Principal > Opinión > El siglo XIX en el siglo XXI
Fotografía / Rayoherald.com

El siglo XIX en el siglo XXI

No pasa inadvertido a cualquiera que se mueva en este mundillo que las mentes privilegiadas de influyen en el área de comunicación del Rayo Vallecano de Madrid están más cerca del siglo XIX que del siglo XXI.

Evidentemente no hablo de los mensajeros que trabajan en el club, primeros sufridores de semejante película costumbrista. Bastante tiene Bea con pegarse con el segurata de turno para poder hacer una entrevista al terminar del partido, como si la pobre fuera a hacer algo malo. Una pelea que por cierto tenemos que sufrir todos para conseguir una miserable imagen de lejos, mientras el fotógrafo oficial del club tiene patente de corso para ocupar una posición privilegiada fuera del cordón de seguridad. Comprensible pero reprobable.

No señores. Yo hablo de aquellos entes que se empeñan en mantener un control torticero de la información corporativa del club. Hablo de esos que han quedado en evidencia tras manejar de aquella manera la noticia de la contratación de Sandoval, poniendo nuevamente de manifiesto estas ganas enfermizas de filtrar la información en una dirección específica, con llamadas a unos y miserables silencios para otros.

Y es que esta publicación no fue informada de la noticia, cuando sí que lo fueron el resto de medios deportivos con llamadas subrepticias y saltándose sin ningún escrúpulo la R en los contactos. Pero tranquilos, no era necesario, manejamos nuestras propias fuentes. La policía no es tonta; son muchos años de cuartel y de botas gastadas recorriendo campuchos en Segunda B.

Si algo nos da haber sido el medio rayista de referencia en Internet durante los últimos cinco años es un cierto punto de credibilidad, no sólo entre los lectores, sino también entre los compañeros de otros medios, con los que tenemos una excepcional relación profesional y -porqué no decirlo- también personal.

A estas alturas todo el mundo sabe dónde ir y a quién preguntar cuando se quiere conocer la verdad. Se sabe eso y más… se sabe que esta publicación es un granito de crítica y pensamiento independiente en el santo culo rayista, un grano muchas veces necesario, por cierto, para desenmascarar el vergonzante tratamiento de los asuntos de estado que tienen en Payaso Fofó. Como me huele a siglo XIX en el siglo XXI.

0 comments
<