Principal > General > Trabajo, humildad y cantera

Trabajo, humildad y cantera

J.Eduardo.E /Redacción del Rayo Herald

La elección de Míchel como entrenador del Rayo Vallecano ha desatado un verdadero vendaval de opiniones y comentarios entre la afición del equipo de Vallecas. Los foros rayistas han echado humo durante la última semana y los mensajes iniciales que entonaban enérgicos un «Míchel vete ya» van poco a poco dejando paso a mensajes más calmados del tipo «El destino de Míchel es el nuestro, vamos a darle un margen de confianza».

Lo cierto es que la elección de Míchel representa una apuesta arriesgada para la entidad. Su pasado madridista supone un hándicap a la hora de calar en la afición del equipo y mucho me temo que sus «brillantes» comentarios en TVE tampoco suponen un ával para su controvertida candidatura. Pero, ¿son esos obstáculos insalvables?. No lo creo. En mi opinión el trabajo y la ilusión pueden suplir esas barreras iniciales y otras barreras más imporantes como la falta de experiencia en los banquillos.

No hay que reinventar nada, no hay que descubrir de nuevo la fórmula de la gaseosa ni hay que saber idiomas -en Segunda B se habla castellano, canario y algo de gallego- sino tener las cosas claras, crear un equipo que piense y funcione como un bloque y aprovechar el hambre y la energía de los jugadores jóvenes.

Si Míchel es capaz de eso, no importará su pasado y el aficionado olvidará pronto la imagen de Míchel con ese horrible símbolo de Teka en el pecho tocándole las «narices» a Valderrama. De momento la declaración de intenciones parece la correcta: trabajo, humidad y cantera. Suerte Míchel, estamos en el mismo barco y el naufragio no es una opción.

<