Principal > General > Amaya: «Allí me dejé tres dientes»

Amaya: «Allí me dejé tres dientes»

Refrito de www.rayovallecano.es / Imagen Rayo Herald

Casi quince meses después Antonio Amaya regresa al Cerro del Espino. Corría la jornada 24 de la temporada pasada, el Rayo venía de empatar a dos en Las Rozas ante el Madrid y salía de nuevo fuera de Vallecas en una semana. El Rayo visitaba al Atletico necesitado de una buena actuación y pese a que está se rubricó con el 1-3 final, aquel partido quedó marcado por la actuación de Mario e Iriney como centrales y por la lesión que mandó a Antonio Amaya al hospital. Un mal golpe en la medular dejó inconsciente al central que se despertó en el hospital con dos dientes rotos, otro arrancado y un tremendo golpe en la cabeza con varios puntos de sutura. Anoche el central lo recordaba en Todo Rayo

Qué mal momento, Antonio
«Aquél día me dejé tres dientes y un par de puntos en el Cerro del Espino. Me dejó huella porque me destrocé la boca y aún hoy, estoy yendo al médico para arreglarlo».

Cómo lo recuerdas?
«Cuando me desperté en la clínica no me acordaba de nada. Ahora sí recuerdo con el tiempo que el balón botó y cuando fui a por él vino un tren de mercancías (risas)».

Toca volver
«Sí, ahora voy a por los puntos pero por los que te dan al ganar».

¿Te acordarás al saltar al campo?
«No, eso es algo ya pasado y yo lo tengo olvidado».

¿Cómo llega el equipo?
«Fenomenal, ahora llegamos con mucha fuerza y no tenemos porqué temer a nadie».

Con vuestra gente en la grada
«El apoyo que tenemos con ellos es impresionante. Con ellos vamos de locales casi a todos los campos, sobre todo de la Comunidad. Ellos se merecen todo».

Marqués va con el primer equipo a Valencia
«Ya sabemos como es Marqués, es un pedazo de futbolista y es una gran ventaja que no esté».

Y de Rufino qué decimos?
«Le tendremos que vigilar bastante, porque seguro que se motivará en un partido así. Él pone muchas ganas a todo lo que hace y es seguro que lo va a dar todo».


Un puesto fijo… en el centro de la defensa es lo que parece haber conseguido Amaya en la segunda mitad de la temporada. Después de un comienzo de año irregular en el que frecuentemente quedaba fuera de las convocatorias, el cuatro rayista se ha hecho finalmente con la confianza del entrenador.

<