Principal > General > Triunfo de peso

Triunfo de peso

Refrito de rayovallecano.es

Triunfo de peso del Rayo Vallecano en Alcorcón en una jornada en la que los de Míchel sacaron al fin el fútbol que atesoran.

Y lo hicieron ante un gran rival que buscó jugar al fútbol como no lo hacen la mayoría de los equipos de la categoría. El Rayo venció, pero el que ganó también fue el espectador que acudió al Municipal de Santo Domingo por el encuentro que presenció. Pocos son los días en los que los técnicos se sorprenden, pero hoy Míchel se sacó de la chistera la variante de Iznata como interior, que sumada al acierto y al juego de Collantes desarbolaron tácticamente al Alcorcón. Ante la baja de Luis y la falta de competición de Rodri, al fin de nuevo en la lista, el entrenador del Rayo optó por la pareja Míchel-Tébar en el medio con escasa distancia entre líneas para buscar la presión y así recuperar en zonas avanzadas.

Con las piezas ubicadas el encuentro comenzó de forma fulgurante.En el minuto uno Iznata cedía a Collantes que hacía trabajar de tiro raso a Raúl. El Rayo mostraba intenciones, pero los locales también hicieron lo propio tan sólo cinco minutos después. Kikín perdonaba el primero a puerta casi vacía tras una jugada de Barral que dejó al 19 sólo en boca de gol. El ritmo lo marcaban los sistemas, el balón corría y fruto de ello, en el 15 Iznata mandaba al palo de volea un gran servicio de Geni que mereció mejor suerte.

Iznata y Collantes desarbolaban desde la izquierda y de nuevo el hoy interior cedía a Míchel en el 29 un balón que bajaba el Niño con la espuela como tan sólo hacen los cracks, aunque la salida de Raul aceleró el remate de un balón que se fue por arriba. El gol era sólo cuestión de acierto y en el minuto 32 llegó no exento de polémica. Con un jugador tendido en la medular, Albiol controló sólo en la derecha y sirvió a Collantes que tan sólo la tuvo que tocar.

El gol, o mejor dicho la forma en la que se produjo calentó el partido y al Alcorcón que de nuevo volvió a aparecer en el 38 en una contra de Diego que Amaya salvó de forma magistral. Collantes no acertó en un mano a mano que él sólo creó a cinco para el descanso y casi ya en el descuento llegó el empate. En un balón en el que nadie acertó a tapar, Kikín desde la frontal batía a Alberto de tiro raso y cruzado desde la frontal.

Descanso y sensación de que jugando como se había hecho la victoria sería sólo cuestión de tiempo. Y así sucedió. Ya en la reanudación el equipo franjirrojo no esperó y en el segundo 25 Collantes volvió a desarbolar a todo el que se le cruzó en camino, para encontarse de nuevo con Raúl en otro mano a mano que logró abortar el guardameta local. El Rayo siguió insitiendo y sólo tres minutos después pudo al fin recoger su fruto. De la presión el la medular, Albiol recogió un balón que cedió a Geni en la frontal y que el asturiano sirvió en bandeja a Collantes para que machacara. Ahí sí golpeó el Rayo y sí lo notó el Alcorcón quizá como no lo había sentido en el primero.

Con la sensación de sentirse fuerte y hoy sí jugando como entrenan, el Rayo se fue a por la sentencia que no tardaría en llegar. En el 61 Collantes tocó de primeras para devolver asistencia a Geni que ante la salida de Raúl definió como los grandes. Un toque al que el efecto del bote envenenó.

El partido estaba cerrado a falta de media hora en las sensaciones que llegaban desde el césped, y sólo los guarismos finales eran la duda por decidir. De Gomar tuvo el cuarto en un gran remate que le sacó en el palo Raúl en el 73, pero fue Quero el que maquilló en el añadido el resultado final con un gol de habilidad y fe individual.

En definitiva, triunfo del Rayo a domicilio que junto a la derrota del Fuenla y el empate del Vecindario le dejan ya como quinto a sólo tres del play off y a su vez de la tercera plaza. El domingo en el Teresa Rivero, otra final ante el Leganés.

<