Principal > General > Lo que el viento se llevó

Lo que el viento se llevó

Redacción Rayo Herald

Derrota del Rayo Vallecano ante uno de los rivales directos para ocupar a final de temporada uno de los cuatro puestos que dan derecho a jugar el playoff. Los rayistas se alejan un pasito más del objetivo final, cayendo derrotados en un partido que no supieron leer en ninguno de los noventa minutos del partido.

Malos vientos

El viento fue sin duda el protagonista de uno de los partidos más feos y con menos fútbol de la presente temporada. El congelado terreno de juego y algunos charcos en la frontal de una de las áreas fueron también condicionantes en un partido en el que de nuevo la afición rayista apoyó incondicionalmente a su equipo, llenando las gradas de un estadio que nunca vio tanto público durante el año (748 entradas vendidas más los 200 abonados).

El conjunto local dispuso del viento a favor en una primera parte en la que el Rayo nunca llegó a entrar en juego. El Fuenlabrada se limitaba a aprovechar los cortos e imprecisos saques de puerta de Alberto para recuperar el balón y volver a intentarlo desde cualquier sitio. Tan indudable es que el viento soplaba muy en contra y que impedía al guardameta iniciar el juego de forma correcta como que hay que intentar adaptarse mejor a las circunstancias y buscar alternativas, en lugar de perder una y otra vez el balón al sacar de meta.

El repetitivo ciclo (saco de puerta, pierdo balón, disparán fuera, vuelvo a sacar de puerta) se veía interrumpido de vez en cuando con algún córner a favor local, aprovechando uno de ellos Lago para conseguir el único y definitivo tanto del partido al filo del descanso.

A favor de viento pero en contra de la corriente

Cambiaron las tornas en la segunda mitad, siendo ahora el conjunto de Míchel el encargado de atacar a favor de viento pero en contra de unas circunstancias que nunca supo vencer. El Fuenlabrada manejaba el ritmo del partido con el marcador a favor, y los minutos pasaron a velocidad de vértigo sin que el Rayo diese en ningún momento la sensación de poder remontar.

Míchel dio entrada a Armentano por Olalla, retrasando a Albiol al lateral derecho e intentando buscar un poco más de mordiente en el ataque. También Kiko se incorporaba al campo en lugar de Luis López, jugador que ha ido de más a menos desde su llegada al equipo ya comenzada la temporada.

Acumulaba hombres arriba el Rayo, consiguiendo colgar algunos balones al área rival y recogiendo rebotes peligrosos, pero ejecutando con imprecisión todos los remates lejanos que se marchaban una y otra vez por encima de un Ruiz Caba que casi no tuvo que intervenir en todo el encuentro.

Y el viento se llevó los tres puntos y gran parte de las aspiraciones rayistas esta temporada, quedando el equipo a ocho puntos de los puestos de ascenso y con una sensación de irregularidad que parece haberse apoderado del equipo.

Muchos puntos aún en juego

Es cierto que hoy el viento dificultaba el desarrollo del juego, al igual que la semana pasada el Rayo fue mejor y mereció la victoria a pesar de la injusta expulsión de Rodri, y así algunas otras. Pero también es cierto que los rivales no perdonan, que allá donde van ganan a las buenas o a las malas, alejando cada vez más al Rayo de los puestos de cabeza que sólo fue capaz de ocupar en los compases iniciales de la temporada.

El objetivo aún es posible, quedan muchos puntos en juego y enlazando tres victorias consecutivas el equipo recortaría puntos y recuperaría opciones de cara al último tramo de la temporada. La cuestión es si se pueden enlazar esas tres victorias consecutivas…

Fuenlabrada: Ruiz Caba, Rume, De la Plata, Cabanillas, Dani Mayo, Lago, Carretero (De la Chica 54′), Zazo, Nacho Aznar (Juanmi 68), Juli y Jorge Fernández (Bosa 90′).

Rayo Vallecano: Alberto, Olalla (Armentano 50′), Alba, Amaya, R.Cavas, Luis López (Kiko 61′), Tébar, Albiol, Míchel I, Collantes y Geni.

Árbitro: Pereñíguez Pérez. (Colegio Murciano)

Goles

1-0 Lago remata un saque de esquina (min 43)

<