Principal > Reportajes > La pegada del «killer» /3

La pegada del «killer» /3

Ni un gesto torcido ante los cambios en el césped, ni un ademán de rebeldía que manche su sonrisa, juega cuando le dejan, rinde al 100% y se le atisba cierto aire de inconformismo por no poder aportar más desde dentro. Por desgracia, cuando no esté se le echará de menos… otros ya le echamos de menos aunque no se haya ido.

Alguna manía o extravagancia…
«Pues la verdad que ninguna. Soy de los que piensa que el trabajo es fundamental y que todo se puede conseguir con insistencia. En esto los Ruiz Mateos nos insisten mucho cuando hablamos. Ellos nos dicen que para nada han sido unos privilegiados ni una mentes fuera de lo normal, y que a base de trabajo y más trabajo han conseguido tener lo que tienen y llegar a donde están».

Un vicio que no pienses dejar…
«El deporte. Pero ya no te hablo del fútbol ni a nivel profesional, hablo del deporte en general. Claro que seguiré jugando al fútbol mis pachangas de veteranos, pero me rodea una “panda” de amigos muy amantes del snow, de las motos, de las caminatas, de andar en bici por ahí… y estoy seguro que voy a darle mucha “caña”».

Alguna locura por amor…
«¡Toma ya! Pocas, porque mi primer gran amor es mi mujer, la conozco de toda la vida, nos casamos, nos queremos mucho, tenemos dos hijos maravillosos, vivo de lo que me gusta, tengo una familia muy unida, ¿Qué más puedo pedir a la vida?».

Dentro de 100 años, ¿Qué frase va a resumir tu vida?
«¡100 años! ¿Dónde estaremos? ¡Jóder! Creo que en el campo y en la vida no me gustaría pasar desapercibido, siempre hay que aportar algo, los amigos, la familia… lo único que no quiero es pasar de puntillas por la vida sin más. Estoy seguro que un grupo de personas, aunque sean pocas, se acordarán de mí, y sabrán que lo he intentado todo y aunque sea una me quedaré satisfecho».

Un momento deportivo que te haya marcado…
«Es curioso, pero hubo un partido en el Bernabéu contra la pobreza, entre lo que se llamó los “amigos de Zidane” y los “amigos de Ronaldo”, donde me llevaron entre tanta gente que no sólo era del fútbol, si no también de otros deportes, del tenis, de la Fórmula 1, y decir que estuve allí es algo especial y que recordaré siempre».

Sin qué no puedes vivir…
«Primero sin mi familia. No me veo sólo en la vida sería incapaz de irme sin ellos. Y sin el fútbol, claro. Si no lo tuviera, me lo buscaría donde fuera».

¿Qué tal duermes después de un partido como el del Celta?
«Más que no dormir, que lo hago en cuanto “caigo”, el problema es quedarse dormido. Le doy muchísimas vueltas (vuelve a salir el partido, el penalti fallado, el gol a Dani,…), hago mucha autocrítica, aunque no haya jugado ni un minuto, me tiro dos o tres horas dándole a la cabeza, y especialmente a la situación que estamos viviendo. Al final lo que deseas es que se haga de día y volver a ir a entrenar, pensar en el siguiente partido. Soy una persona muy positiva y creo que de nada sirve darle muchas vueltas».

¿Eres “cocinillas” o no pasas de hervir pasta y dar al reloj del microondas?
«Nada, poco más que eso… ¡bueno, me gusta mucho hacer ensaladas, mezclar ingredientes, probar cosas! Si te soy sincero, paso poco por la cocina…».

¿Qué espinita clavada tienes en el corazón?
«Nunca sabré que habría pasado si no hubiese tenido las dos lesiones que tuve. Ahora estoy muy bien físicamente, pero dos lesiones del ligamento cruzado en la misma rodilla no son nada buenas para un futbolista. Estoy seguro que estaría aún mejor y me queda la duda de donde podría haber llegado en el fútbol. Debuto en 1ª división con treinta partidos, me lesiono, me tiro casi una temporada en blanco, vuelvo a debutar en 1ª y a los veinte partidos me vuelvo a romper de nuevo…».

Tu día más feliz vestido de corto y fuera del fútbol…
«De futbolista, sin dudas fue mi debut con el Valladolid en 1ª división en un partido en Son Moix contra el Mallorca en el año 2000. Fuera del fútbol, cuando tuve mi primer hijo, porque de repente me hice mayor, tenía 25 años y nadie te explica de que va esto de ser padre, y te ves ahí con la criatura hecho un chaval aún».

Fuera del fútbol, ¿Entras más por la izquierda o por la derecha…?
«No me va nada el rollo de la política y soy de los que cojo el atajo más rápido y la vía más corta. Te diría que me voy hacia el centro para llegar antes a resolver las cosas. No me gusta bordearlas y prefiero las cosas claras aunque a veces le pueda molestar a la gente».

¿Se arregla antes la crisis de España o la del Rayo?
«¡Espero que la del Rayo mucho antes! Además estoy seguro que va a ser así, porque además es más fácil de resolver. La nuestra la tenemos que arreglar ya este fin de semana, y la del país me encantaría que también, pero lo veo más complicado».

¿Ganáis tanto dinero los futbolistas como se cuenta por ahí?
«Este es un tema delicado, porque claro que ganamos mucho más que un trabajador normal que dedica muchas más horas al día que nosotros. De esto tengo muchas discusiones y me encanta decirlo: A nadie que le ofrecieran un dinero desorbitado por hacer su trabajo iba a decir que no, todo el mundo diría que sí, si además es el trabajo que más te gusta hacer… ¿Qué está bien o mal ganado? Creo que nadie regala nada, si te lo pagan es que lo generan y lo tienen los dueños de los clubes».

¿Duelen más las patadas de la vida o las de los defensas?
«¡Sin duda las que te da la vida! El dolor en un campo de fútbol es sólo dolor pasajero y te dura unos minutos o unos días, o unos meses si es una lesión grave, que esas sí que son patadas de la vida».

Fuera del fútbol, ¿A quién no has conseguido regatear todavía?
«¡A mi mujer! No hay forma de pasarla por ningún lado. Son siempre más listas que nosotros, se salen con la suya siempre aunque creas que no es así. ¡Siempre tienen la razón y nos tienen trincados! Hay que reconocerlo, somos todos un poquito “calzonazos”».

De no haber sido futbolista…
«Estoy seguro que seguiría de “cromador” en el taller, sin duda. Yo vivía muy a gusto y me costó mucho decidirme por el fútbol. Tendría una vida tranquila con mi trabajo y los fines de semana metería mis “golitos” en alguna pachanga de amigos».

0 comments
<