Principal > Opinión > No se me alboroten
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

No se me alboroten

Es lo malo de jugar a las diez de la noche. Si ganas, te acuestas tranquilo, si pierdes, te llevas el cabreo a la cama calentito. Ningún rayista se fue a dormir ayer contento, ninguno, seguro. Por si fuera poco, según me acerco esta mañana a mi puesto de trabajo me encuentro el autobús del equipo esperando en la estación del AVE … alguno tenía que haber venido andando.

El experimento de la Copa salió mal, muy mal, y por desgracia terminó antes que los últimos años, porque tiene el Rayo cariño a este trofeo desde tiempo atrás, y ya Felines, Paquito, Camacho o Juande Ramos nos llevaron más o menos lejos. Ya sé que sabes que caerás más pronto que tarde, pero hay que reconocer que le ponemos algo especial, que gusta ese ambientillo copero nocturno entre semana, y por eso caer como se ha caído en Córdoba sienta mal, muy mal.

Y como llevo dos meses harto de la frase de marras del titular, que me taladra los tímpanos cada vez que entro en la web oficial, he decidido que me viene que ni pintada después del fiasco perpetrado en el Arcángel. Espero que nadie “se alborote” por la zona de las sillas mullidas y con reposabrazos de Arroyo del Olivar, porque lo vivido en la noche de ayer es tan simple como una derrota, sin más, no pasa nada ni tiene mayor importancia.

Otra cosa es que ese Sandoval que todos llevamos dentro analice la alineación y suenen ciertas alarmas. El mister se confunde con la posición de Yuma, igual que con la pareja de mediocentros en la noche de autos.

La “sandovalina” no llega a todos por igual o algo ha fallado a las primeras de cambio, porque la lista fue larga. Confundir el coraje y las ganas de Yuma, desesperado porque Pepe Díaz se tira al suelo una y otra vez, con estar a punto de pisarle la cabeza a un rival. Ver a Aganzo desquiciar por enésima vez primero a todo un estadio, luego al árbitro de la contienda y finalmente a tu propio equipo. Dejar la “lotería” de un penalti a un tirador de faltas con el empeine, para que Raúl Navas se tire al lado “natural” donde se habrían tirado el 95% de los porteros…

Lo de sacar una mezcla de cantera y jugadores no habituales para quitarlos en el descanso, y “meter” a los dos únicos delanteros que tiene el equipo, uno acelerado y sin apenas partidos, y otro con aún menos partidos y recién llegado de su semana internacional, acabó de la peor forma posible: rifando durante más de treinta minutos la pelota al cielo de Córdoba.

Repito, no se me alboroten, no pasa nada, y el rasponazo, que no herida, se cura en 48 horas contra el Tenerife en cuanto los Armenteros, Trejo y demás “jugones” se pongan el traje de faena, porque estos, asociados con “Beckenbauer” Coke te la lían seguro a la mínima. Pero no me negarán que lo de centrarse en la Liga, para luego decir que el objetivo es ir partido a partido y llegar a los 50 puntos, me suena a discurso facilón y cansino, porque yo lo que quiero es ver Vallecas a reventar contra el Getafe y recibir a los de la Castellana el domingo siguiente para llamar feo a Cristiano Ronaldo.

0 comments
<