Principal > Primer Equipo > La salvación tendrá que esperar
Fotografía / Rayoherald.com

La salvación tendrá que esperar


El Rayo Vallecano volvió a conocer la derrota tres jornadas después al caer en el Teresa Rivero ante el Gimnástic de Tarragona (2-3). Susaeta adelantaba a los franjirrojos de falta directa, pero pronto Morán igualba el encuentro. Al filo del descanso aparecería uno de los protagonistas de la noche. El colegiado Bernabé García expulsaba a Pelegrín en la falta que propiciaría el segundo tanto visitante. Ya en la segunda mitad el Rayo se quedaba con nueve y el Nástic aumentaba su ventaja, que sólo pudo ser reducida gracias a un gol de Movilla.

El objetivo de la permanencia se prorroga por unas cuantas semanas más. Una victoria hubiese dejado al Rayo con la salvación a tiro de piedra, pero tropezó en su intento de batir al Nástic. Cierto es que recibió un empujocito, lo que vendría a llamarse en el argot futbolístico «carga ilegal», del árbitro Bernabé García. El juego de los de Miñambres volvió a ser racheado y poco firme, aunque creciente en entrega según se complicaban las cosas sobre el campo.

Lesión de Piti y gol de Susaeta

De nuevo saltó a su propio campo un equipo sin mayores argumentos a la hora de elaborar juego. Para colmo, el hombre en teoría más brillante del once rayista, Piti, caía lesionado a las primeras de cambio. Susaeta fue su sustituto y el propio ’14’ sería el encargado de inaugurar el marcador. El jugador vasco acertó en un lanzamiento de falta que no tuvo problemas a la hora de superar a una barrera fatalmente colocada.

Pero la ventaja poco duraría a los locales. En el minuto 21, el mejor de los tarraconenses en la noche vallecana, Morán, pondría la igualada tras encarar no sin una pizca de suerte a Dani. El visitante aprovechaba así una asistencia de la otra pesadilla para la zaga rayista, el veterano José Mari, y un error de colocación de Coke, que rompía el fuera de juego.

El partido entró en una fase sin dueño alguno tras la igualada. José Mari seguía llevándose todo balón que los suyos bombeaban rumbo a la frontal del área local mientras que por enésima vez en la temporada el Rayo pretendía que la espontaneidad le iluminase para venirse arriba.

Bernabé García se convirtió en protagonista

Con el partido navegando sin una dirección definida, sería el colegiado Bernabé García el que entrase en acción. En el minuto 40 expulsaba a Pelegrín con roja directa por una entrada a Morán. El defensa se lanzó a por todas en una entrada demasiado fuerte, pero el balón se dirigía hacia el córner y una amarilla habría sido suficiente. Sin embargo, el árbitró consideró que Morán encaraba a Dani y mandó al central a los vestuarios. A todo esto su asistente, perfectamente posicionado, ni levantó el banderín y había mandado seguir la jugada.

Campano tuvo la suerte de cara y en el lanzamiento de la falta encontraría el gol tras rebotar el balón en la espalda de Jofre con la barrera totalmente abierta. También de rebote y por protestar le llegaba la primera amarilla a Ángel, que sería expulsado por doble amonestación en los primeros compases de la segunda parte. Para colmo Pachón insistía en hacer mayor el daño y también protestó la acción al colegiado, viendo su quinta amarilla y cuasando baja para el próximo compromiso rayista en Anoeta.

Ángel y Felipe Miñambres, también expulsados

A la salida de los vestuarios Rafa García entraba por un Jofre al que apenas se le vio en la primera mitad. Quien primero avisaría en la segunda parte sería el equipo grana, de azul en Vallecas, cuando Morán marraba una buena jugada de José Mari. El Rayo intentó responder y pareció espabilarse, pero de nuevo se topó con el árbitro. En esta ocasión dejaría a los franjirrojos con otro hombre menos al ver Ángel su segunda amarilla por una mano de dudosa intencionalidad.

El colegiado castigó en exceso la acción mostrando un doble rasero que indignó a los aficionados. Y es que en el primer minuto del encuentro optó por ignorar una acción similar dentro del área visitante que hubiese supuesto penalti. Las aireadas protestas mandaron igualmente al técnico local, Felipe Miñambres, a la grada.

El Nástic tenía la oportunidad perfecta para seguir siendo el mejor equipo lejos de su estadio y no quiso desaprovecharla. Tomó el balón y tras una buena triangulación, Campano ponía un balón perfecto para que José Mari culminase su actuación con un gol. Era el minuto 24 del segundo tiempo y aquello prometía ser un vía crucis para el Rayo hasta el final.

Nueve jugadores y tres delanteros

Con Aganzo ya sobre el césped, los locales se lanzaron a la desesperada sobre la meta de Rubén Pérez. Movilla quedaba como único mediocampista en un 4-1-3 que parecía de locos. Y fue precisamente Movilla el que se encargó de volver a encender a los franjirrojos. El madrileño se sacaba de la nada un gran tiro cruzado con su pierna izquierda desde la frontal para acortar distancias. Uno de los mejores goles que se han visto en el presente año en Vallecas.

Aún restaba un cuarto de hora y el milagro podía llegar. Mas no llegó. Con un árbitro sembrando el horror en gran parte de sus acciones, un Nástic que desaprovechó numerosas ocasiones para finiquitar el encuentro y un Rayo totalmente volcado con más ímpetu que ideas, el encuentro se acabó consumiendo de la forma más emocionante posible.

Escándalo arbitral en Vallecas con un equipo que dio la cara en los peores momentos pero que volvió a dejar sensaciones turbias cuando el partido no pintaba tan mal. La permanencia aún queda lejos y estos momentos de desconexión pueden costarle muy caro a los franjirrojos, que llevan camino de conseguir que la salvación sea catalogada con un verdadero éxito esta temporada.

Rayo Vallecano: Dani, Coke, Pelegrin, Tena, Albacar, Piti (Susaeta, min. 8) (Aganzo, min. 67), Ángel, Movilla, Jofre (Rafa García, min. 45), Rubén Castro y Pachón.

Nastic de Tarragona: Rubén Pérez, Medina, Mairata, Jorge, Cherfa, Campano, Pablo Barros (Dani Bauza, min. 70), Miguel Ángel, Vicente (Alex Cruz, min. 45), Fernando Morán y José Mari (Rubén Navarro, min. 78).

Goles: 1-0, min. 19, Susaeta; 1-1, min. 21, Fernando Morán; 1-2, min. 43, Campano; 1-3, min. 70, José Mari; 2-3, min. 76, Movilla.

0 comments
<