Principal > Primer Equipo > Miñambres habla claro en una larga rueda de prensa
Fotografía / Rayoherald.com
Fotografía / Rayoherald.com

Miñambres habla claro en una larga rueda de prensa

Rueda de prensa larga y tendida de un Felipe Miñambres que habló de manera muy clara sobre los problemas que tiene el Rayo Vallecano. El técnico del conjunto franjirrojo insistió en la importancia de no bajar los brazos y evitar lamentarse cada vez que no salen las cosas. Además, reconoció que su orden desde el banquillo era que Edu Albacar fuera el encargado de lanzar la pena máxima que finalmente terminó fallando David Aganzo.

¿La racha no mejora. Se escapan tres nuevos puntos de manera casi increíble?
“Sí, al final ellos han tirado una vez y media a portería. Nos han llegado dos veces, la del primer gol de Cellerino y la segunda por un error nuestro. Nosotros no hemos estado afortunados en la primera parte, aunque hemos hecho tres o cuatro ocasiones de gol claras. En la segunda hemos salido mucho más enchufados, más intensos, más agresivos, con menos miedos. Hemos logrado empatar rápido y hemos tenido la opción de hacer el segundo, pero el portero ha parado el penalti. Hemos seguido haciendo ocasiones, creo que nos han anulado un gol legal en la primera parte, y vamos de desgracia en desgracia, vamos con el pie cambiado y lo único que hay que hacer es seguir perseverando”.

“Nos hemos caido otra vez y tenemos que empezar a trabajar el lunes para que no nos tiren ninguna vez a puerta. El fútbol y la vida es general es para los que resisten, luchan y pelean, y nosotros no nos vamos a rendir. Tenemos muchas circunstancias adversas que se acumulan en cada partido, no en este sino en bastantes de los últimos, y sólo conozco una forma en la vida de salir de esta situación: seguir trabajando, ser constantes y dar todavía más. A veces hay que estar detrás de ellos para que hagan las cosas, pero las hacen, y lo que tenemos que hacer es seguir insistiendo con el grupo y esperar que haya una dosis de fortuna en el juego. En este momento nosotros no la estamos teniendo, pero hay que seguir currando”.

¿Cómo llega el equipo al vestuario después de la derrota?
“Mal, es una secuencia más de los últimos partidos y ellos ven que tenemos opciones de ganar la mayoría de los partidos. Lo habíamos hablado en el descanso, que nosotros no podemos permitirnos un error, una expulsión, una situación comprometida, porque todo va en nuestra contra. Habíamos hablado de pegar la pelota arriba si había alguna duda porque ellos juegan con la defensa adelantada, no era el día de jugar en corto o por el medio, y al final se decide en una acción de esas. Los jugadores toman decisiones, una u otra. El grupo está muy mal, toca quedarnos en casa mañana y no salir hasta el lunes. No podemos lamentarnos más, no podemos flagelarnos y volvernos locos, hay que buscar energías para transmitirselas al grupo y seguir insistiendo. Esto es como una roca que hay que derribar a golpes, currando y haciendo las cosas mejor, con lo de ahora no nos está llegando y hay que coger energía”.

Tu nombramiento como técnico fue provisional y los resultados no están acompañando. ¿Es posible que el club piense en un nuevo relevo en el banquillo?
“Esas son decisiones que tiene que tomar el club. Yo asumí una responsabilidad cuando me lo propusieron y en esa responsabilidad sigo. Yo llego hasta un punto y me competen las decisiones hasta un punto, pero más allá de eso no importa, no importa quien esté, tenemos que seguir trabajando todos juntos. Yo tengo fuerzas porque veo al equipo con fuerzas, veo que corren, que van, es cierto que hay que estar detrás de ellos, pero cuando estás detrás lo hacen. Yo soy muy cabezón, soy tauro, y no voy a parar de insistir para que no bajen los brazos. En nuestra situación, el equipo que baja los brazos es el que cae, y eso es lo que vamos a hacer. Yo soy un trabajador del club y acepto las decisiones que se tomen y estoy para lo que sea”.

El equipo entrena bien durante la semana y los jugadores incluso quieren entrenar más tiempo, pidiendo quedarse unos minutos más. Eso también hay que destacarlo
“Tú tienes la suerte de venir a los entrenamientos, pero este es un juego en el que deciden los partidos. Nosotros tenemos un grupo trabajador, con ganas de salir de esta situación, hacen aunque hay que insistirles pero lo hacen, y esa es la única forma de conseguir objetivos. Así fue de jugador profesional y así será ahora, ellos están por la labor y eso me da fuerzas, pero al final nosotros trabajamos para ganar los domingos, no para decir que trabajamos bien durante la semana, y eso es lo que hay que transmitir. No sé si necesitamos más trabajo, pero si algo más que lo que estamos dando, y el tema es que lo tienen dentro. A nivel físico corrían más en la segunda parte que en la primera, pero en el fútbol la mente importa tanto o más que las piernas”.

Has comentado varias veces en esta rueda de prensa que hay que estar detrás de los jugadores. ¿No son conscientes ellos de lo que se juegan, con los cuatro años en Segunda B todavía demasiado recientes en Vallecas? ¿A qué te refieres con tener que ir detrás de ellos?
“Me refiero a algunas situaciones del juego. A veces acaba una jugada y se quedan parados lamentando una situación y en el fútbol no hay que lamentarse, hay que volver, correr, juntarse de nuevo detrás de la pelota y empezar a defender de nuevo. No tenemos el tiempo para lamentar lo que pasó o no pasó, ni lamentar una ocasión fallada, ni dos ni tres, hay que volver a currar. Eso es lo que te digo, a veces es normal, uno falla un gol y la cabeza empieza a pensar, por eso hay que insistir para que vuelvan a hacer las cosas, porque a veces se lamentan demasiado. Uno tiene que currar, igual cuando fallamos atrás, ahora hay que atacar y todos juntos a atacar, creo que a veces nos pasamos más tiempo en lamentos que en acciones, y no tenemos tiempo para eso. Sólo tenemos tiempo para demostrar que somos un equipo y eso es lo que pido, hay digo que tengo que estar detrás de ellos, no quiero que se lamenten”.

¿Ves al equipo con fuerza anímica para dar la vuelta a esta situación?
“La grandeza del fútbol es que esto te dura dos días y no te debe de durar más, el lunes hay que volver a entrenar fuerte. En lo anímico el equipo está mal, pero se ve más en los partidos, cuando no sale una cosa parece que se ha acabado el partido, pero no se ha acabado. Fallamos un gol o un penalti, pero no tenemos tiempo para lamentarnos. El lunes estarán todavía pensando en esto, pero el martes hay que estar en las situaciones del Elche y estar convencidos de que vamos a ganar. Yo estaba convencido de que hoy íbamos a ganar, pero convencido, porque había visto al Celta en vídeo y sabíamos como hacerles daño, pero una cosa es lo que uno propone y otra lo que el partido dispone. El fútbol está siendo cruel con nosotros, pero no podemos lamentarnos, en otras ocasiones hemos llegado tres veces y metido tres goles, y ahora no estamos en esa, ahora tenemos que hacer seis para meterla”.

¿Está este grupo, diseñado, preparado y pagado para luchar por el ascenso, capacitado para luchar por no descender?
“La mayoría no hemos revertido esa situación por desgracia. Si a mi me dan un equipo para elegir salvar de todos los que están en esta situación elijo el Rayo. Me dan cinco o seis que están ahí, y entre todos elijo al Rayo”.

Vimos que Edu se acercaba a lanzar el penalti, pero Aganzo insistió en hacerlo él. ¿Estaba planeado algo? ¿Cómo se manejan esas situaciones en el equipo?
“Le mandé lanzarlo a Edu, se me pasó Piti que fue el que lo metió el último día, pero elegí a Edu. Son los que trabajan los entrenamientos, Edu, Aganzo, Piti, Míchel y Jofre. Yo mandé a Edu Albacar pero al final se vio con confianza Aganzo que acababa de hacer el gol y lo falló. Son errores que están dentro del fútbol, uno no quiere que pase pero pasa, no va más allá”.

Pero lo cierto es que no es la primera vez. Pacheco falló uno clave en Tarragona, el día que se cesa a Pepe Mel Rubén Castro falla otro, hoy pasa esto…
“Sí, el día del Nástic la situación fue al revés, pero al final no puedes entrar a agarralos del cuello para lo que tire uno u otro, son detalles y como os decía antes lo que no podemos hacer es lamentarnos. Si bajamos los brazos vamos a bajar, y si no los bajamos nos vamos a salvar”.

<