Principal > General > Armentano descongestiona el atasco en Vallecas

Armentano descongestiona el atasco en Vallecas

Refrito de as.com

Bienvenidos a Segunda B, una categoría en la que prima la practicidad sobre la estética, el resultado sobre cualquier otra consideración. El Rayo cambió en esta ocasión su habitual intención de tratar de hacer un fútbol vistoso para el espectador por ser efectivo. Tanto que tan sólo generó dos ocasiones de gol en todo el encuentro, pero fueron suficientes para anotarse la victoria. Una la finiquitó Armentano al marcar de cabeza un servicio de Míchel en el lanzamiento de una falta. La otra, la finalizó De Gomar con un disparo al larguero de la meta de Pagola.

El balance, pobre, tiene dos lecturas. La primera, que el equipo de Míchel aplicó la medicina que le ha tocado tragarse contra su voluntad más de una vez. La segunda, que eso no siempre sale bien.

El Móstoles, mucho más modesto en sus intenciones, se conforma con menos, pero eso no provoca un decrecimiento en sus argumentos futbolísticos. El cuadro azulón supo tapar bien las bandas, controlar el juego aéreo rayista y hasta acercarse al área de Alberto. Sólo le faltó tener acierto en el remate. Y aún así, el guión del encuentro podría haber cambiado en su final si Afonso Suárez, el árbitro del encuentro, hubiese vista la mano con la que Armentano despejó el balón dentro de su área en tiempo ya de prolongación.

Míchel: «Lo mejor fue resolver»

«Este ha sido un partido típico de Segunda B y no creo que mi equipo juegue así. Nuestra fórmula es distinta, aunque, sin que sirva de precedente, lo que importaba eran los puntos. No ha sido un encuentro para tener en cuenta. Lo mejor ha sido resolver así tal y como estaba el partido. En esta ocasión hemos sido resultadistas. El Móstoles nos lo puso difícil. Le faltó creérselo, porque no pensaba que le íbamos a dar tantas facilidades. En el primer tiempo jugamos sin orden y con aceleración».

Álvarez: «Hubo poca diferencia»

«El hecho de que hubiese tan poca diferencia entre el Rayo y el Móstoles dice mucho de mi equipo. Mis centrales cobran treinta mil pesetas y supongo que los delanteros del Rayo rondarán los treinta millones. No fuimos a por el empate a cero, sino a presionar arriba, pero el Rayo tiene jugadores de mucha calidad. Aún así no nos superaron y sólo nos ganaron en una falta lateral. Mis jugadores me dicen que hubo un penalti claro por mano en el área rayista».

<