Principal > Reportajes > Así será la Segunda B para el Rayo B /2

Así será la Segunda B para el Rayo B /2

El Rayo Vallecano B disputará este año la temporada más importante de su historia. Tras el ascenso conseguido el año pasado por los hombres de José Ramón Sandoval -ahora técnico del primer equipo- será José Manuel Jimeno el encargado de llevar a buen puerto la nave del filial vallecano en Segunda División B.

Nuestro colaborador José Antonio Duro presenta esta segunda entrega de un análisis detallado del complicado camino que tiene por delante el Rayo Vallecano B.

La peligrosa fauna de la zona media

Cacereño, Cerro Reyes, Alcalá, Montañeros y Lugo aspirarán por hacerse con las posiciones en mitad de tabla, buscando muchos repetir los éxitos del año anterior y otros asentarse en la categoría en su segundo año de participación. Quizá sea el Lugo el más capaz para dar un paso hacia adelante tras cinco temporadas consecutivas en la categoría.

Mención especial merece el Montañeros de A Coruña, un equipo humilde que ha conseguido que se le trate como a uno más entre los equipos de la categoría. Esperemos que el segundo año no le pase factura y que el Elviña Grande vuelva a ser un fortín. Otro estadio que puede hacer las veces de fortaleza es el José Paché del pacense barrio de Cerro de Reyes, club singular que verano tras verano suele ser una auténtica incógnita.

Alcalá y Cacereño, expertos en situaciones difíciles, continúan con sus esquemas del año anterior, han renovado las columnas vertebrales de sus equipos y han reforzado las posiciones que más necesitaban apuntalar. Tanto los del Henares como los cacereños se han hecho con los servicios de varios jugadores de su zona (Jacobo y Joaqui o Mario Carrizosa, Arturo y Fran Miranda) y en el caso específico del Alcalá siguen sacando partido a sus buenas relaciones con el Córdoba.

Para Badajoz y Extremadura nada les será desconocido en la 2ªB. Han tardado cuatro y tres años respectivamente en volver, la mitad de sus plantillas están remozadas y la otra mitad continúan tras renovar. Sería importante que los jugadores que el año pasado consiguieron sacar a estos equipos del pozo no notasen demasiado el cambio de categoría.

Muchos filiales se esperan en la parte baja de la tabla

En el vagón de cola, aunque suelen ser una incógnita, colocaremos de inicio a los filiales de Celta, Dépor, Rayo Vallecano y Getafe. Todos ellos se han reforzado con chavales jóvenes –aunque ya con experiencia– para coger el ritmo lo más rápido posible.

Los que crean más dudas son los dos últimos debido a su reciente debut en la Segunda B. Esperemos que no les cueste adaptarse a una categoría tan exigente. A buen seguro un buen comienzo será clave para ambos conjuntos.

El que sí parece avocado a la zona baja de la tabla es el modesto Coruxo. Quizá los entendidos lo vean así debido a su modesto presupuesto, su plantilla completamente renovada -con refuerzos procedentes de la Tercera gallega- o su nulo nombre en el panorama futbolístico nacional. Aún así, lo que la gente no sabe es que ascender les ha costado seis años y no van a tirar la categoría por la borda a las primeras de cambio. El campo de O Vao se encargará de dictar sentencia a medida que avance la temporada.

<