Principal > Primer Equipo > Tiro al palo en Vallecas
Fotografía / Rayoherald.com

Tiro al palo en Vallecas


Empate sin goles entre Rayo Vallecano y Salamanca en el Teresa Rivero. Los postes de la portería charra fueron los protagonistas del encuentro, al estrellarse el equipo franjirrojo en cuatro ocasiones contra ellos. Los de Felipe aún no tienen la permanencia asegurada y sólo 4 puntos les separan del descenso.

Cuatro balones a la madera en la primera mitad

La vía rápida no parece la elegida por el Rayo Vallecano para asegurar su tercera campaña consecutiva en Segunda. El conjunto rayista se medía al rival teóricamente más flojo de los que le restan en esta recta final de campeonato y una victoria les dejaba con la salvación prácticamente en sus manos. Pero no. Los franjirrojos olvidaron afinar su puntería y sólo lograron sumar un punto ante un Salamanca que tendrá que sudar sangre para permanecer en la categoría de plata.

Piti regresó al once titular y Jofre, recuperado de sus molestias, retornó a su banda izquierda tras perderse el partido en Soria. El equipo de Felipe tardó en asentarse en la calurosa tarde vallecana. El Salamanca del ex entrenador rayista Jorge D’Alessandro se hizo en los primeros compases con el dominio del partido y todo apuntaba a que los franjirrojos volverían a regalar minutos a su rival.

En la banda derecha, el visitante Perico fue una pesadilla para la defensa rayista. El jugador charro deleitó a la abundante afición salmantina desplazada al estadio vallecano con una gran jugada por la banda derecha que supuso la primera ocasión de los suyos, repelida por Coke en primer lugar y por Dani a posteriori.

El control del partido le duró al Salamanca un cuarto de hora. A los 16 minutos Rubén Castro levantaba a los seguidores locales al estrellar un balón en el larguero. El jugador canario tiró una pared perfecta con Susaeta y se plantó delante de Biel Rivas, escorado hacia la izquierda y optó por picar suavemente el balón pero el travesaño se convirtió en el obstáculo definitivo del que podría haber sido uno de los goles del año en Vallecas.

A continuación sería Piti quien confirmó la buena entonación de los rayistas y lo intentó desde la frontal. Sin embargo, el poste izquierdo de la meta visitante se cruzó en su camino. El conjunto franjirrojo trató de hacer daño por los costados salmantinos, especialmente por la derecha, donde el visitante Zamora se las vio y se las deseó para frenar a los rayistas.

La insistencia local volvió a darse de bruces contra el palo del Salamanca. En esta ocasión fue Susaeta quien en el minuto 40 rozó el gol. Su disparo cerró los 20 mejores minutos del equipo en los últimos meses. El Rayo fresco e incisivo de tiempos pretéritos parecía haber vuelto. No obstante, el equipo de D’Alessandro no se amohinó y a punto estuvo de adelantarse en su oportunidad más clara, también rechazada por el palo. Perico servía un balón precioso a Salva Sevilla pero la madera de la meta de Dani frustaría la ocasión al borde del descanso.

Partido menos vistoso en la reanudación

Tras la reanudación el partido perdió viveza. Salva Sevilla puso el gol en las gargantas de los aficionados charros tras ejecutar una falta que se fue desviada por centímetros. El siguiente en atacar fue Rubén Castro, quien volvió a tener un mano a mano con Biel Rivas. Adivinen quién impidió el gol rayista. Sí, el palo.

Los cambios comenzaron a sucederse. Jofre dejaba su puesto a Quero mientras que Piti, de más a menos durante el partido, fue sustituido por Pachón. En el Salamanca Álvaro y Toti abandonaron el césped por Endika e Ikansola. Este último tuvo 7 minutos de tan locos como pésimos: el jugador nigeriano sería expulsado tras dos duras entradas a destiempo y sin mucho sentido.

Diez minutos restaban para el final del encuentro y tal y como sucediese en Soria, el rival de los vallecanos los jugaría en inferioridad numérica. Sin embargo, ni el activo Rubén Castro ni Rubén Reyes, que disputó los últimos cinco minutos del encuentro, lograron aprovechar sus ocasiones. Pitido final y a esperar mejores resultados en las cuatro finales que quedan ya que son sólo 4 los puntos que separan al Rayo del descenso. A sufrir y pelear toca.

<