Principal > General > El Rayo vuelve a atascarse y se aleja del ascenso

El Rayo vuelve a atascarse y se aleja del ascenso

Refrito de as.com

Míchel, el entrenador del Rayo, debió cambiar de semblante cuando se enteró de que no podría contar con el otro Míchel, el jugador. El centrocampista había sido padre apenas seis horas antes del encuentro, había pasado la mayor parte de la noche en el hospital y no se encontraba en la mejor disposición para acudir a Vallecas.

El técnico, tenía una buena razón para preocuparse, porque Míchel, el jugador, es una de las mejores armas del Rayo cuando éste se atora en el juego. La zurda del centrocampista suele ser precisa en las acciones a balón parado y de ella nació, por ejemplo, la acción que desatascó el choque ante el Móstoles una semana antes.

El Rayo empezaba mal y terminó peor. Sí, el juego de la primera parte fue de aprobado, pero el de la segunda rayó el suspenso. El control del centro del campo no fue suficiente para sacar el resultado adelante porque el equipo de Vallecas falló, y de qué manera, en la definición. Acercarse al área de Moncho no le costó en exceso, tener opción de disparo, tampoco. Otra cosa fue la puntería.

Sólo Amaya al rematar de cabeza el saque de un córner estuvo a punto de marcar. El balón superó a Moncho, pero entonces apareció Seoane para sacarlo de la línea de gol. El Rayo tiene ahora los puestos de playoff a siete puntos.

Míchel: «Sin remate no se gana»

«La única valoración que se puede hacer del partido es negativa. Contábamos con ganar, pero, a diferencia del partido anterior, no acertamos con las ocasiones. Hicimos una primera parte muy buena, aunque en la segunda nos costó más. Aún así el Rayo fue superior y tuvo oportunidades de gol, pero sin pausa y sin remate es difícil ganar. Su portero tuvo poco trabajo porque nuestros disparos no fueron entre los tres palos, todo lo contrario que siete días antes».

Tomé: «El Rayo nos echó atrás»

«Estoy contento porque Vallecas es un campo difícil y lograr un punto ante un histórico como el Rayo es para estar satisfecho. Mi equipo no estuvo falto de ambición, sino que el Rayo jugó bien, subió por las bandas, se adueñó del centro del campo y nos empujó atrás, por lo que hubo que defenderse. El Rayo y el Pontevedra son los dos mejores equipos de la categoría y los que mejor juegan suelen estar arriba, aunque en Segunda B, quizás cambia la situación».

<