Principal > Primer Equipo > El Rayo insiste en acercarse peligrosamente al pozo
Fotografía / Rayoherald.com

El Rayo insiste en acercarse peligrosamente al pozo


Nueva y dolorosa derrota del Rayo Vallecano. El equipo de Felipe Miñambres sigue su progresión descendente en Liga y cayó a manos del Villarreal B (0-2). El filial amarillo se adelantó en la primera parted merced a un penalti cometido por Salva y transformado por Marco Rubén. Los castellonenses finiquitaron a los franjirrojos a falta de 15 minutos para el final. El partido tuvo se vio interrumpido en los compases finales por un apagón que dejó sin luz el Teresa Rivero durante un cuarto de hora.

La dinámica negativa se instala de manera permanente

El faro que debía alumbrar el camino de este Rayo en Segunda parece fundido o directamente cerrado por derribo. Los franjirrojos sumaron la tercera derrota de los cuatro partidos que dura la era Miñambres y prosiguen con un único rumbo: los puestos de descenso. Empeñados en destrozar todo aquello que un día no tan lejano les llevó a estar luchando por las tres primeras plazas, los rayistas volvieron a mostrar una impotencia y bloqueo total para el ejercicio del fútbol.

No tardó mucho en asomar la desgracia por el Teresa Rivero. En apenas 3 minutos un mal bote impidió al visitante Cristóbal adelantar al Villarreal B en un boquete abierto entre Salva y Pelegrín. La réplica rayista tardó en producirse pero llegó de las botas de Pachón, que erró en el remate tras centro de Piti.

El filial se asentó con excesiva facilidad en el campo, mientras la labor destructiva de Movilla parecía presenciar el partido desde la grada. Sólo Quero imprimía la chispa adecuada capaz de hacer daño al contrario, mas sus múltiples y rápidos movimientos en vertical y diagonal desde la izquierda no lograron mayor recompensa que levantar a los aficionados de sus asientos. En el área contraria el protagonista era Jefferson Montero, quien puso a Coke en apuros en más de una ocasión.

De hecho, de las botas del ecuatoriano salió el centro que daría lugar al penalti que supuso el primer gol. El ’23’ villarrealense colocaba el balón por alto, Marco Rubén controlaba con el pecho de espaldas a portería mientras Salva agarraba al argentino hasta derribarle. Evidente e innecesario. El goleador amarillo se encargó de engañar a Dani y de adelantar a los suyos. Los peores temores volvían a sobrevolar Vallecas.

Apagón global en la segunda mitad

Hasta el descanso el choque se tornó aberrante. Lástima para los vallecanos que se prolongase durante la segunda mitad. Quero erró en dos ocasiones y Felipe decidió que la entrada de Jofre en su lugar serviría para airear al equipo. Cerca estuvo el catalán de darle la razón al asistir a Piti para que este rematase al poste en la ocasión más clara de los locales hasta el momento. Las sensaciones parecían mejorar pero todo quedó en mero espejismo.

Aganzo entró en el 20 de la segunda parte. Ni con esas. Una jugada nacida de la más triste carambola ayudó al Villarreal B a conducir el balón hasta la meta de Dani. Esta vez sí, Cristóbal batía a Dani y ni un pero al perfecto contraataque de los amarillos. Una vez más, la constante de 2010 en las filas vallecanas: resoplidos y amargura. Ya daba igual que Aganzo rematase al larguero para acortar distancias. Batir la portería rival y obtener un resultado al menos decente, utopía imposible.

La tragicomedia tendría un nuevo acto en el Teresa Rivero en forma de apagón a falta de 10 minutos para el partido. Anécdota que reflejaba a la perfección lo que se vio en Vallecas, con un equipo sumido en tinieblas, que parece obcecado en hacer sufrir a su parroquia, hastiada de malas noticias en los últimos tres meses. El episodio ante el Villarreal B recuerda demasiado a la crónica más negra vivida por el Rayo Vallecano hace apenas seis años.

Rayo Vallecano: Dani, Coke, Pelegrín, Salva, Camille, Quero (Jofre, min. 56), Michel (Susaeta, min. 78), Movilla, Piti, Rubén Castro y Pachón (Aganzo, min. 65).

Villarreal B: Juan Carlos, Mario, Kiko, Musacchio, Oriol, Marcos Guillón; Montero (Flores, min. 89), Cristobal, Matilla (Tomás, min. 90), Hernán Pérez (Joan Tomás, min. 45) y Marcos Rubén.

Goles: 0-1, min. 36, Marco Rubén, de penalti; 0-2, min. 78, Cristobal culmina una jugada a la contra.

<