Principal > Opinión > Esto no termina aquí, amigos…
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Esto no termina aquí, amigos…

Se acabó el periodo de reflexión y con la nueva temporada llega el momento de tomar decisiones. Y la decisión está tomada: no ha llegado la última pantalla de Rayoherald.com y no es el momento de bajarse de la bicicleta. Alguna vez lo será, no hay nada parasiempre que dirían aquellos, pero no va a ser este verano.

Atrás quedan los lloriqueos y el cansancio acumulado de las cinco campañas anteriores. Habrá una sexta edición de Rayoherald.com y la habrá con todas las consecuencias, apretando el culo y subiéndonos a esa bicicleta virtual para atacar los puertos de montaña que nos esperan más empinados que nunca. El que quiera seguirnos que meta piñón grande y no se despiste, porque subiremos las cuestas a golpe de pedal, como dicen que hay que hacer.

Para los lectores que nos han contactado con palabras de apoyo e intenciones de colaborar el mensaje es claro: ¡¡muchas gracias!! La sola intención de querer hacer donaciones desinteresadas nos sobra para saber que estáis ahí fuera. Por eso hemos decidido correr este VI Tour de Vallecas… aunque tengamos que llegar arriba con nuestras propias barritas energéticas.

A partir de ahí, toda ayuda será bienvenida y agradecida. Para ello hemos lanzado la campaña de donaciones “Vitaminas para Rayo Herald” a través de la cual los lectores pueden realizar las aportaciones económicas que crean oportunas, desde pequeñas cantidades de ‘bebida isotónica’ hasta grandes inyecciones de ‘hematocrito en sangre’, si hay algún pudiente entre nuestros amigos. Tranquilos: nosotros no pasamos control antidoping.

Estamos seguros de que ese tipo de colaboración, como cualquier otra que nos facilite el trabajo diario -la administración de comentarios nos penaliza mucho, gracias por no abusar verbalmente y obligarnos a perder el tiempo en esa tarea tan absurda- nos dará ese plus de energía que a buen seguro nos hará falta durante la temporada. No podemos ofrecer nada a cambio más allá de una buena tarde de ciclismo delante del televisor.

Poco más que comentar amigos. Sin tiempo que perder nos agarramos al manillar y damos las primeras pedaladas sin esperar a nadie y sin dar cuentas a ningún jefe de filas, así ha sido siempre y así lo será hasta que colguemos las botas. El modelo de bicicleta se puede imitar, pero cuando se empina la carretera las piernas mandan y confiamos en tener fuerzas y vitaminas para acabar la etapa.

Redacción Rayo Herald

0 comments
<