Principal > Opinión > El callejón del gato
Fotografía / Rayoherald.com

El callejón del gato

Alonso Quijano comparte una vez más con nosotros su particular repaso a la actualidad rayista. Esta vez sus notas nos llegan después de su tranquilo paseo por la calle Álvarez Gato, donde pudo saborear el domingo por la mañana las buenas sensaciones que dejó el Rayo Vallecano el sábado por la tarde.

¡Onéééééééésimo!

Comencemos por el palo para el club de mis amores y sinsabores. Anduvo lento y falto de delicadeza, con lo fácil que lo tenían. Había valido con un mensaje en el vídeo marcador (junto con la derrota del Betis, que habría encendido a las masas) o un simple recuerdo por la megafonía. Pues no, el romanticismo no se lleva ya. Hubo que esperar al descanso para que los Bukaneros lanzaran la oda a una magia en desuso, para que Vallekas en pie homenajeara al “chincheta” por todo lo que hizo por la franja. Ni antes ni después de él ha habido nadie igual. Fue un genio sin marcas de lujo ni peinados de moda. Bailó sobre una baldosa cual tanguero de la Boca.

Arribas veterano de guerra

A este chaval le cortaron el pelo y casi el futuro de mala manera el año pasado. Debutó en liga y Copa más que dignamente en un equipo que olía a podrido, y este año se está saliendo. Su ficha de la primera plantilla ha sido como un regalo para todos los rayistas, que aún viven acongojados recordando los dramas de un pasado no muy lejano. La dupla con Amaya y los tres partidos sin recibir un gol significan mucho para un equipo que se desangraba en defensa. Da gusto verle salir con el balón, tener visión a balón parado en ataque, y verle comerse un bocadillo de tortilla en la Ciudad Deportiva viendo a sus compañeros del Rayo B.

Deli lesión y selección

Me cuentan que contra el Huesca apoyó mal en un salto y siguió dando el callo. Este tío lo está dando todo y mucha culpa de ello la tiene Sandoval. Sabía que se quedaba sin ficha y que le habían ninguneado en Alicante tras ascender y aquí está, de nuevo en 2ª División. Pena de convocatorias de selección que nos lo quitan de entrenar con el grupo para no disfrutar de minutos con Montenegro. Si llega en condiciones para Alcorcón, que no es fácil, le esperan Inglaterra y Suiza, por lo que se perderá la visita del Villarreal B en Vallekas.

Nostalgia de Movilla

Me ha tocado el corazón, lo reconozco. De él escribo escuchando al gran Silvio Rodríguez cantando “De la ausencia y de ti”, y me viene a la mente el sabor a fútbol desgarrado y nostálgico de tiempos mejores. Ese es el Movilla que quiero, el del partido del Huesca, el que parece que no está pero lo hace todo bien. Malo es cuando todo pasa por él y aparece continuamente. Se ha buscado escudero de lujo y ha de lucrarse de él. Así sí. Su arte se destila por la sombra, en aspiraciones leves, casi anaeróbicas, con la cabeza alta y dejando que la pelota circule. Si entra la vaselina…

Sandoval y el callejón del gato

Cuando saboreaba el último pedazo de pan y queso del domingo voy y caigo en un zapping televisivo grotesco. Si Max Estrella levantara la cabeza vería la España que se desangraba entre lo grotesco y el esperpento en Marca TV. Entre Pipi’s, Kiko’s y García’s Caridad naufraga nuestro míster, no es su mundo. Cual Sálvame Deluxe o Tómbola del pasado, desfilan personajes que rozan el absurdo buscando la cámara que les enfoque, arañando un maldito “share” que les deje seguir chupando de un bote, sin saber ni quién juega en el rayito ni si el año pasado Sandoval ganaba o empataba en Móstoles. Malditos abrazafarolas.

<