlo en el porcentaje adecuado, por encima de todo está el grupo y las líneas a seguir. Los que nos van a hacer buenos van a ser los jugadores, que es en los que creemos.

¿Que usará más, el yo, nosotros o vosotros?
El nosotros.

¿Qué banquillo elegirá? ¿El que está en el lado del asistente o el contrario?
Voy a poner el banquillo justo en el centro del campo, como Espárrago. No sé, en principio parece que estamos en el lado contrario.

¿Cree que los árbitros estarán más pendientes de usted por ser Michel?
No, ¿por qué? Ni lo pretendo ni lo creo.

¿Que le exigirá a los jugadores?
Actitud e ilusión, nada más.

¿Como definiría la Segunda B y los «playoffs»?
Es una competición muy injusta y cruel. Tiene cierta confusión porque todos quieren jugar igual, con las mismas armas.

En junio de 2006, ¿dónde se ve usted y al Rayo?
Mi visión de lejos es mala. Soy muy realista, espero el día a día.

<