Principal > General > Un Negreira negado sucumbe ante el Rayo

Un Negreira negado sucumbe ante el Rayo

Refrito de www.elcorreogallego.es

«En fútbol, el gol es el que marca la diferencia y el que te da la posibilidad de ganar. En ese sentido, estamos en inferioridad», dijo ayer Gelucho, técnico del Negreira, tras el partido. Y es el resumen perfecto para aclarar qué le pasa al Negreira, por qué está cediendo terreno en su carrera hacia la salvación. Ayer, el cuadro de Gelucho sumó otra derrota contra el gol.

Aunque hay más, naturalmente que hay mucho más. Sobre todo en partidos como el de ayer, en el que hay tanto que contar: que el árbitro fue protagonista principal, que el García Calvo tuvo una excepcional entrada y la voz de los radicales del Rayo fue la que más se escuchó, que el Negreira tampoco pudo jugando contra diez desde el minuto 15, ni contra nueve desde el 87, que Michel, técnico del Rayo, fue expulsado por protestar y después debió hacerse cien fotos, el precio de la fama…

Y es que llegaba al García Calvo el Rayo de Michel, de la presidenta Teresa Rivero. Pero lo fundamental: sobre el campo estaban jugadores con nombre: Michel, Geni, Armentano. Aunque el Rayo sólo fue superior al Negreira en que metió un gol… en el que Mainz, primero, cargó a Pablo en el área pequeña (falta) y Geni marcó después.

Eso sucedió cuando el Rayo ya jugaba con diez por expulsión de Tébar, que hizo dos faltas tontas en el centro del campo. A pesar de eso, el Rayo mandó en la primera parte, mal síntoma para los locales. La segunda parte, eso sí, fue entera del Negreira, que jugó con criterio… pero sin gol, aquí no hay quien marque.

Teresa Rivero paga el pase a sus «ultras»

Media tribuna del García Calvo se reservó ayer para acoger a los aficionados del Rayo Vallecano. Acudieron unos 300, de peñas como Bucaneros, Sancionados o S­ección almuerzo. Y se dejaron notar con sus cánticos durante todo el partido. Aunque algunos no entraron hasta bien avanzado el partido. Los radicales rayistas dejaron claro el motivo: los 20 euros que costaba la entrada. «Veinte euros vale tu p… madre» o el clásico «Manos arriba, estos es un atraco» fueron sus cánticos.

Aunque el momento que eligieron para iniciarlos, el minuto de silencio por la muerte de la madre del directivo del Negreira, José Ferreiro Mariño, puso en evidencia su falta de respeto por todo. Unos cien se quedaron inicialmente fuera, donde hubo una fuerte discusión, pero hasta la esquina del campo acudió Teresa Rivero, la presidenta del Rayo, para comprometerse a financiar la mitad de su entrada: los ultras sólo pagaron diez euros. Y asunto solucionado.

<