Principal > Primer Equipo > La política del coste cero congela el mercado de Segunda
Fotografía / alfinaldelapalmera.com

La política del coste cero congela el mercado de Segunda

Apenas faltan días para que el primer equipo del Rayo Vallecano vuelva a los entrenamientos y dé comienzo la pretemporada. ¿Caras nuevas? El técnico y unos cuantos canteranos. De momento, el equipo franjirrojo no se ha reforzado este verano y no es el único en Segunda.

Nombres han sonado (Javi Fuego, Kike Mateo, Samuel, Brayan Angulo…) pero por ahora ninguno ha firmado con la entidad de la Avenida de la Albufera. El secretario técnico, Felipe Miñambres, ya dejó claro que la política a seguir por el club es la del «coste cero», es decir, firmar solamente jugadores que lleguen con la carta de libertad.

Esto sólo deja abierta la puerta de entrada al Rayo a futbolistas descartados por sus equipos, que hayan finalizado contrato o cesiones. A diferencia de otros años, los descartes de los equipo de Primera no han sido ni numerosos ni de destacada calidad. Se plantea entonces la duda de si lo que deja el mercado mejoraría la plantilla actual o de si es el tiempo de los canteranos, de coste mucho inferior.

Pero el conjunto de Vallecas no es el único que no ha incorporado a jugador alguno hasta ahora. En Las Palmas y Numancia tampoco ha habido novedades y son numerosos los equipos que apenas han firmado unas pocas caras nuevas. Son excepcionales los casos del nuevo Betis de Mel, que sí se puede permitir el fichaje de jugadores, como hasta el momento ha hecho con Jorge Molina (1,8 millones de euros), Salva Sevilla (200.000 euros) o Momo.

Evolución en el modelo de negocio del fútbol

¿Estancamiento o evolución? La difícil situación económica de muchos clubs -o incluso la situación estable de algunos de ellos, sin ánimo de arriesgar su futuro- está condicionando los movimientos de jugadores entre equipos. Lo que la gran mayoría ve como el desastre derivado de la crisis económica y del actual modelo de negocio dentro del mundo del fútbol podría reconducirse hacia una nueva política a seguir por los equipos más modestos.

Ésta pasaría por apostar de verdad por el fútbol base y sanear las cuentas de los equipos antes de adquirir nuevos fichajes. El espejo donde mirarse a gran escala podría ser el Barcelona, donde la cantera ha dado unos resultados magníficos y han permitido al equipo no sólo girar sobre un concepto de fútbol sino reforzar sus filas en casos puntuales y con futbolistas de categoría.

<