Principal > Opinión > Un funambulista que necesita a su afición
Fotografía / Rayoherald.com

Un funambulista que necesita a su afición

Vengo de la Fuente de la Asamblea. Me he vuelto a emocionar al comprobar en primera persona como el rayismo ha homenajeado al “Baby Rayo”, ese grupo de chavales que ha conseguido hacer historia. Sólo ver esa pancarta con la leyenda “Vosotros sois nuestro orgullo” colgada de la verja que rodeaba la fuente daba significado a un homenaje que el club tenía que haber adelantado para evitar la “desconexión” de algunos aficionados. Cánticos, abrazos, aplausos… otra vez esta afición volcada con su club, un club que tiene al primer equipo como referencia.

El Rayo Vallecano decidió entrar en el Circo hace ya unos cuantos meses. Y dejo escrito que el Rayo Vallecano son todos, desde su Dirección hasta el último empleado, que además siente ese escudo como una parte de su propia vida. No me apetece entrar en detalles, no quiero remover la mierda. Lo único que deseo es que ese funambulista que lleva caminando por la cuerda desde hace varias semanas aguante de pie tres jornadas más. Porque la cuerda se va haciendo cada vez más pequeña. Porque debajo no hay colchoneta. Porque no quiero que el Rayito se pegue otra leche que le provoque politraumatismos que le obliguen a entrar otra vez en la Unidad de Vigilancia Intensiva.

Hace 10 minutos he tirado la calculadora por la ventana (espero que no haya caído en la cabeza de nadie) porque me he agobiado haciendo cuentas, cuentas, recuentas y más cuentas. Ya sé que unos cuantos rivales se enfrentan entre sí. Ya sé que con tres puntos más puede bastar para amarrar la permanencia (mejor sacar cuatro, por si las moscas). Ya sé que la gente me dice que “cómo va a bajar el Rayo, ya verás como al final se salva…”. Lo sé todo, y sin embargo soy incapaz de sacudirme el acojone. Perdón por utilizar esta palabra, pero hay veces en la vida que cualquier otra palabra no expresa ni una cuarta parte de lo que uno quiere decir. Si al Rayo se le ocurre pinchar contra el Córdoba, y con una salida al Rico Pérez antes de recibir al Recre en una última jornada taquicárdica… ¡¡Bufffffffff!!

Me gusta que el club haya interpretado bien lo que se juega el Rayo este domingo. Regalar dos entradas para cada abonado es una excelente iniciativa. Hay que llenar Vallecas. Hay que crear el ambiente de las grandes ocasiones. “Vallecanfield” tiene que rugir para llevar en volandas a unos jugadores que se tienen que dar cuenta de que este equipo no puede volver al pozo. Es un partido más importante que el de Eibar, que el de Benidorm, que el de Zamora, que muchos de los que se han jugado en los últimos tiempos. Porque a medio plazo lo que anhelamos es que nuestro funambulista se mantenga erguido. Allí estará Vallecas entero para sujetarle cuando se le doblen las rodillas. Pero que no se caiga. Ya habrá tiempo este verano para que ese funambulista franjirrojo abandone de una vez por todas el circo.

<