Principal > Primer Equipo > Camino a la perdición
Fotografía / Rayoherald.com

Camino a la perdición


Sólo tres puntos separan ya al Rayo Vallecano del descenso tras caer ante el Celta de Vigo (1-2). Los visitantes se adelantaron en el primer minuto del encuentro y hasta la salida de los vestuarios en el descanso no espabiló el conjunto rayista. Aganzo logró la igualada y estuvo a punto de culminar la remontada desde el punto de penalti. Sin embargo, su lanzamiento fue detenido por Falcón y el equipo celeste se acabó imponiendo con un tanto de Danilo.

Directos hacia el pozo de Segunda B

Prosigue la debacle del Rayo Vallecano. Los franjirrojos han pasado de ilusionar a sus aficionados a alarmarles preocupantemente en apenas tres meses. Incomprensible. La impotencia y agonía que derrochan a raudales los vallecanos no se recuerda desde los tiempos más tristes del club pero lo que más asusta es que la capacidad de reacción parece imposible.

Cierto es que el Rayo saltó al césped casi con el marcador en contra, al recibir el primer gol celeste con un buen cabezazo de Cellerino en el primer minuto de partido. Pero tan cierto como que el equipo se derritió de inmediato. La respuesta de los franjirrojos, nada de nada. Ni casta, ni garra, ni todo lo contrario. Los problemas en la elaboración de juego de la dupla Movilla-Ángel se mostraron en todo su esplendor y el equipo fue prácticamente ninguneado por un Celta que se aprovechó a la perfección de un equipo que destila ansiedad y falta de creatividad por todos sus costados.

Reacción y mala suerte en la segunda mitad

Sumido en individualidades que no iban a ninguna parte, los de Felipe firmaron un primer tiempo de bochorno. Sólo era posible ir a mejor y así fue. El técnico astorgano dio salida a Aganzo en sustitución de Míchel. El efecto buscado fue inmediato y el delantero anotó en la primera que tuvo a los dos minutos de la reanudación. El Rayo devolvía la moneda… y se animaba. Por fin, lo que parecía utópico se convirtió en realidad y el Rayo trenzó varias jugadas.

A los 12 minutos llegó la mejor oportunidad para culminar la remontada rayista. Catalá cometía penalti sobre Rubén Castro y el árbitro señalaba la pena máxima. Pero por tercera vez en la temporada, la decisión sobre quién sería el lanzador fue elegida de forma caprichosa. Aganzo se impuso al teórico encargado de lanzarlo y disparó desde los once metros. Resultado: el mismo que en anteriores caprichos, parada del guardameta.

No se amohinaron los franjirrojos, que siguieron cercando la portería de Falcón, mas nadie acertó con el arco vigués, aunque cerca estuvieron Pelegrín y Rubén Castro. Este último cumplió a la perfección con su papel de desgana desgarradora con que deslumbra semana sí y semana también. Y si alguien tenía que unirse a la fiesta de los errores era el portero Dani. El gallego erró en un pase regalando el balón a Danilo, que batió la portería rayista desangrando a un equipo que veía evaporado el esfuerzo realizado durante 28 minutos.

Bloqueados de nuevo mentalmente en el último cuarto de hora de partido, los jugadores del Rayo Vallecano vieron como se escapaban tres nuevos puntos de su propia casa. Cierto es que los de Miñambres merecieron mejor suerte en la segunda parte, pero quizá convenga recordar a algunos que los partidos tiene noventa minutos. Los de Vigo se llevaron un premio algo excesivo por lo demostrado sobre el terreno de juego, pero al menos supieron jugar a algo y simplemente eso es a día de hoy suficiente para ganar en Vallecas.

Rayo Vallecano: Dani, Coke, Salva, Pelegrín, Albácar, Movilla, Ángel, Quero (Susaeta, min.76), Míchel (Aganzo, min.46), Piti (Jofre, min.83) y Rubén Castro.

Celta : Falcón, Vasco, Catalá, Noguerol, Roberto Lago, Vila, López Garai, Trashorras (Bustos, min.80), Abalo (Botelho, min.68), Papadopoulos y Cellerino (Danilo, min.52).

Goles: 0-1, min.1; Cellerino; 1-1, min. 48: Aganzo; 1-2, min.73: Danilo

<